Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 INTERNACIONAL MARTES 1 s 7 s 2008 ABC Montesinos exculpa a Fujimori de dos matanzas ABC LIMA. El condenado Vladimiro Montesinos, mano derecha del ex presidente peruano Alberto Fujimori, exculpó a éste de toda responsabilidad en las matanzas de las que es acusado, al acudir como principal testigo en el proceso. He venido para poder cumplir y esclarecer que el presidente Fujimori no tiene ninguna responsabilidad en los hechos materia del proceso dijo ante el tribunal, en referencia a las matanzas de La Cantuta y Barrios Altos, con 25 muertos, y al secuestro de un periodista y un empresario, acusaciones por las que responde el ex mandatario, informa France Presse. Después de declarar ayer durante más de dos horas, Montesinos- -que se reencontró con Fujimori después de ocho años- -anunció por sorpresa que no volvería a declarar y que se acogía al derecho al silencio. Su decisión dejó atónitos a los jueces, que expresaron su disconformidad por la actitud de Montesinos y por no haberlo manifestado al principio, por lo que fue acusado de provocar un factor de sorpresa y desequilibrio en el proceso, declaró César San Martín, presidente del tribunal. El abogado de la parte acusadora Ronald Gamarra afirmó que Montesinos sólo asistió para limpiar a Fujimori de las acusaciones, lo que demuestra que siguen siendo socios y cómplices Montesinos, que dirigió los servicios secretos y fue un personaje todopoderoso en el gobierno de Fujimori (1990- 2000) se mostró altivo, a ratos desafiante y locuaz. Montesinos acude como testigo al juicio contra Fujimori en una sede de la Policía en Lima REUTERS Los demócratas autorizaron fondos para acciones secretas en Irán La revista The New Yorker destapa incursiones clandestinas desde Irak ANNA GRAU CORRESPONSAL NUEVA YORK. George W Bush pidió al Congreso y al Senado norteamericanos 400 millones de dólares (más de 250 millones de euros) para acciones secretas con el objetivo de desestabilizador el actual régimen de Irán, y los obtuvo. Los fondos se adjudicaron previo informe presidencial altamente clasificado. Una instrucción forzosamente conocida por la llamada banda de los ocho en el control parlamentario de los servicios secretos, que incluye al jefe de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, la portavoz de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, el presidente de la comisión de Inteligencia del Senado, John D. Rockefeller IV y su hómologo en la Cámara de Representantes, Silvestre Reyes. Lo cuenta en la revista The New Yorker un prestigioso periodista militar, Seymour Hersh, que lleva meses denunciando una sorda guerra interna en las cumbres de Washington entre los partidarios de atacar militarmente Irán y los que dicen que eso sería un error. Esta última postura le costó la dimisión a quien fuera hasta hace poco máximo responsable militar en Próximo Oriente, el almirante William Fallon. No es ni mucho menos la primera vez que EE. UU. apadrina acciones secretas en Irán. Pero sí sería la primera vez en mucho tiempo que las acciones adquieren tanta envergadura y que obtienen, además, el apoyo de la mayoría demócrata, justo cuando su presidenciable Barack Obama plantea un tratamiento exclusivamente diplomático de los conflictos con Teherán. Ante el desastre de la guerra de Irak, hay quien insiste en que las nuevas amenazas geoestratégicas se combaten mejor con discreción. ¿Ha aprendido Bush esta lección? Depende de si se considera que estas acciones en Irán buscan sustituir la guerra o, al contrario, fabricar excusas para hacerla. El artículo menciona el apoyo a grupos de opositores de las minorías árabe y baluchi, así como operaciones en suelo iraní de Fuerzas Especiales basadas en Irak.