Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
100 DEPORTES España, campeona El regreso MARTES 1 s 7 s 2008 ABC EL JUGADOR NÚMERO 12 YA TIENE SU COPA La Copa, en Madrid Luis Aragonés e Iker Casillas, seleccionador y capitán, fueron los primeros portadores de la Copa y juntos la saaaron del avión y la mostraron, por primera vez, a los aficionados ya en suelo español. Después, el meta se la cedió al seleccionador, quien la alzó. Eran las 19.55 horas. Después, ya con toda la expedición en tierra, el grupo formó de esta manera informal con el trofeo JULIÁN DE DOMINGO Iker Casillas: ¿La continuidad de Luis? Me parece que es demasiado tarde JULIÁN ÁVILA MADRID. Los jugadores se volvieron a encontrar con los periodistas con muy pocas ganas de hablar. Había sueño y prácticamente todo estaba dicho horas antes. Sí atendió a los enviados especiales el capitán de la selección. Iker Casillas no se quiso separar un instante de la Copa de Europa. Le costó arrancar, pero cuando lo hizo dejó buenos titulares. Cada hora que pasa somos más conscientes de lo que hemos hecho. Somos campeones de Europa y nos sentimos muy orgullosos de todo lo que está ocurriendo a nuestro alrededor y a miles de kilómetros de aquí El portero del Real Madrid comparó las sensaciones vividas cuando ganó la Liga de Campeones con su club con este hito histórico: No tiene nada que ver. A la selección venimos jugadores del Barcelona, del Betis, del Arsenal... Y todos luchando por un mismo país Recordó el instante en que alzó la Copa: En ese momento pensé en muchas personas. En toda la gente que había venido a ver el partido, en los españoles que estaban disfrutando en sus casas. Y también en este grupo de jugadores porque lo hemos pasado muy mal para lograr la clasificación Por último le preguntaron por el eterno debate: La continuidad de Luis. Me temo que ya es demasiado tarde dijo. Los jugadores pidieron la renovación del seleccionador El viaje de vuelta a Innsbruck la noche del partido se convirtió en una defensa de Luis frente a Villar s Hierro, que también iba en la nave, tuvo que tragar quina JULIÁN ÁVILA MADRID. La final nos dejó una historia y mil imágenes. Una avalancha de momento felices, barnizados de risas, de llanto, de emoción, de sudor. ABC vivió con los campeones los instantes posteriores a la consecución del título, desde el césped hasta que se subieron a un avión para trasladarse a Neustift, donde celebraron la primera fiesta. Fue ahí donde se produjo el momento más emotivo de la noche, por encima de cualquier hecho materialista o triunfalista. A Luis le tocaron la fibra los jugadores, como en Las Palmas, después de lograr la clasificación para este Europeo. Fue en el avión, camino de Innsbruck. En las alturas, sin medios de comunicación ni cámaras ni grabadoras. Los 23 chavales le pidieron a Ángel María Villar la continuidad de Luis Aragonés en el cargo de seleccionador. El grito fue ¡Luis no se va; Luis, renovación. Si no renueva el míster no volvemos! Fue un momento intenso y denso. En una zona de la nave el técnico intentó tragar sin perder la compostura. Apareció el nudo en la garganta, a la vez que los segundos se convertían en interminables. Algo peor lo pasó Fernando Hierro. El director deportivo no mantiene una buena relación con el actual cuerpo técnico y el alegato de los futbolistas tenía el mismo efecto que un clavo en la planta del zapato. La madrugada fue distinta para Hierro. Se borró de la fiesta. Lógico. No se encontraba en el escenario más plácido y posiblemente tendría que aguantar alguna que otra mirada poco recomendable. Horas antes, en el antiguo Prater quedaron las mejores fotos para todos los aficionados y los españoles: los lemas más clásicos. El lateral del Real Madrid, un aficionado a los toros, se llevó un capote pero no deleitó al público con un par de verónicas. La camiseta de Arconada. Palop cumplió con su promesa. Subió al palco con la tela que vistió el portero de la Real Sociedad en la final del 84. Platini bromeó con el internacional y reconoció la reliquia. Ramos cumplió otros de sus sueños. Homenajeó a su amigo An- La ducha de Villa a la prensa. David Villa se saltó todos los cordones de la zona mixta para duchar a los periodistas españoles con sidra. Estaba fuera de sí en los primeros minutos. Invitó a todo el mundo a refrescarse con el caldo de su tierra. El robo de balones. A falta de treinta segundos, los internacionales españoles asaltaron a los recogepelotas del estadio para robarles el balón de la final. La marca Adidas había personalizado dieciocho pelotas para el gran día. Pepe Reina y De la Red fueron los primeros en cazar su presa. David Villa recibió una en el viaje de vuelta. Palop, bético por un día. Juanito, uno de los hombres más silenciosos del equipo, rescató de la grada una pequeña bandera del centenario del Betis y no paró hasta que se la anudó al portero del Sevilla. Necesitó la ayuda de Albiol y de Marchena para cazar al esquivo portero. El rescate de Puyol. Luis Aragonés se quitó de enmedio cuando el colegiado pitó el final. Se largó a la caseta. Hasta allí se marchó el defensa del Barcelona para sacar al seleccionador casi a rastras. tonio Puerta luciendo una camiseta con su rostro y uno de Se marcha con la plusmarca de victorias, 38, y después de 22 partidos sin perder Aragonés se va de la selección con el mayor número de triunfos del equipo nacional, 38, dos más que Javier Clemente, aunque en diez partidos más en el banquillo, ya que el vasco dirigió 62 encuentros, por 52 del madrileño. El empate ante Italia, a la que ganó en los penaltis, quebró la racha de nueve triunfos seguidos, la mejor de la historia, igualando la anterior, que databa de los años 20, con Manuel Castro como seleccionador. Luis sí ha acumulado 22 partidos invicto, ya que no pierde un encuentro desde el 15 de noviembre de 2006, cuando cayó en casa frente a Rumania (0- 1) en un amistoso. Además, el técnico madrileño se va tras haber ganado a todas las campeonas mundiales excepto a Brasil. En esta Eurocopa se reunía con los periodistas antes de cada partido, para tomar un café, y escribía un pronóstico que se comprobaba después. Se equivocó en la final. Puso 2- 1 para España.