Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 30- -6- -2008 Un ecuatoriano de 18 años muere de una puñalada en el corazón en Ciudad Lineal 45 Miles de personas enfervorizadas se concentraron en la plaza de Cibeles, frente al edificio del Ayuntamiento EFE biendo güisqui, cerveza y calimocho en plena vía pública. La Policía Municipal no lo impedía. Como tampoco negó la entrada al perímetro de Colón a grupos neonazis y skin heads que portaban banderan preconstitucionales y de las ¿extintas? Bases Autónomas. Era curioso ver ondear, a sólo unos metros, una enseña republicana. Son las cosas que tiene el fútbol. Gisela, Leticia y Laura llegaron el viernes desde Miranda de Ebro. En estos tres días les ha dado tiempo a hacer de todo: Hemos salido de compras, fuimos a un musical, cenamos en un restaurante erótico y hoy hemos venido a Colón, con nuestras banderas del Club Deportivo Miranda, que está en Segunda B, pero que son rojas. Y luego, vestimos faldas y collares amarillos En la calle de Alcalá y la Gran Vía, el espectáculo no era muy diferente al resto de las principales arterias. Atasco generalizado, pero, por una vez, sin el consiguiente cabreo. Todos pitaban. Todos gritaban. ¡Mañana, fiesta nacional! ¡España, la mejor! La plaza de Cibeles se nutrió de forofos. El panorama era de lo más elocuente: un joven paseándose con un trozo de carril- bus bajo el brazo; otro, con una papelera en la cabeza, y un tercero, con un cono de tráfico como sombrero. Ya lo avisaban: ¡Alcohol, alcohol, alcohol... Hemos venido a emborracharnos, el resultado nos da igual! ¡PERO QUÉ GUAPA ERES, PRECIOSA, MUNICIPAL! Un torero de pega, mujeres árabes con el velo y vistiendo la camiseta de España, y vendedores ambulantes, fueron parte del paisanaje colectivo POR C. H. MADRID. Hay gente que, a la mínima, encuentra un motivo para dar el cante Y ganar la final de la Eurocopa debe de ser una razón de mucho peso. El paisanaje que se dejó ver por el centro durante y tras el encuentro no tenía precio. Un torero rubio de bote, se dejaba hacer fotos con todo aquel que se lo pidiese. Estaba encantado consigo mismo. Al igual que los miembros y miembras de espíritu más forofo- -o fogoso- que, despechugados, lucían palmito incluso ya entrada la noche. Los que iban vestidos, eso sí, lo hacían de riguroso rojo, uniformando la alegría colectiva. Otras escenas tampoco le iban a la zaga. No dejaba de llamar la atención un par de mujeres árabes vestidas con la camiseta del combinado nacional. Cuatro marroquíes ya lo auguraban: España ganará en un 100 Van a marcar Silva, Torres y Puyol... ¡Pero si Puyol es defensa! Es igual, va a meter un gol hasta Casillas! bromeaba uno de ellos. Tres chinos, estudiantes de español, se resignaban: En nuestro país, hay mucho fútbol... ¡Pero es muy malo! De similar opinión es Paul, un ecuatoriano que sólo lleva tres meses en nuestro país pero que vivió el encuentro de ayer de manera muy especial. Aquí está la esencia del fútbol. Los que somos de fuera vivimos el partido como si fuera nuestra selección. Pero en España se nota que el potencial es más desarrollado, con un juego diferente Yuro es cubano y lleva un año en España. Estudió cine en la prestigiosa escuela de La Habana. Vende camisetas de España junto a la Biblioteca Nacional. Para ganar dinero y hacer cine... Y también por un hijo que tengo explica. Sobre el resultado del partido, se muestra muy contento: ¡Claro, tenía que ganar la madre patria! Los había más descarados, al paso de una agente: ¡Qué guapa eres, preciosa, municipal! Hoy se nos está todo permitido le dice otro.