Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 INTERNACIONAL Presidencia francesa de la UE MARTES 1 s 7 s 2008 ABC La Unión Europea no puede acoger toda la miseria que hay en el mundo Jean- Pierre Raffarin s Ex primer ministro francés y vicepresidente primero de la UMP Jefe del Gobierno con Jacques Chirac entre 2002 y 2005, Raffarin reivindica en Madrid una UE centrada en proyectos federadores como la Unión por el Mediterráneo o la energía, frente al error de haber apostado por un Tratado Constitucional TEXTO BORJA BERGARECHE FOTO SIGEFREDO MADRID. Jean- Pierre Raffarin llegó al Palacio de Matignon en mayo de 2002 con una aureola de outsider Sus pecados, no haber pasado por la Escuela Nacional de la Administración (ENA) y haber trabajado varios años en el sector privado. El recuerdo más desagradable de su mandato es la cólera contra las autoridades que percibió en las manifestaciones que siguieron en Madrid al atentado del 11- M, según confiesa a ABC horas antes de inaugurar en Navacerrada el Campus FAES, junto a José María Aznar. -El proyecto europeo sigue vivo en Francia, los franceses saben que necesitan a Europa. Pero hay grandes reservas sobre la manera cómo se gobierna Europa. Francia sigue teniendo una aspiración fuerte por una Europa diferente, más cercana, más protectora, una Europa que trabaja más por la paz en el mundo que por la organización de la pesca y de la caza. rráneo es a la vez el pasado y el futuro de Europa. La segunda perspectiva es la de la seguridad: el peligro de conflictos graves socava el desarrollo del sur del Mediterráneo. Encontrar un proyecto federador que trascienda los particularismos y los nacionalismos implica sentar a la mesa a países cuyas fronteras son puntos muy calientes. Y eso es lo que necesita Europa, grandes proyectos federadores. El presidente de Polonia no firmará el Tratado de Lisboa AFP VARSOVIA. El presidente polaco Lech Kaczynski anunció ayer que no firmará el Tratado europeo de Lisboa tras el rechazo del texto por parte de los irlandeses. Por el momento, la cuestión del Tratado no tiene sentido aseguró el presidente conservador al periódico Dziennik, en una entrevista publicada en internet. El parlamento polaco ratificó en abril el Tratado destinado a reformar las instituciones europeas, pero debe ser firmado por el presidente para tener validez. La decisión de Kaczynski supone un duro golpe a los esfuerzos del presidente francés Nicolas Sarkozy, cuyo país preside la UE desde este martes, que circunscribió el problema de la ratificación a Irlanda. opción económica o estratégica? -Para Francia, fue una decisión estratégica. Fue la opción por la independencia. El general De Gaulle trató siempre la independencia energética como un elemento que alimenta nuestra independencia política, y que nos ha protegido de varios de los problemas asociados a los combustibles fósiles, como la actual alza inflacionista. En Europa, el aprovisionamiento de petróleo y de gas y la distribución territorial de las centrales -El gran asunto europeo es probablemente la inmigración. ¿Han fracasado en Francia las políticas de integración de la diversidad? nucleares requiere un debate común. Por eso, creo que sería útil la creación de una nueva Comunidad Europea de la Energía, a imagen y semejanza de la CECA y Euratom. ENERGÍA NUCLEAR ¿Cuál es la temperatura del europeísmo en Francia? -Francia mantiene una apuesta clara por la energía nuclear. ¿Es una -Fue probablemente un error haber hecho de la Constitución Europea un gran proyecto. Para los ciudadanos, la gobernanza europea es una cuestión mecánica, y no un asunto político. El Mediterráneo sí puede ser un asunto político para la ciudadanía. La Europa de la energía es otro posible gran proyecto federador. -Como el proyecto de Constitución Europea... Para Francia, la apuesta por la energía nuclear del general De Gaulle fue una opción por la independencia política NO AL BOICOT OLÍMPICO -Sí. Hace años que hemos tomado nota de ese fracaso, y hemos puesto en marcha políticas que refuerzan la unidad republicana en la sociedad francesa y que combaten el racismo y el antisemitismo. En las barriadas parisinas, ha habido iniciativas de regeneración urbanística, de demolición de ciertas viviendas, dentro de un proceso que continúa y en el que los alcaldes juegan un papel protagonista. La ley sobre la laicidad es otro elemento clave, que ha permitido prohibir en los colegios el porte del velo y de otros signos religiosos ostentosos. -No se puede decir que haya mejorado mucho... Europa no debería dar una respuesta cerrada a una estrategia de apertura -Hay problemas; pero también hay historias de éxito social con franceses de la inmigración que se hacen un hueco y triunfan en la sociedad. Pero el problema en Europa es la inmigración ilegal. Sólo puede haber integración dentro de la legalidad. El presidente Sarkozy está determinado a mantener una lucha firme contra la inmigración clandestina, sin que suponga poner en cuestión la política francesa de asilo. Quiere decir simplemente que Europa no puede acoger toda la miseria que hay en el mundo. ¿Si hubiera estado en sus manos, habría sometido a referéndum el Tratado de Lisboa? -En Francia, la decisión corresponde al presidente de la República. Pero, en todo caso, habría sido arriesgado porque estos tratados son muy complejos y, al final, el voto es caricaturizado. Si la democracia representativa tiene un sentido, es precisamente ante este tipo de decisiones complejas, cuando los representantes son los encargados de dominar esa complejidad. La vía parlamentaria de ratificación aleja el debate de la caricatura. -Tiene un papel positivo. Es el lugar de la dimensión espiritual de una sociedad, y de fuerzas que son útiles en la esfera privada, pero que en ningún caso podrían constituir un proyecto político que interfiera en las decisiones políticas. Hay problemas sociales sobre los cuales las religiones pueden expresarse, pero son los políticos quienes deben encontrar las respuestas. ¿Cómo definiría el lugar de la religión en la sociedad? ¿Qué hace ahora el señor Raffarin? -Soy senador y vicepresidente primero de la Unión por la Mayoría Presidencial (UMP el par, tido de Sarkozy) Y además llevo a cabo una serie de misiones internacionales que me ha encomendado el presidente, como la promoción del francés en los Juegos Olímpicos de Pekín... -Sí. -El semestre francés arranca el 13 de julio con una cumbre euromediterránea. ¿Intenta Francia recuperar su influencia en la zona? ¿Asistirá a la inauguración de los Juegos? -Sí. Pero creo que, al tomar la decisión de organizar los Juegos, China opta por una política de apertura. No sería bueno para el equilibrio internacional que se desarrolle un ultranacionalismo chino encerrado dentro de sus fronteras, y Europa no debería dar una respuesta cerrada a una estrategia de apertura. -Le criticarán por ello... -La ambición no es esa. La ambición es dar una nueva dimensión al Proceso de Barcelona, con dos perspectivas. Una, europea: nuestra marca mundial en el siglo XXI a los ojos de los chinos o de los latinoamericanos es el Mediterráneo. El Medite- El ex primer ministro francés Jean- Pierre Raffarin, ayer en Madrid