Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 30- -6- -2008 Amy Winehouse propinó un puñetazo a un fan que quiso agarrarle el pelo 113 La colección de Armand Basi está inspirada en la bohemia de principios del siglo XX te en los diseños de Josep Abril, que ha sabido dar vida propia a una colección confeccionada con mimo: limpia, entallada y sin ningún tipo de concesiones. El domingo fue el momento de Antonio Miró, que retornaba a la pasarela parisina tras dos años de ausencia con una fresca y desenfadada colección inspirada en Iberoamérica. La calidez que esa tierra emana, el sabor de sus gentes y la riqueza del color de sus trajes típicos han sido la fuente de inspiración en la que el diseñador catalán ha bebido para crear sus propuestas para la próxima primavera. Los diseños de Miró toman como base la suavidad de los tonos tierra, pero el catalán, con una atrevida apuesta cromática, los mezcla con colores tan vivos como el calabaza, fucsia o turquesa, que dibujan con audacia piezas muy ligeras y confortables, realizadas en fibras naturales como el algodón y el lino. También los tejidos sintéticos tienen cabida en algunas prendas de esta colección (cazadoras o chubasqueros) que aportan al conjunto un aire deportivo y refinado. Las siluetas se dibujan anchas y ligeras, en clara apuesta por la comodidad, que también se aprecia en camisas y jerséis de punto que se alargan hasta conseguir un confortable toque oversize. Sin duda, una colección audaz, incluso en sus complementos. Largos collares de semillas, teñidos en coral, verde o turquesa; sombreros de todo tipo- -desde el de ala ancha, que decía la canción, hasta el típico peruano, pasando por algún que otro guiño al bombín- divertidos cinturones que cuelgan como borlones, grandes pañuelos al cuello y bolsos para todos los gustos, son las apuestas del diseñador catalán para adornar sin complejos al atrevido hombre Miró. El acogedor hotel Saint James et Albany de la capital de la moda ha sido el escenario perfecto para acoger las nuevas creaciones de Miró para la próxima temporada, presentación que ha supuesto su regreso por la puerta grande a la siempre tan exigente pasarela parisina. Atrevida apuesta cromática Un modelo, en la pasarela parisina con un diseño de Armand Basi AP Sabor español en la Ciudad de la Luz Armand Basi y Antonio Miró exhibieron en París sus propuestas primavera- verano 2009 ANA ASENSIO ENVIADA ESPECIAL PARÍS. La firma española Armand Basi ha recalado de nuevo en París para presentar de la mano de Josep Abril, diseñador de su colección para hombre, sus creaciones para primavera- verano 2009, en el marco de la semana parisina de la moda masculina que se ha celebrado estos días en la capital del Sena. Una colección, en palabras del propio modista, inspirada en la indumentaria de la bohemia de principios del siglo XX que ha sabido seducir con un estilo clásico pero a la vez innovador al público que acudió al desfile de la firma española, que tuvo lugar en el Garage Turenne, en pleno corazón del barrio del Marais. Una sobria puesta en escena que mostró sobre la pasarela parisina una ropa sin florituras, realizada en tejidos de gran calidad que sostienen volúmenes generosos, creados a base de fruncidos y pliegues. Los modelos, que parecen artistas recién salidos de su estudio de pintura, lucen camisas largas de grandes volúmenes, pantalones bombachos o anchos shorts. La ausencia de color en sus prendas hace de ellas lienzos en tonos neutros, azules, grisáceos, hielo, yeso, marfil y blanco. Y, por supuesto, negro y marino, encargados de imprimir sobriedad al conjunto de la colección. Para contemplar algo de color hay que bajar la vista a ras de suelo, donde los zapatos captan la atención por sus alegres estampados. Los tejidos ligeros, volátiles, elegantes y pulcros, aunque con ciertos brillos satinados, dibujan piezas realizadas en algodones, sedas y ramio. Las americanas, con una sastrería impecable, se ajustan a la figura, coordinadas con pantalones extremos- -o muy anchos o muy estrechos- que en unas ocasiones marcan la silueta, y en otras, la envuelven con grandes volúmenes que terminan por ajustarse en el tobillo. El hombre, vestido sin ningún tipo de prejuicio, puede llevar con soltura un vestido corto, como utilizar monos de trabajo para el tiempo libre, guardapolvos o gabardinas. Todo se encuentra en continuo contras- Una propuesta de Antonio Miró para el próximo año AP