Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 2 s 7 s 2008 OPINIÓN 11 MI MANIFIESTO POR LA LENGUA EL RECUADRO UNA RAYA EN EL AGUA E de peaje y que para bajar a la playa hay que pagar entrada? STE artículo es en realidad una firma. Una rúbrica Porque sostener de sostén, de lencería fina, de sujetador fede adhesión al Manifiesto por la Lengua Común. menino, vamos, con tanta dominga al aire playero no creo Movido no sólo por las voces de alarma que sobre yo que sea. nuestro idioma han dado notables creadores y pensadores, Pero seguí leyendo y allí fue donde me persuadí, si cono mis admirados académicos don Francisco Rodríguez vencido no estuviera, de la urgente necesidad de la defensa Adrados o don Gregorio Salvador, sino por alguien más de nuestra lengua. No en Cataluña y en las Vascongadas socercano y a quien me debo con mayor deuda: por Isabel, mi lamente, que también. Al castellano hay que defenderlo mujer. Todas las mañanas, mientras desayunamos entre muy especialmente en Castilla la Nueva, en Castigatos y periódicos, leyendo las ilustres firmas de lla la Vieja y en esta Castilla la Novísima que es adhesión, Isabel me acompaña el café con una raAndalucía. Defenderlo de los progres cretinos, de ción de rabitos de pasas: los Ministerios de Igual Da, del libro de estilo de- ¿Te has adherido ya al Manifiesto por la Lenlos periódicos, de los contenidos curriculares, del gua? Ripalda de la Inquisición de lo políticamente coAsí, desde hace una semana, una mañana y rrecto. Porque ¿saben qué resulta que anunciaba otra. Y le respondo siempre igual: que mañana sin el enigmático cartelón de la Sostenibilidad de la falta voy a hacerlo, para lo mismo repetir mañaCosta y del Mar ¡Pues que van a hacer obras en el na Hasta que ayer, paseando con ella al atardecer ANTONIO paseo marítimo de Matalascañas, joé! Sí, como espor las orillas andaluzas de la mar atlántica llamaBURGOS tamos en tiempos de crisis y hay que ahorrar, se das de antiguo Playas de Castilla, me encontré con van a gastar 3 millones de euros en la sostenibilidad dichoun letrero del Gobierno que es el que, más que sus reiterasa: el cartelón lo pone. das recordaciones, mueve mi urgencia para sumar mi voz Cuando en los venideros fines de semana las hordas y a las que gritan para defender la supervivencia de nuestro las turbas, igual que en Los Duros Antiguos pongan la tesoro común de la lengua. playa igual que una feria, las masas votantes del PSOE, Es un letrero que, igual que los americanos plantaron ¿entenderán qué puñetas es la Sostenibilidad? Para ellos, su bandera en Iwo Jima, acaban de poner como señal de como si lo hubieran puesto en catalán, Sostenibilitat o victoria gubernamental en la playa de Matalascañas. Coen vascuence Sostenibikoa Estamos llegando a un punmo para señalar que hasta allí, cerca de Doñana, donde veto de degradación del español con esta jerigonza progre ranean gratis total los sucesivos presidentes, han llegado que pronto habrá que escuchar a los políticos con auriculas vanguardias de la modernidad y del progreso. Iba plácilares de traducción simultánea e ir por la calle con dicciodamente paseando por la playa, con el sol a punto de deposinario. ¿Qué más da que obliguen a hablar en catalán, en tar su moneda de oro en la alcancía del horizonte, cuando gallego o en vascuence por ahí, o que me digan aquí visimedi de cara con el espantoso letrero del Ministerio de Mebilidad lésbica conciliación docente- laboral o inferiodio Ambiente y Medio Rural y Marino. Con unas letras así rización de la mujer si en el fondo es lo mismo, desprecio de grandes, aunque esté feo señalar, decía algo enigmático: del castellano? Sostenibilidad de la Costa y del Mar Y como estaba en las viejas Playas de Castilla, pensé ¡Toma castañas! ¿Pero qué es esto, Dios mío de mi alma, que peor que la inmersión lingüística en los otros idiomas de la Sostenibilidad de la Costa y del Mar? ¿Que el mar se peninsulares son estas obligatorias y ridículas ahogadìestá hundiendo, y tenemos que sostenerlo en brazos los vellas que a cada hora nos dan con la depravación de nuestro raneantes, como en la vieja copla de campanilleros iba hermoso castellano, hecho jerigonza ininteligible y lenSan Cristóbal con el Niño Jesús? ¿O es ese sostener mangua iniciática de los imbéciles. tener económicamente la costa y el mar, que la han puesto LA POLÍTICA YA QUISIERA Í, de acuerdo: la Copa de Europa no nos va a arreglar los problemas. La prima deloscampeonesnonosvaapagarlahipoteca, ni Casillas parará el alza de los precios, ni Puyol puede despejar a córner nuestros apuros de fin de mes. El mágico tiqui- taca entre Cesc, Iniesta y Xavi es un juego de azar comparado con el preciso encaje de bolillos que cualquier ama de casa se ve obligada a hacer cada mañana. En los cayucos del verano no vendrá ningún inmigrante como Senna, y ni el Niño Torres ni Villa son capaces demarcar gol alguno a favor de nuestra balanza de pagos. IGNACIO Nada ha cambiado en nuesCAMACHO tras vidas desdeel domingo ahoy, es cierto; nosotros, los de entonces, sísomos los mismos. Eltítuloeuropeo no va ahacer másresponsable a Zapatero, ni más carismático a Rajoy, ni más razonable a Ibarretxe, ni menos ambicioso a Gallardón, ni más seria a Bibiana Aído, ni más flexible a Magdalena Álvarez, ni más españolista a Puigcercós, ni menos dogmático a Bermejo. Tampoco va a lograr que se vendan más coches, ni que suba la Bolsa, ni que baje el petróleo. Ni siquiera contribuirá la celebradísima victoria a incrementar demasiadoel sentimiento decohesión nacional, por más que haya disipado a algunos la vergüenza de dar vivas a España entre la euforia ululante de las banderas. En septiembre, en los colegios de Cataluña, Galicia y el País Vasco seguirásiendoigualdedifícil- -omás- -encontrar planes de estudio que impartan la enseñanza en y del castellano. La justicia será tan lenta como hasta el sábado, la luz más cara, y nadie, salvo los propios jugadores, ha encontrado en su cuenta fondos extra para irse de vacaciones. Es improbable incluso que el ansiado triunfo influya para bien en la propia estructura del fútbol celtibérico, donde los mismos directivos irresponsablescontinuarán dilapidando dinero en fichajes de extranjeros mediocres que cierren el paso a los jóvenes valores propios. Nuestros defectos colectivos permaneceránincólumes en toda su inmensa extensión, y la escena pública no ganará un ápicedesensatez nimermaráensu asfixiantebanalidad. Ganar la Eurocopa no nos va a hacer más solidarios ni más pujantes, ni va a paliar la crisis, ni a articular nuestra competitividad. Antes al contrario, puede ocurrir que algunos gobernantes intenten esconder bajo un optimismo extrapolado la gravedad de las circunstancias y la incompetencia de sus recetas, utilizando el júbilo popular como narcótico de expectativas sociales. Así ha sido muchas veces, y siempre existe la tentación de repetirlo. Sí, es verdad: el fútbol no soluciona los problemas. Pero al menos ofrece un buen pasar para sobrellevarlos. Y aunque sigamos siendo cada vez más pobres y estando peor gobernados, aunque esta explosión de autoestima se disipe con la misma volatilidad con que ha sobrevenido, nadie nos va a quitar la legítima alegría de haber vibrado, sentido y disfrutadocon lapasión deestahermosaepopeyasimbólica. Ésees el valor deldeporte: el de exaltar la gloria de los hombres. Ya quisiera la política un poder semejante para emocionar a las masas y conquistar corazones. S