Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 1- -8- -2008 Un grupo de adolescentes graba una paliza mientras jalea a la agresora en Colmenarejo 43 Es la mayor operación contra el robo de vehículos en cuanto a las unidades recuperadas Sustraían el mismo tipo de furgoneta porque sus piezas son compatibles con otros modelos y marcas Segundo alunizaje en 24 horas a un concesionario, por la misma banda El grupo se llevó dos peugeot de una tienda de Moncloa, valorados en 47.000 euros C. HIDALGO MADRID. Han vuelto a actuar. La banda de aluniceros más activa de los últimos tiempos volvió a cometer una de sus fechorías a última hora de la madrugada de ayer, cuando apenas habían pasado 24 horas desde su anterior golpe. Porque la Policía, según las fuentes consultadas, creen que la avalancha de robos con fuerza de este tipo se debe a la misma banda, procedente de Vallecas. El miércoles, a las cuatro de la madrugada, fue asaltado el establecimiento Autofer de Alcobendas, de donde se llevaron seis vehículos de alta gama. En esta última ocasión, el palo tuvo lugar a las cinco menos cuarto de la madrugada. Llegaron en un Audi A 6. Tres de los componentes del grupo, al menos uno de ellos encapuchado, se apearon del vehículo, y utilizando una palanqueta forzó la puerta de aluminio del establecimiento, la tienda oficial de Peugeot Nadorauto de la calle de Antonio Machado, 37 (Moncloa- Aravaca) Los delincuentes sabían muy bien cómo moverse. Los responsables de la empresa sospechan que miembros de la banda se habían hecho pasar por clientes en fechas anteriores para conocer por dentro el establecimiento. En apenas diez minutos, se hicieron con las llaves de los tres coches que había en el local. Reventaron el archivador donde estaban metidas, después de vaciar cajones y otras dependencias. En cuanto al robo de los vehículos, apenas les llevó cinco minutos. Se hicieron con un Peugeot 407, valorado en 27.000 euros, que tenía la batería desconectada. Pero los delincuentes se encargaron de ponerla en marcha. También tomaron un Peugeot 308, de 20.000 euros. Ninguno de los vehículos tenía puesta la matrícula, y estaban listos para ponerlos a la venta. Había un tercer coche, un Peugeot 207, de 15.000 euros, que no se pudieron llevar porque no tenía batería, especificó Isabel Flores, socia del negocio. Una vez más, esta banda no tuvo miramiento alguno en montar todo el escándalo que quiso y pudo. Los vecinos no gales donde irían a acabar el resto de piezas de las furgonetas, puesto que, en el registro a la mencionada nave, se han hallado puertas descolgadas sin ningún arañazo, listas para darles salida. Finalmente, la operación se desencadenó los días 23 y 24 de julio. La banda estaba radicada en la Cañada Real Galiana, donde ya se había desmantelado otro clan, el año pasado que escondía más de 20 motores en un bunker Sin embargo, las recientes operaciones y desmantelamientos en el poblado marginal pusieron sobre alerta a este nuevo clan. Decidieron mudarse al barrio de San Cristóbal de los Ángeles (Villaverde) concretamente en un piso de la calle de Benimanet, en la zona conocida como La Chimenea, de ahí el nombre de la operación de la Guardia Civil. Las condiciones de vida en el piso no eran nada lujosas. Más bien, todo lo contrario. Pese a todo, vivían prácticamente en la miseria indicaron fuentes del caso. En esa vivienda residían tres de los cuatro marroquíes del grupo: M. F. de 49 años; K. L. de 36; R. A. de 38, y M. J. de 22, acusados de ser los autores materiales de los robos. Uno de ellos ayudaba a desmontar las piezas. En cuanto al español, F J. L. de 54 años, era el propietario de la nave. Esta persona, acusada de receptación, dormía en un sofá de su centro de trabajo, bajo el cual había escondido un revólver del calibre 32. La Guardia Civil también se ha incautado de una escopeta del calibre 12 con abundante munición; gran cantidad de juegos de placas de matrícula desmontadas; números de bastidores recortados; miles de piezas de vehículos (ruedas, bombines, puertas, radios, motores... y gran cantidad de documentos. Ningún vehículo es recuperable. Escondrijo en la Cañada En el asalto a Nissan, en Las Tablas, el 23 de julio, utilizaron un 4 x 4 para facilitar la salida EUROPA PRESS Sospechan que están tras el golpe a Gucci y a perfumerías La avalancha de alunizajes en Madrid durante las últimas semanas tiene nombres y apellidos. Ya son tres los jóvenes que han caído por la presión de la Policía y la Guardia Civil. Se sabe que son españoles, marroquíes, jóvenes y que residen por Vallecas. Hasta ahí, nada fuera de lo común. Lo que sí tiene en jaque a los Cuerpos de Seguridad es la desvergüenza, rapidez y eficacia con la que está actuando esta banda, a la que, además, se le relaciona con los asaltos a tiendas de lujo como Gucci, en la calle de Serrano (Salamanca) y a diferentes perfumerías de Madrid, precisaron fuentes policiales. La jornada más negra se vivió el pasado viernes, festivo en la Comunidad, cuando se perpetraron tres robos con fuerza por el método del alunizaje uno en un concesionario Audi, otro Ford y la perfumería Gilgo. En lo que va de año la presión de estos delincuentes, que llevaban un tiempo de capa caída, ha sufrido un fuerte repunte: alrededor de una veintena de casos. El más espectacular ocurrió en un centro comercial de Rivas. tardaron en dar la voz de alarma: ¡Hijos de puta, dejad los coches, cabrones! gritaron a la banda. Uno de los malhechores se volvió hacia una familia suramericana y le espetó: ¿Por qué no te vas a tu país? Otro vecino les recriminó desde el balcón: ¡Dejad los coches, que he llamado a la Policía! La respuesta que recibió fue ¡A que te pego un tiro! un fogonazo con una linterna y amenazas de muerte: ¡A que te pego un tiro! Huyeron con el 407 hacia Francos Rodríguez y con el 308 hacia La Vaguada. El Audi A 6 apareció después abandonado en la carretera de Toledo (A- 42) en dirección Getafe. Figuraba como sustraído el pasado 26 de julio en Las Rozas. Precisamente, ese coche fue robado de un concesionario por la misma banda: pero uno de sus miembros, de 21 años, fue arrestado por la Guardia Civil. Aquella jornada se hicieron con un BMW X 5, el Audi A 6 y un Alfa Romeo 159. El conductor del BMW huyó por una carretera secundaria dando bandazos contra otros vehículos, poniendo en peligro la integridad de los usuarios de la vía. Fue el que quedó detenido, al quedarse sin combustible.