Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 ESPAÑA MARTES 1 s 7 s 2008 ABC RELIGIÓN La Iglesia advierte de un humanismo poco comprensivo con el cristianismo L. D. MADRID. Los secretarios generales de más de treinta Conferencias Episcopales de Europa concluyeron ayer su encuentro anual, que tuvo lugar en Covadonga, y en el que trataron temas de actualidad particularmente urgentes, como la situación religiosa en el continente, la legalización de la eutanasia, la presencia del Islam, la bioética y la enseñanza de la Religión, entre otras cuestiones. Entre sus principales preocupaciones, los secretarios generales coincidieron en señalar el avance de un humanismo agresivo y un ateísmo militante, poco comprensivo con las raíces cristianas de Europa, que va provocando un vacío de esperanza y una falta de amor a la vida Así lo resumió a ABC el secretario general del Episcopado español y obispo auxiliar de Madrid, Juan Antonio Martínez Camino, quien también participó en este encuentro, que se celebró en Covadonga, con motivo del Año Jubilar de la Santa Cruz. Este humanismo recortado y peligroso sobre el que hay que estar alerta advirtió el prelado, es sostenido por minorías muy influyentes tanto en la política como en la opinión pública Asimismo, explicó que este concepto del ser humano vuelve a causar un problema, después de la aparición de los totalitarismos del siglo XX ya que de allí proceden una serie de dificultades como la tentación de dar carta de naturaleza legal para atentar contra la vida de los hijos a través del aborto o de la vida doliente a través de la eutanasia. Esta falta de amor a la vida también se percibe en la disminución de la población europea en la que cada vez hay menos hijos debido a los millones de abortos que se producen insistió Martínez Camino, quien también hizo hincapié en el deterioro que sufre la familia, nervio vital de toda sociedad, por la falta de compromiso conyugal La situación particular de España, según señaló, es similar al resto de los vecinos europeos. Más allá de lo específico, en conjunto, los problemas de fondo son los mismos señaló el portavoz de los obispos, quien añadió que hay que aprovechar la ocasión para presentar con un vigor nuevo la fe cristiana Monseñor Juan Del Río, nombrado arzobispo castrense por el Papa De carácter conciliador, su designación llega en un momento clave para la Iglesia LAURA DANIELE MADRID. Todas las piezas parecen haberse acomodado en el Ministerio de Defensa. La vuelta ayer de la ministra Carmen Chacón, tras su permiso por maternidad, coincidió con el nombramiento, por parte del Papa Benedicto XVI, del actual obispo de Jerez de la Frontera, monseñor Juan del Río, como arzobispo castrense. Su designación llega en un momento clave para la Iglesia, no sólo porque el Gobierno ha anunciado una reforma de la Ley de Libertad Religiosa sino porque desde el comienzo de la legislatura algunos sectores del PSOE vienen cuestionando la presencia de esta institución eclesiástica en el espacio público, y sobre todo, en algunas instituciones del Estado, como las Fuerzas Armadas. Esta sede llevaba vacante desde julio del año pasado, cuando el entonces castrense, monseñor Francisco Pérez González, fue trasladado a la sede metropolitana de Pamplona y Tudela. Monseñor Del Río, quien tomará posesión de su cargo el próximo 27 de septiembre, es un hombre cercano y conciliador, por lo que su trabajo pastoral al frente de las las Fuerzas Armadas tendrá un marcado carácter continuista con su predecesor. Otra nota que lo distingue es su estrecha vinculación con los medios de comunicación, de hecho, desde 2005, preside la Comisión de Medios del Episcopado. El nuevo arzobispo se integrará a la familia castrense con un objetivo claro: fomentar la cultura del diálogo y de la paz Así lo ha transmitido ayer en una carta a las Fuerzas Armadas apenas conocido su nuevo destino dentro de la Iglesia. Con la designación de monseñor Del Río quedan vacantes, además, de su diócesis Jerez de la Frontera, la de Lérida. También están a la espera de nombramiento episcopal otras cinco, ya que sus respectivos obispos han presentado su renuncia al Papa al cumplir los 75 años. En esta situación, se encuentran el cardenal Agustín García Gasco (Valencia) y los obispos Antonio Dorado (Málaga) Carlos Soler (Gerona) Juan García- Santacruz (Guadix- Baza) y Juan María Uriarte (San Sebastián) cular para las familias que han sufrido el zarpazo de la violencia y el terror en algún momento de sus vidas al servicio de España -Ha sido una gran sorpresa para mí. Un obispo es siempre un hombre disponible a Dios y a los hombres. Esta designación la he acogido con espíritu de servicio y obediencia. -Un nuevo horizonte de esperanza en el desempeño de mi vocación cristiana y sacerdotal. Confío fuertemente en el Señor para que me haga instrumento de ayuda y consuelo a toda la familia castrense que me ha sido encomendada, a los que desde este momento los tengo en mi corazón como amigos y hermanos, en particular para las familias que han sufrido el zarpazo de la violencia y el terror en algún momento de sus vidas al servicio de España. -Conocer, aprender, dialogar y vivir en cercanía todos los miembros que integran esa gran comunidad de hombres y mujeres que sirven la causa de la paz. Mi esperanza solamente en el Espíritu de Cristo que asiste siempre a su Iglesia y que me ayudará para llevar a cabo la misión que se me encomienda. Y tengo la certeza del apoyo y la colaboración generosa de todos los sacerdotes que integran la comunidad castrense. ¿Tenía entre sus planes la posibilidad de ser nombrado por el Papa arzobispo castrense? ¿Cómo se ha tomado la noticia? ¿Qué supone para usted este nombramiento? Minorías influyentes Monseñor Juan del Río, nuevo arzobispo castrense Cerca de quienes sufren el zarpazo de la violencia Juan del Río- -Arzobispo castrense El prelado deja atrás ocho años de trabajo al frente de la diócesis de Jerez de la Frontera para incorporarse a las Fuerzas Armadas s Pretende acompañar a toda la familia castrense que trabaja al servicio de España y de la paz POR L. D. FOTO PACO MARTÍN MADRID. Monseñor Juan del Río deja atrás ocho años de trabajo pastoral al frente de la diócesis jerezana. Llegó allí en junio de 2000, después de desempeñar diferentes cargos en la diócesis de Sevilla, como vicerrector del Seminario Mayor, delegado diocesano para la Pastoral Universitaria y director adjunto del Pabellón de la Santa Sede en la Expo de 1992 en la capital andaluza. Su interés por los medios de comunicación lo llevó además a ser designado en 2005 el primer director de la Oficina de Información de los Obispos del Sur de España (Odisur) El prelado se incorpora a las Fuerzas Armadas para ser un obispo de todos y para todos, un hermano entre los hermanos En una entrevista con ABC, el castrense también ha querido resaltar que trabajará para llevar una palabra de esperanza en las situaciones de dolor, en parti- ¿Qué expectativas tiene para esta etapa? Diálogo y paz -Puedo decir que Jerez de la Frontera me ha hecho obispo y que he sido muy feliz. En todo momento me he sentido apoyado y fortalecido por la oración de tantos hermanos y hermanas, sacerdotes, religiosos y religiosas, desde el silencio y la contemplación, hasta la oración de padres, niños, jóvenes y mayores, comunidades parroquiales, grupos apostólicos, hermandades, movimientos y comunidades eclesiales. ¿Qué valoración hace de estos últimos ocho años de trabajo en la diócesis de Jerez de la Frontera?