Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
76 CULTURAyESPECTÁCULOS www. abc. es culturayespectaculos MIÉRCOLES 2- -7- -2008 ABC Montilla no quiere devolver a Aragón los bienes de la Franja pese a la sentencia El Obispado de Lérida se ha comprometido a entregar esas obras de arte en el plazo máximo de un mes ROBERTO PÉREZ ZARAGOZA. Los obispados de Barbastro- Monzón (Huesca) y de Lérida sellaron el lunes el acuerdo que zanja 13 años de contencioso en torno a los conocidos como bienes de la Franja Pero la Generalitat se ha apresurado a afirmar que no comparte dicho acuerdo, que no lo hace suyo y que, en definitiva, no da la batalla por perdida, a pesar de que hay una sentencia que ordena la devolución de dichas piezas. La postura de la Generalitat se hizo pública ayer a través de un comunicado que deja entrever la posibilidad de que este contencioso, hasta ahora reducido al ámbito de la Iglesia como propietaria que es de estas piezas, salte abiertamente al plano de la confrontación político- institucional. Se trata de obras de arte de parroquias aragonesas que antaño pertenecieron a la diócesis de Lérida. En 1995 se reordenaron los límites eclesiásticos y esas parroquias aragonesas pasaron a la diócesis de Barbastro- Monzón, pero sus obras de arte se quedaron en poder del Obispado ilerdense. Ahí arrancó el contencioso, que ha conducido a sucesivos pronunciamientos y sentencias favorables a BarbastroMonzón. A pesar de ello, la resolución del conflicto estaba bloqueada. Faltaba la voluntad final para ejecutar las sentencias y ya ha llegado. El lunes, el obispo de Barbastro- Monzón, Alfonso Milián, y el administrador apostólico de Lérida, Javier Salinas, sellaron el acuerdo. La diócesis leridana se compromete a entregar las piezas en el plazo máximo de 30 días. Serán un total de 88 obras de arte, las que finalmente se ha determinado que pertenecen, sin duda alguna, a las parroquias aragonesas. El acuerdo, que se dio a conocer ayer, fue firmado en presencia del nuncio de la Santa Sede en España, Manuel Monteiro de Castro. Durante los 13 años que ha durado el contencioso, se ha visto en todo momento en la jurisdicción eclesiástica. Queda reconocida a todos los efectos como válida para asuntos pro- Pacto rubricado ante el Nuncio Imagen de una de las salas del Museo diocesano de Lérida, donde hasta ahora se exhibían las obras pios de la Iglesia, como es el caso. Sin embargo, la Generalitat dejó claro ayer que no da por bueno el acuerdo firmado entre los dos obispos, que viene a fijar cómo cumplir con la sentencia dictada por el Vaticano en el año 2005. La Consejería de Cultura de la Generalitat, que en su día desplegó una auténtica artillería política para hacerse con los fondos del Archivo de Salamanca, esgrime ahora del principio de unidad museística para que los bienes de la Franja sigan en Lérida. Dichas piezas quedaron depositadas en el Museo Diocesano ilerdense y, ante la reclamación aragonesa, la Generalitat actuó administrativamente: catalogó dichas piezas como parte de una colección unitaria, la del Museo de Lérida. Pero la Consejería de Cultura de la Generalitat afirmó ayer, a través de un comunicado, que el acuerdo alcanzado por los obispos para cumplir con dicha sentencia ignora la documentación incontestable que acredita la titularidad de las piezas y recoge el procedimiento detallado del proceso de constitución de la colección Los obispos parecían esperar una reacción de este tipo por parte de la Generalitat. Así, el texto rubricado el lunes por Javier Salinas y Alfonso Milián subraya que las piezas en cuestión son bienes eclesiásticos cuya disposición y gestión corresponde exclusivamente a las autoridades de la Iglesia conforme a las disposiciones del Código de Derecho Canónico, según viene garantizado por los vigentes Acuerdos entre el Estado Español y la Santa Sede También se subraya que el traslado de estas obras de arte a la diócesis de Barbastro- Mon- ABC Trece años de litigio entre dos diócesis El contencioso por estas obras de arte se remonta al año 1995. Fue cuando se reordenó el mapa diocesano y un grupo de parroquias aragonesas, hasta entonces integradas en la Diócesis de Lérida, pasan a la de Barbastro- Monzón. Barbastro- Monzón reclamó las obras de arte de esas parroquias. Desde 1998, instancias como la Nunciatura, la Congregación Vaticana de los Obispos o el Tribunal de la Signatura Apostólica dan la razón a Aragón. En septiembre de 2005 llega la sentencia, pero el Obispado de Lérida demora su cumplimiento. Su último intento fue acudir al Tribunal de la Rota, pero no prosperó. La unidad del museo Los obispos iban prevenidos zón queda amparado por la Constitución Española Y remarca que las obras están en el Museo de Lérida estrictamente a título de depósito de forma temporal Advierte igualmente que ninguna de estas actuaciones administrativas puede afectar al derecho de propiedad y a la capacidad de disposición de sus legítimos propietarios El acuerdo alcanzado por los obispos cambia sustancialmente el escenario. Hasta ahora la Generalitat, cuando rechazaba la entrega a Aragón de los bienes de la Franja lo hacía alinéandose con la postura que mantenía el Obispado de Lérida. Ahora deja de darse esa circunstancia y si la Generalitat actúa para frenar la devolución de esas obras de arte, se enfrentará a la diócesis ilerdense y, en realidad, a la Iglesia como institución. Ahora ya no hay particulares enfrentados en un litigio, sino dos diócesis que cierran filas para cum-