Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 30 s 6 s 2008 España. campeona La contracrónica DEPORTES 101 La magia de los superhéroes bajitos Apoteosis en rojo y oro en una Viena prateresca de barroco y gótico. Día 29- J. Hora: 22: 49. Michel Platini, presidente de la UEFA, entrega la Copa de Europa a Íker Casillas. El Mar Rojo se abre... para ABC unas memorables crónicas del Mundial 82- Un fútbol de psicología poética; un baño de buena cultura; la apoteosis de la clase media; la magia de los locos bajitos. El fútbol, que ha sido injustamente agredido por pseudointelectuales de pitiminí, ofreció una de las más bellas gestas inolvidables. El músculo no desconfió del pensamiento, y la inteligencia se expresó en formas, en palabras, en movimientos. El primer movimiento se demostró merendando. Refrigerio voluntario antes de la charla técnica de Aragonés en el Hilton. A las 18: 50 sube la furia encarnada al autobús. Diez minutos de trayecto por el mar rojo de una Viena prateresca de barroco y gótico, por un Prater vienés de apoteosis en escarlata. Los aficionados pedigüeñean un autógrafo, un guiño, una caricia, un beso, un susurro. La Armada Invencible cruza el rubicón del Prater a las 19: 02. Luis Aragonés desembarca el primero; el último, Cesc Fábregas. Los elegidos para la gloria miran al infinito. Pisan la alfombra verde, y en un eterno retorno niertzscheano regresan al vestuario, donde se escucha la música de Jambao- Se parece a ti melodía talismán para la furia roja. Te miro en los ojos y se reflejan en ti gritan los jugadores. A las 20: 38 suena el himno nacional. Silencio poético. El once rojo proyecta sus ojos en el horizonte cóncavo y convexo, Sergio Ramos clava su mirada en el cielo, y Marcos Senna concede media sonrisa. De ahí a la apoteosis, que estalla a las 22: 35. La Viena de fin de siglo pasado fue un enorme centro de genios creativos: Oskar Kokoschka, Peter Altenberg, Gustav Klimt, Egon Schiele, Sigmund Freud, Karl Kraus, Otto Wagner, Adolf Loos. La Viena de este principio de siglo ha sido el tsunami de una inmensa magia de superhéroes, quienes rodearon y elevaron a los cielos a un entrenador ya de leyenda. Un talento inconmensurable derrochado en seis partidos, seis, y en una noche excepcional de garra, pundonor, voluntad roja. Hay quienes sospechan que la inmensa popularidad del fútbol es porque en la cancha se vive algo así como la sociedad perfecta: igualdad, equidad, libertad. España ha declamado del 10- J al 29- J lo que el gladiador José Tomás entregó en las Ventas el 5- J y 15- J: fuerza, clase, valor. Como relataría Víctor Hugo Morales, gracias Dios por el fútbol, por estas lágrimas, por esta Copa, por este España 1; Alemania, 0. Antonio Astorga a dinámica de lo impensado que es el fútbol hizo anoche justicia poética con España. El día 27 de junio de 1984, a las 21: 15, Michel Platini batía de libre directo a Arconada en el Parque de los Príncipes, y abría las puertas de la gloria a aquella fabulosa revolución azul francesa, de gracia solar, liderada por el 10 Tigana, Giresse, Genghini, Bossis, Tressor... Veinticuatro años y dos días después, a las 21: 15, en el Prater vienés, ante el rugido de la Curva Roja, Platini, presidente de la UEFA, felicitaba al Rey por el delicioso toque de uno de los nuestros, que canonizaba así el paraíso a un grupo sublime de superhéroes que estaba llamando a las puertas del edén: la nueva quinta del chupete Fernando cara de niño Torres festejaba el tanto con el pulgar derecho mordido entre los labios, y la mano izquierda señalando al cielo, a la gloria. Justicia poética. Lo que Platini nos quitó, Platini se lo devolvió a San Íker Casillas, con los ojos de Arconada, convidado por Platini, clavados en los ojos de Casillas. La camiseta del guardameta de la Real Sociedad, que realizó una Eurocopa 84 de leyenda, la llevaba enfundada Palop, y se la mostró a Platini. Así se honra la historia. Ayer pudo ser, y fue, un gran día. Moisés Aragonés, el sabio platónico de Hortaleza, cual Charlton Heston redivivo, abría de par en par las aguas del Mar Rojo, y nacía así el undécimo mandamiento: España. Triunfaron los poetas del gol, el espíritu de la fineza, de la suavidad y la elegancia, de la ironía y la desenvoltura- -como recordaría anoche Mario Vargas Llosa, torcedor perpetuo de España, que escribió L El goleador de la final, Fernando Torres, con el pichichi del torneo, David Villa REUTERS Igualdad, equidad, libertad Sergio Ramos besa la copa AFP Los tres porteros: Reina, Palop y Casillas AP Moisés Aragonés Los jugadores españoles hicieron pasillo a los subcampeones. En la imagen, el seleccionador alemán AP