Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 ESPAÑA www. abc. es MARTES 23- -9- -2008 ABC Socavón provocado por el coche bomba que explosionó frente al Patronato Militar Virgen del Puerto de Santoña SERRANO ARCE Interior cree que el etarra Zarrabeitia entregó el coche bomba que asesinó al brigada Los tres vehículos fueron robados en Francia a primeros de mes s Los artefactos se montaron en el mismo taller P. M. J. P. D. M. MADRID. Al brigada Luis Conde, de 46 años, le alcanzó de lleno la explosión de los casi cien kilos de explosivos cuando, por delante de su mujer, abandonaba el Patronato Militar Virgen del Puerto, en Santoña (Cantabria) donde pasaba sus vacaciones que tenía previsto terminar ayer mismo con el regreso a su tierra, Segovia. Pero ETA le cambió su destino por la muerte. Lo hizo con un coche bomba, que como los que estallaron horas antes contra la Comisaría de la Ertzainta en Ondárroa (Vizcaya) y la sede central de Caja Vital de Vitoria, fue preparado en Francia. De hecho, los tres fueron robados en el país vecino en la primera quincena de este mes. Se cree, por tanto, que la ofensiva del domingo fue coordinada en territorio galo y ejecutada por tres taldes al menos alguno de ellos superviviente del complejo Vizcaya y de la órbita del huido Jurdan Martitegi. Además, fuentes de la lucha antiterrorista consultadas por ABC sospechan que estas máquinas de matar se confeccionaron en el mismo taller en el que fue montado el coche bomba que acabó con la vida del guardia civil José Manuel Piñuel en Legutiano. Y también los expertos apuntan la posibilidad de que quien entregó el vehículo a los miembros del complejo Vizcaya fue Eneko Zarrabeitia, Sorgin uno de los cabecillas del aparato de logística (Elosa) a cuyo frente está Aitzol Iriondo. Los especialistas apuntan el nombre de Zarrabeitia, que perteneció a un comando que pretendía cometer atentados en Cantabria durante el verano de 2007, porque entregó al menos en tres ocasiones material explosivo a los miembros del complejo Vizcaya desarticulado en julio por la Guardia Civil con detención Arkaitz Goikoetxea y la caída de una extensa red de legales Parte de esta estructura no fue desmantelada y a ella se atribuye, con el apoyo de etarras liberados el asesinato del brigada. Fue a la una de la madrugada. Cuarenta minutos antes, una llamada en nombre de ETA a la Asociación de Ayuda en Carretera de Guipúzcoa anunció la colocación de un coche bomba en la calle Almirante Carrero Blanco de Santoña. Luis Conde de la Cruz asesinado por ETA 825 Los criminales estacionaron el vehículo junto a la puerta principal de Patronato Militar Virgen del Puerto, un centro de formación del personal de tropa que también es utilizado como lugar de descanso de militares en verano. Era lo que estaba haciendo Luis Conde de la Cruz junto a su esposa Lourdes Rodao, que fue la primera persona en socorrer a su marido. La llamada a la DYA, realizada desde una cabina pública de Abanto y Ciérvana (Vizcaya) se produjo a las 0,23 horas. Este servicio comunicó la amenaza, efectuada por un indivi- duo que no distorsionó la voz y que parecía leer un papel, al Departamento de Interior del Gobierno vasco, que a su vez dio aviso a Interior. Las gestiones llevaron su tiempo, por lo que el desalojo comenzó cuando apenas faltaban 20 minutos para que estallara la bomba. Está claro que los etarras, en su intento de provocar una matanza, ajustaron al máximo el tiempo para que los militares y las Fuerzas de Seguridad contaran con todas las dificultades para evacuar el inmueble, en el que el día anterior estuvieron alojadas hasta trescientas personas. El domingo por la noche la cifra se redujo a sesenta porque el resto había regresado a sus domicilios. Luis Conde, que tenía previsto regresar a Segovia ayer, fue, tras la amenaza, de los últimos en abandonar el edificio militar porque, según diferentes fuentes, estuvo ayudando a varias personas a salir del inmueble. Él lo hizo por delante