Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 MADRID España, campeona s La euforia estalla en la calle LUNES 30 s 6 s 2008 ABC Decenas de aficionados de la selección española se bañan en las fuentes del Paseo del Prado, junto a la plaza de Cibeles EFE Yo no pude verlo Policías, sanitarios, encargados de la limpieza, vigilantes, vendedores... Ayer también hubo muchos trabajadores que solo pudieron disfrutar del partido con los transistores, en una tarde en la que casi se paraliza la capital durante 90 minutos J. M. CAMARERO MADRID. Las Urgencias del Hospital Gregorio Marañón están prácticamente paralizadas, y no por falta de sanitarios. Vendrán dos o tres casos, no más apuesta segura Teresa, una enfermera del centro. Normalmente, un domingo, en una hora y media, llegarían casi 20. Pero alguien tiene que estar aquí esperando afirma. Ya puedo dar vueltas con el autobús explica José Manuel, conductor de la Empresa Municipal de Transportes, que no montará casi nadie Me tengo que tostar al sol, y encima, sin ver el partido se queja Jesús, un trabajador del servicio de limpieza del Ayuntamiento de Madrid. Son sólo tres casos que reflejan la desesperación de muchos trabajadores que, ayer, no pudieron ver el partido junto a los suyos. Pero había solución. Los transistores y este pequeño auricular inalámbrico, para que nadie se de cuenta de que estoy escuchando la radio explicaba Manuel, vigilante de un aparcamiento público de la calle Goya. Ayer fue la tarde de las radios portátiles o de esas pequeñas televisiones que casi nadie usa en sus casas, pero que ahora nos vienen de miedo se congratulaban María y unas compañeras del hospital. Quienes se sentían más afortunados eran los trabajadores de algunos centros comerciales que cerraron a las ocho de la tarde para que pudieran disfrutar del partido. En realidad indicaba una dependienta, lo hacen porque durante el partido no hay más que unos cuantos clientes, y están todos concentrados en la sección de Electrónica, en las teles Sin embargo, no todos pudieron disfrutar del encuentro, ni siquiera a través de los auriculares. Para Javier y sus compañeros, empleados de Metro de Madrid, al estar bajo tierra, la conexión con la euforia exterior se hacía difícil. La estrategia era clara: subir a la superficie por turnos, para escuchar el partido. Lo peor es que siempre hay gente en el Metro, nunca se queda vacío, la verdad explicaban un tanto desesperados. Tampoco lo tenían muy fácil los agentes de la Policía Municipal, que se encargaban de vigilar recintos como el Palacio de los Deportes o la plaza de Colón. A través de la radio de sus vehículos, podían estar pendientes del partido. Pero tenemos que tener los ojos puestos en la gente, que se pasa demasiado con la bebida afirmaban con resignación. Ni siquiera por la radio Trabajar y disfrutar del partido Toda la información del triunfo de España en páginas de Deportes Madrid se vació durante el partido. En la imagen, Concha Espina EFE