Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
104 DEPORTES España. campeona El camino al título LUNES 30 s 6 s 2008 ABC El Gasol de Luis Íker Casillas, Xabi Alonso, Fernando Torres, Cesc... Los jugadores de la roja se habían conjurado para brindarle el triunfo ante Alemania a Villa, el goleador de la selección, que, como el ala- pívot en el Mundial de Japón (2006) se perdió la final por lesión JAVIER HERNÁNDEZ Ahora mira a (David) Villa, el pobre, después de la Eurocopa que se ha marcado, no puede jugar y tenemos que ganar por él Las palabras de Cesc Fábregas, suscritas también por el capitán Casillas, Fernando Torres o Xabi Alonso, en las horas previas a la final de esta Eurocopa ante Alemania han sido todo un ejemplo del buen ambiente que ha reinado entre los hombres de Luis Aragonés. También son un recuerdo de ecos recientes, nada menos que del gran éxito del baloncesto español, con el Mundial logrado en Japón en 2006. Pau Gasol cayó lesionado en las semifinales de aquel torneo inscrito en letras de oro ante la tosca Argentina, un partido, el de ese 1 de septiembre de 2006, en absoluto de guante blanco (75- 74) una victoria in extremis tras aquel fallo en el triple del albiceleste Chapu Nocioni, nada que ver con el desenlace del Rusia- España, el claro 0- 3 del jueves. Entonces, el ídolo del básquet patrio, como Villa, no pudo seguir en la cancha. Gasol tuvo que abandonar la pista cogido en volandas por su hermano Marc y Jorge Garbajosa para aterrizar en una silla de ruedas. El 16 de los Lakers recibía el diagnóstico en la víspera de la final ante el combinado griego tras una resonancia magnética y un estudio radiológico en el hospital Kato Seikei Geka de Urawa (Tokio) Pau Gasol sufre fractura incompleta de la base del quinto metatarsiano del pie izquierdo El ala- pívot, que había cuajado un gran partido (19 puntos y 11 rebotes) celebró cojeando la clasificación de su equipo para la gran final. También a Villa, el brillante pichichi de esta Eurocopa, se le vio brincar, abrazarse a sus compañeros, y salir corriendo a celebrar con el once que acabó ese encuentro, tan histórica clasificación, ésa que entroncaba con el título de 1964 o con la final en 1984. Como Gasol, el menudo delantero del Valencia (1,75 frente a los 2,15 de Pau) ha sido uno de los baluartes del protagonismo de la roja en Austria y Suiza. Pero llegó aquel lanzamiento a quince metros de la frontal del área rusa, a la media hora de juego. El Guaje que ha encontrado su redención con la roja después de un curso muy raro en Valencia, quiso tirar la falta, atajada sin grandes problemas por el portero ruso Afinkeev. De inmediato, se le vino el mundo encima. Notó un pinchazo muscular en la pierna derecha. Tuvo que pedir el cambio. Su lesión no revestía la gravedad de la fractura de Gasol, pero el parte médico hecho público por el doctor Jesús Jiménez lo dejó muy claro, tras las pruebas, el sábado, en el hospital AKH de Viena: Sufre una microrrotura fibrilar que precisa seis días de recuperación y, luego, necesitaría un par de días más para volver a jugar sin secuelas, por lo que está descartado su concurso en la final Cesc, el 10 de exquisita técnica del Arsenal, le esperaba en la banda para darle un beso en la mejilla al compañero que dejaba el campo entre lágrimas. Y como en aquella final de Saitama, donde todos fueron Pau, pasando por encima de Grecia (70- 47) también anoche, cuando se acabó la final, Villa se fundió en un abrazo con Casillas, botó en el césped con Torres y se rodeó del resto de compañeros, con los nuevos reyes de la Europa futbolística. El beso de Cesc AP Cambio de Cesc por Villa Mala suerte la del Guaje al lesionarse ante Rusia y perderse la final. Él fue el primero en darse cuenta. De ahí sus ojos llorosos. Pero Luis dio una nueva lección de estrategia, sacó a Cesc, cambió el dibujo táctico y España hizo sus mejores minutos en la semifinal, con tres goles frente a los rusos. (Viene de la página anterior) y de maestría. Además, el delantero se convertía, con siete goles, en el máximo anotador español en las fases finales de los grandes campeonatos por delante de Butragueño, Morientes y de Raúl (todos con 6) Fernando ha trabajado muchísimo en este campeonato, sobre todo en los movimientos sin balón para mover a los centrales y dejar espacios para los interiores, y mantiene la historia de desamor con el gol. El Niño no marcaba con España desde el mes de septiembre de 2007 y por fin rompió la racha frente a Suecia, en una jugada de laboratorio a la salida de un córner. gunda parte, y supuso que Luis igualase la marca de más triunfos con la selección que tenía Javier Clemente (36) Luis es ahora el seleccionador con mejores números. Villa dejó el partido ante Rusia entre lágrimas, como el ala- pívot de los Lakers en la semifinal ante Argentina en el Mundial de Japón. Sus compañeros les habían prometido el triunfo en la final 6 Fin a la ansiedad de Torres. Aparece San Íker El partido de cuartos marcó el punto de inflexión para España. Se enfrentó a Italia en un partido muy complejo, que se decidió en la tanda de penaltis, después de finalizar con el empate inicial. En la ruleta rusa, Casillas fue mejor que Buffon. Detuvo dos lanzamientos a Di Natale y De Rossi, a la vez que Cesc marcaba el tanto decisivo. Lesión de Villa. En las semifinales, la selección perdió a su máximo goleador. Villa se lesionó en el lanzamiento de una falta y tuvo que entrar al partido Cesc. Otra vez funcionó la rotación y España no echó en falta al delantero. 8 9 7 El premio a los suplentes. El triunfo en los dos primeros partidos posibilitó la clasificación para los cuartos de final como primera de grupo. Este hecho permitió que el encuentro frente a Grecia lo jugasen los menos habituales y que descansasen los titulares. Cumplió España con un partido de convicción, sobre todo en la se- 10 Ha sido catalogada por muchos expertos como el mejor fútbol que se ha visto en la última década. España rozó la perfección en todos los sentidos. Segunda parte ante Rusia. Pau Gasol aguarda en los minutos previos a la final del Mundial de Japón (2006) DE SAN BERNARDO