Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 MADRID www. abc. es madrid MIÉRCOLES 2- -7- -2008 ABC El impresionante aspecto de la zona centro de Madrid el pasado lunes para celebrar la llegada de la selección campeona ÁNGEL DE ANTONIO Un séquito de medio millón de personas La afición no defraudó y en la plaza hubo más de 200.000 hinchas s Madrid se recupera de la resaca CARLOS HIDALGO MADRID. Madrid se desperezó ayer legañosa, con el sueño aún pegado a las pupilas. Con la cabeza fría, asimilaba lo que es una realidad: la selección española es la campeona de Europa de fútbol. La marca de la casa, la marea roja la increíble afición que aún hoy se pellizca tras lo ocurrido, dejó buena constancia de lo que es saber celebrar una victoria: medio millón de madrileños- -y de mucha gente llegada desde todos los puntos de España- -arropó al combinado en su recorrido desde Barajas a Colón. Aunque no existe un cálculo oficial, fuentes de la Policía Municipal precisaron que, de esas 500.000 personas, más de 200.000 se congregaron en la plaza de Colón, epicentro de la celebración. Allí llegaron los jugadores, en un autobús descubierto para subir a un enorme escenario donde hubo de todo: risas, lágrimas de emoción, cante, baile e indicios del alcohol que regó la alegría de los de Aragonés desde el minuto uno después del partido contra Alemania. La tarde- noche no tuvo nada que ver con la del día anterior, la de la final, que se saldó con 52 detenciones, principalmente, por desórdenes públicos, daños patrimoniales y desobediencia a la autoridad. El lunes no se produjeron detenciones, indicó la Policía. El ambiente era mucho más familiar, y eso se notó también en las intervenciones que tuvo que realizar el Samur- Protección Civil: sólo 49, de las que seis terminaron en el hospital, aunque ninguna grave, informaron fuentes de Emergencias Madrid. La mayoría de las actuaciones se debieron a crisis de ansiedad, lipotimias, mareos, cortes por la rotura de cristales y torceduras de tobillo. Las intoxicaciones etílicas, por una vez, quedaron en un segundo plano. Fuentes municipales precisaron que el montaje y desmontaje del enorme escenario en Colón corrió a cargo de la organización; es decir, de la Federación Española de Fútbol. Eso sí, la idea era que, nada más terminar el evento, pasadas las diez de la noche, se comenzara a desmontar el operativo. Era una manera de prevenir incidentes, debido, por ejemplo, a la gran cantidad de vallas que había en la zona. Antes de la medianoche, el tráfico recuperó su ritmo. Incluida la calle de Génova, que fue la última en abrirse a los coches. Así se evitaba la marabunta de personas que corría arriba y abajo por esa zona, hasta la calle de Alonso Martínez, y que provocó numerosos destrozos en fuentes y el mobiliario urbano las horas posteriores a la consecución del Campeonato. En cuanto al despliegue sanitario, fue el mismo que la jornada anterior. Un total de 70 sanitarios del Samur- Protección Civil, 10 ambulancias, 7 equipos de a pie, 2 puestos médicos avanzados, y 200 agentes de Movilidad y Policía Municipal se afanaron en que el orden y la seguridad fueran la nota dominante. Y lo consiguieron. Porque si hay una ciudad que sabe cómo organizar grandes eventos de este calibre es Madrid. Y bien que lo ha dejado claro, sobre todo, en los últimos años. Tan sólo hay que echar la mirada atrás y recordar la celebración, el año pasado, del Europride, el Día Europeo del Orgullo Gay, en la que se movieron por el centro de la capital nada menos que millón y medio de personas y se recogieron 130.000 kilos de basura. O la famosa Séptima del Real 70 sanitarios del Samur Sólo 49 personas fueron atendidas por el Samur- Protección Civil, de las que seis acabaron en el hospital La ciudad recobró la normalidad, incluida la plaza de Colón. Ayer era el turno del inicio de las vacaciones Sobre todo, hemos ayudado con los mareos, lipotimias y golpes de calor... explica una vigilante