Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
IBEX- 35 ABC SÁBADO 29- -11- -2008 8.910,60 8.849,3 I. G. MADRID 944,48 928,90 920,06 924,75 M 25 X 26 J 27 950,75 EURO- DÓLAR 1,2935 1,2900 8.696,60 8.622,60 L 24 M 25 8.654,10 X 26 J 27 V 28 1,2773 V 28 L 24 1,2811 1,2727 M 25 X 26 J 27 V 28 ECONOMÍA 37 L 24 www. abc. es economia La promotora Habitat solicita concurso de acreedores con 2.300 millones de deuda Es la segunda mayor insolvencia del sector inmobiliario, tras la de Martinsa s Hace un año ya tuvo problemas, pero el ICO le concedió un crédito antes de las elecciones M. LARRAÑAGA MADRID. Atrapada en un callejón sin salida por las constantes negativas de las entidades financieras a renegociar su deuda, y la de sus accionistas a aportar capital con el que restablecer la situación patrimonial, Habitat no ha esperado al mes de diciembre- -como tenía previsto en un principio- -y ayer se fue al juzgado a pedir concurso de acreedores. La quinta mayor promotora inmobiliaria de España por activos se suma así al goteo de concursos de acreedores en los sectores constructor e inmobiliario y con sus 2.300 millones de euros de deuda se coloca en segundo lugar del ranking de mayores compañías en concurso de acreedores en el sector, tras Martinsa- Fadesa, cuyas deudas eran de 5.200 millones. Según datos de cierre del primer semestre del año, La Caixa se sitúa como principal acreedor de Habitat, que le adeuda 232,3 millones. No obstante, la entidad catalana comunicó que la cantidad se había rebajado al día de ayer hasta 199 millones. En segundo lugar se situaba al término del primer semestre Caja Madrid, con 218 millones. La deuda de Habitat con el BBVA ascendía, a fecha 30 de junio, a 190 millones de euros y la correspondiente a Banco Popular a 178 millones, si bien fuentes financieras rebajaron la cantidad hasta los 160 millones de euros. Entre los mayores acreedores de Habitat figuran asimismo Banco Sabadell, con una deuda de 149 millones de euros, Banesto con 93 millones, Caixa Catalunya con 87 millones, Bancaja con 82 millones, y el Instituto Catalán de Finanzas (ICF) con 76 millones. Al Instituto de Crédito Oficial (ICO) le debe 76 millones de euros, procedentes de un crédito otorgado antes de las últimas elecciones, cuando la compañía ya estuvo a punto de suspender pagos. La propia empresa reconoció que tiene 250 viviendas pendientes de entrega y aseguró que su previsión es que puedan terminarse las obras de la mayoría de ellas y ser entregadas en el primer trimestre del próximo año, asegurando que existe liquidez suficiente en estos momentos para terminar los trabajos de estas promociones. La situación del sector inmobiliario y la posibilidad de que el concurso de Habitat pueda ser el detonante de que otras promotoras en problemas opten masivamente por esta solución preocupa en distintas ámbitos, especialmente en el Gobierno. Así, Pedro Solbes manifestó ayer su deseo de que las inmobiliarias y sus financiadores hagan un esfuerzo para lograr soluciones que permitan mantener el tejido empresarial de España Nuestro deseo máximo es que entre los financiadores y las empresas se lleguen a soluciones válidas para todos, haciendo todo el mundo un esfuerzo, y que se mantenga el tejido empresarial al máximo en España declaró Solbes. Al ser preguntado, tras el Consejo de Ministros, por la solicitud de concurso de Habitat, Solbes aludió de nuevo al periodo de bonanza y excesos vivido en el sector de la construcción y a los riesgos adquiridos por las empresas del ramo y sus financiadores. Empresas que han apostado, no con mala fe, que las cosas iban a seguir en la misma dirección, han tomado más riesgos y los financiadores también, y lógicamente estas situaciones se pueden plantear resumió Solbes. La mayor parte de los expertos señalan precisamente a las ansias de crecer en ese periodo de bonanza como el origen de los problemas de Habitat, ya que pagó 2.100 millones por la adquisición de Ferrovial Inmobiliaria, un precio que ante el cambio de ciclo se ha revelado no sólo alto, sino imposible de pagar. Solbes pide a bancos y promotores un esfuerzo para mantener el tejido empresarial Una de las oficinas de ventas de Habitat en Madrid REUTERS