Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 2 s 7 s 2008 CULTURAyESPECTÁCULOS 81 Un clásico con alma juvenil Elvis Costello cerró ayer el festival Arrecife de las Músicas, donde ha ofrecido sus dos únicos conciertos en España. El cantante británico logró contagiar su entusiasmo al público PABLO MARTÍNEZ PITA LAS PALMAS. Que Elvis Costello ofrezca un concierto estupendo no es ninguna noticia. Es algo que más o menos está garantizado. Pero la VI edición del festival Arrecife de las Músicas, celebrado en Las Palmas, tuvo la suerte de encontrarse con un artista en estado de gracia. A ello colaboró, hay que reconocerlo, el público asistente, que con su cálido recibimiento consiguió que el invitado se sintiera a gusto. El músico británico ofreció el lunes el primero de los dos conciertos previstos en el Auditorio Alfredo Kraus. Es el único recinto español por el que pasa con su presente gira. Y sólo tardó tres temas en meterse a los presentes en el bolsillo. Fue con un solo de guitarra en Clownstrike Aquel momento marcó el punto sin retorno. Elvis Costello cuenta con más de treinta años de experiencia a sus espaldas, pero a la sabiduría añadió las ganas de un principiante por ganarse a la audiencia. Por si esto fuera poco, conta- TOROS Oreja para Hermoso de Mendoza y Manzanares en la Feria de Burgos ABC BURGOS. El rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza, con una labor con puntos de emoción, y José María Manzanares, con temple y determinación, cortaron una oreja cada uno en la corrida mixta de la Feria de Burgos. Completaba la terna Cayetano, que se fue de vacío en una tarde en la que los toros de Garcigrande dieron al traste con los alicientes del cartel. Con tres cuartos largos de entrada, según informa mundotoro, se lidiaron dos toros para rejones de Castilblanco- -bueno el primero y parado el cuarto- -y cuatro de Garcigrande, descastados y deslucidos. Hermoso de Mendoza, oreja y silencio. Manzanares, silencio y oreja. Cayetano, silencio en ambos. Por otra parte, el banderillero Adrián Gómez, que sufrió una triple fractura cervical el pasado día 22 en Torrejón de Ardoz, ha sido operado en el Hospital 12 de Octubre de Madrid con vistas a ser trasladado al Hospital de Parapléjicos de Toledo, explicaron a Efe fuentes familiares. El resultado de la operación, que duró cuatro horas y media y en la que se confirmó la disección de la médula espinal, ha sido, dentro de la gravedad, satisfactorio Durante la intervención se le implantó una prótesis para poder unir las vértebras. Elvis Costello, durante el concierto que ofreció el lunes en Las Palmas ba con el repaldo de unos músicos con mayúsculas. Steve Hart, a los teclados, parecía un hombre- orquesta; Davey Faragher, en el bajo, conseguía marcar el difícil ritmo de las composiciones de Costello; y Pete Thomas, cuyo comportamiento merecía algo más que el sobresaliente, parecía una auténtica máquina espoleando a la banda desde la batería. El motivo de su visita era la presentación de su más reciente trabajo discográfico, Momofuku cuyo extraño título hace referencia al inventor de un tipo de sopa instantánea, quizás porque con él ha querido recuperar cierto espíritu juvenil de premura. Los cortes de este disco, Flutter and wow Harry worth No hiding place se iban alternando con sus viejos éxitos, como Chelsea Stella hurt Alison A diferencia de lo que ocurre con otros artistas veteranos, no se producían cambios de intensidad entre unos canciones y otras, prueba irrefutable, por un lado, de que ABC sigue componiendo a un excelente nivel, y por otro, de que sus antiguas melodías no pasan de moda. Con su taza de té traje negro y zapatos brillantes, ejerce de auténtico clásico del rock con un entusiasmo juvenil. Hizo alusión- -algo muy previsible- -a Fernando Torres y su célebre gol- -él es declarado seguidor del Liverpool- Mientras, con una voz que impresionaba y un sonido perfecto, se sucedían esas canciones que continúan marcando época. JAZZ Diana Krall Los Veranos de la Villa 2008 Concierto de Diana Krall. Lugar: Conde Duque. Fecha: 1 de julio Una voz que declama LUIS MARTÍN Nadie ha hecho más por la estandarización del jazz que Diana Krall. Su influencia ha logrado que un largo serial de candidatas a cantantes de jazz- -en ocasiones, sólo a cantantes- -hagan carrera situadas a su rueda. Diana Krall, de Canadá, empezó tomando clases en la Berkley School. Pronto, Jimmy Rowless le animaría a cantar y el contrabajista Ray Brown devino en su mentor. Así las cosas, es fácil entender que, pese a ser todavía relativamente joven- -cuenta 44 años- también sea una artista con buen camino recorrido; una decena de álbumes en su haber. El último, un volumen de grandes éxitos, es el que ha venido a presentar. Diana Krall, de estilo accesible aunque cada vez con más detalles de mayor sutileza, inauguró anoche los Veranos de la Villa. Aforo completo, como se preveía. Y, acompañando a Diana, Anthony Wilson en guitarra, John Clayton en el contrabajo, y Jeff Hamilton en la batería. Con esta gente, la artista se siente una ilustre avanzada del jazz contemporáneo. Y Diana entona un blues moroso y el público la escucha con el corazón encogido. El detalle tiene gracia cuando se piensa en las toneladas de autenticidad derrochadas por Nina Simone, Ella Fitzgerald, Shirley Horn... Ninguna conoció éxito tan acogotante. Lista que es la chica. A diferencia de aquellas, ella sigue proponiendo una mezclilla agradable y sin riesgo, en la que una buena técnica declamando es el capital principal. Declamación perfecta que tiene en su núcleo algunos de los mejores modelos del jazz acancionado, y, en los vértices, la música de aquellos tríos de Nat Cole a los que ella sigue imitando. Lástima que Diana utilice estas referencias sólo como patrones estáticos, en lugar de hacerlo como materiales primeros con los que acometer estimulantes manualidades. Escuchar los atronadores aplausos, no obstante, que una abultada clientela dedicó a las reinterpretaciones de clásicos como Let s fall in love o Pawn ticket, hace pensar que, quizás, la clave está en no marcarse metas elevadas. Hace reparar en el acierto de los Veranos de la Villa, contando con esta rubia mujer blanca de Canadá para que inaugure con algunas notas negras su cartel. El jazz, con Diana Krall, no está monopolizado por minorías. Diana Krall, anoche, en Los Veranos de la Villa JULIÁN DE DOMINGO