Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 1 s 7 s 2008 España, campeona s La euforia estalla en la calle MADRID 65 Muere de un golpe en la cabeza tras celebrar la Eurocopa con el traje de la roja M. J. Á. MADRID. Una celebración que ha acabado en tragedia por pura mala suerte. Eso es lo que le sucedió la madrugada del lunes a un vecino de Alcalá de Henares de 40 años. Se fue a celebrar la victoria de la Selección española, no se sabe si solo o acompañado, y no regresó a su casa. Debía ser muy aficionado pues iba vestido con el traje de la roja la camisa y el pantalón corto, negro. Su cadáver fue hallado sobre las 06.30 por un empleado de limpieza en la céntrica plaza de las Bernardas. Estaba tirado en el suelo, inconsciente y en medio de un gran charco de sangre. Su muerte fue accidental: se golpeó brutalmente la cabeza contra el suelo de mármol, al parecer, cuando iba ebrio, tras festejar el triunfo de la España en la Eurocopa. Así lo indicaron ayer fuentes policiales y del 112. La víctima pereció de un traumatismo craneoencefálico severo tras golpearse la cabeza contra el suelo de mármol. Según la Policía Local, el hombre debió golpearse contra la base de una de las farolas de la plaza con mucha fuerza. No había otros signos de violencia. La Jefatura Superior de Policía confirmó que el suceso fue accidental y, al parecer, motivado por la ingesta de alcohol. Los intentos del Summa por reanimarle fueron vanos. La Patrulla Águila del Ejército del Aire dibujó la bandera de España en el cielo madrileño AL DÍA el sitio justo en el momento oportuno, como Torres el domingo en el Prater. Los alemanes tienen un himno wagneriano como para invadir Polonia (tranquis, la Unión Europea nos proteje) aunque vistos de cerca (en las Canarias, en las Baleares) no dan miedo, pero nosotros nos hemos apañao con un himno sin letra (la música está llena de lalalás de órdago) el Que viva España el toro, el cavernario A por ellos un par de huevos con chistorra en defensa, gimnasia artística con la pelota y una bandera que ya no le quita el sueño a nadie y que daba gusto ver por todas partes, hasta en el chino de mi barrio, que los orientales son muy listos y todo vale con tal de vender otra caja de mahous, otro de los productos básicos en la formación del espíritu nacional del siglo XXI. Nos lo hemos pasado pipa, teta, fetén, chachi piruli, con este macrobotellón futbolístico- cervecero propiciado por la Roja conocida en tiempos no muy lejanos como el Once Nacional vive Dios, un equipo fruto de la España del AVE y los borceguíes de diseño, de las lecciones estratégicas de la play (mucho más efectivas que las de Helenio Herrera) olvidadas las alpargatas, las tetas y las carretas. Los futbolistas han cumplido y han currado como españoles del futuro en el que, a pesar IGNACIO GIL Manuel de la Fuente CON CHISTORRA GOLES Y HUEVOS ue nos quiten lo bailao. Y lo cantao, y lo bebido. Hemos ganado una Eurocopa, nuestra futbolística revolución pendiente, pendiente de un hilo, el hilo del buen jugar y de la buena suerte (imprescindible en el balompié) y estar en Q de la crisis, parecemos instalados, y hemos salido a la calle a pasearnos a cuerpo y mostrar que pues vivimos anunciamos algo más o menos nuevo. Ellos han cumplido y ahora sólo falta que en nuestra familia, municipio y sindicato sigamos hechizados por el patriotismo del día a día, sin acosar a nuestros subordinados, sin forrarnos a costa del erario público, haciendo facturas con su correspondiente IVA, no especulando con el suelo o con los alquileres, no dando gato por liebre, ni tocándole las pelotas, por muy futbolísticas que sean, al prójimo o al vecino. Ahora toca vivir, y morir, como si cada día ganásemos la Eurocopa.