Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
92 CULTURAyESPECTÁCULOS MARTES 1 s 7 s 2008 ABC El arte de la zancada Durante cuatro meses, varios atletas correrán por las galerías de la Tate Britain de Londres s Se trata de una performance creada por el artista Martin Creed POR EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL LONDRES. Carreras en el Olimpo del arte. Durante cuatro meses, un atleta va a esprintar una y otra vez, hasta que su cansancio le aconseje dejarlo para el día siguiente, a lo largo de los 86 metros de una de las salas neoclásicas de la Tate Britain. Se trata de una idea del artista inglés Martin Creed, que asegura que el atleta correrá cada vez como si la vida le fuera en ello pues esta performance va precisamente sobre la vida. Correr es lo opuesto de estar parado- -explica Creed, a quien le gusta tanto correr personalmente como ver a otros correr- si se piensa en la muerte como estar completamente parado y en el movimiento como una señal de vida, entonces el movimiento más rápido posible es la mayor señal de vida. Así, correr rápido es como lo exactamente opuesto a la muerte: es un ejemplo de estar vivo Así dicho, Work N 850 tiene su sentido, aunque no está claro que se lo encuentre el público que acude a un museo con colecciones de pinturas y esculturas clásicas y victorianas. De todos modos, las carreras encajan mejor en el elegante lugar que otras creaciones anteriores de Creed, que ha explorado las actividades básicas humanas y sus experiencias físicas diarias describiendo el vómito Work N 503 la caca Work N 600 y el sexo Work N 715 realizaciones de los dos últimos años. El artista ganó en 2001 el Premio Turner con un sencillo sistema de encendido y apagado de las luces de una habitación Work N 227 una ocurrencia tan sencilla como los nombres de sus obras. La alternancia de contrarios es la base también de la propuesta de las carreras atléticas que ahora acoge la Tate Britain londinense. Es el contrate entre ponerse a correr a toda velocidad y luego parar durante el mismo rato que se ha esado corriendo. La idea de los por un museo surgió de una vista del artista y unos amigos suyos a las catacumbas de los monjes capuchinos en Palermo. Llegaron poco tiempo antes de que el lugar se cerrara al público y entonces tuvieron que recorrer las catacumbas a la carrera en sólo cinco minutos, mirando a ambos lados desesperadamente para contemplar los cuerpos muertos de los monjes. Uno de los atletas corre por las galerías de la Tate Britain AFP