Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 2 s 7 s 2008 INTERNACIONAL 35 La campaña globalizada Como parte de su pulso presidencial, McCain y Obama se embarcan en viajes electoralistas al extranjero para cimentar sus credenciales en materia de política internacional PRESIDENCIA países como España, el senador ha explicado su decisión de visitar solamente Alemania, Francia y Gran Bretaña por tratarse de pilares clave de la alianza trasatlántica que han contribuido a nuestra misión en Afganistán John McCain ha venido criticando a Barack Obama por no haberse molestado en visitar Irak en más de dos años, ofreciéndose como cicerone para que su rival pueda apreciar los avances logrados en ese campo de batalla y la necesidad de un compromiso militar a largo plazo. El mes pasado, Obama rechazó la oferta de una visita conjunta, calificándola como un montaje publicitario sin sentido. Tradicionalmente, las campañas presidenciales en EE. UU. han evitado viajes internacionales ante el temor de que esas actividades plantean más riesgos que recompensas políticas. Según ha explicado el prestigioso historiador Douglas Brinkley, la noción de matar un par de semanas de los meses de verano marchando al extranjero para hacer campaña es algo nuevo; los aspirantes a la Casa Blanca no suelen viajar a ningún sitio donde no puedan ganar votos El candidato republicano, que ha visitado Irak ocho veces, realizó una gira europea en marzo y este mes ha viajado a Canadá. Además de un periplo esta semana a Colombia y México, con cuestiones de inmigración y libre comercio en la agenda. Sin olvidar por supuesto el importante voto hispano- -9 de los electores de EE. UU. donde McCain estaría perdiendo posiciones frente a Obama. Visita obligadar a Irak Los jefes de Estado de Mercosur, en la cumbre celebrada en San Miguel de Tucumán, Argentina Mercosur condena la directiva de inmigración de la UE Chávez compara la norma con el muro de la vergüenza CARMEN DE CARLOS CORRESPONSAL BUENOS AIRES. Frente común para rechazar la directiva de la Unión Europea sobre los inmigrantes pero sin acuerdo para lograr un código aduanero de mutuo acuerdo. Este es el escenario que ofrecieron ayer los países miembros del Mercado Común Suramericano (Mercosur) en su trigésimo quinta reunión celebrada ayer en la ciudad argentina de San Miguel de Tucumán. Juntos pero con diferencias en materia energética y arancelaria, Argentina, Perú, Brasil, Bolivia, Venezuela, Ecuador, Uruguay y Paraguay coincidieron en expresar su repudio por la medida de la UE que fija un tope de año y medio de prisión y la prohibición de pisar territorio europeo para los extranjeros indocumentados. Hugo Chávez comparó la directiva retorno con el muro de la vergüenza que está levantando Estados Unidos en su frontera con México. El presidente de Venezuela propuso compartir una estrategia para evitar que entre en vigor la ley: Hay que tratar de buscar buenos amigos en Europa. Los tenemos insistió Chávez, antes de conminar al resto de los presidentes a convencer a los líderes europeos más avanzados para que destierren una normativa considerada insensible e injusta por la totalidad de los mandatarios. Evo Morales, partidario de romper las negociaciones sobre el tratado de libre comercio con la UE, si se aplica la norma de Bruselas votada por España, aprovechó su intervención para reiterar su profunda preocupación y rechazo y añadió: Antes nos decían que los indios no tienen alma. Yo pregunto, ¿dónde está el alma europea? Esta expulsión de inmigrantes tenemos que rechazarla y apostar por el diálogo para resolver el tema En la misma reunión quedaron de manifiesto las diferentes posiciones sobre los aranceles a las exportaciones de materias primas dentro del Mercosur. En este punto Argentina no encontró el anhelado respaldo de Brasil que, como Uruguay, está en contra de las denominadas retenciones o impuestos a las exportaciones de grano. A la convocatoria faltaron el paraguayo Nicanor Duarte, el ecuatoriano Rafael Correa y Alan García. Aranceles PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. Francia, Jordania o Colombia no pintan mucho dentro del complicado mapa electoral de Estados Unidos, Pero este verano, el formidable espectáculo político que supone la batalla por la Casa Blanca no se va a concentrar sólo en inevitables jurisdicciones domésticas como Ohio, Florida o Michigan. Dentro del pulso presidencial que culminará en los comicios de noviembre, John McCain y Barack Obama han incluido en sus respectivas agendas una serie de viajes al extranjero en búsqueda de sumar bazas electorales. Con el objetivo evidente de cimentar y expandir sus limitadas credenciales en materia de política internacional, el senador Obama ha anunciado una gira por Oriente Medio y Europa con paradas previstas en Jordania, Israel, Alemania, Francia y Gran Bretaña. Además de plantear un periplo adicional por Afganistán e Irak, del que no se han ofrecido detalles o fechas por evidentes razones de seguridad. Obama ha presentado su gira como una importante oportunidad para calibrar la situación en países que resultan decisivos para nuestra seguridad nacional Ante la ausencia dentro de su periplo europeo de