Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 INTERNACIONAL LUNES 30 s 6 s 2008 ABC Qué hacer con Afganistán Las naciones que integran la fuerza internacional en el país afgano disienten sobre la estrategia para estabilizar la zona, lo que está mermando las expectativas en el terreno y acelerando el traspaso de mayores responsabilidades a las tropas locales TEXTO Y FOTO MIKEL AYESTARAN ENVIADO ESPECIAL KABUL. No vamos a estar aquí para siempre. Los afganos deben darse cuenta de que la solución está en sus manos y que llegará el día en que la comunidad internacional no estará aquí El portavoz de la ISAF (Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad) el general portugués Carlos Branco, vive semanas frenéticas. Con el ataque a la prisión de Kandahar y la posterior fuga de casi mil reclusos, los talibanes asestaron un duro golpe de efecto a las tropas internacionales que vieron cómo los insurgentes pusieron en jaque a la principal ciudad del sur del país sin demasiado esfuerzo. Supuso un punto de inflexión. Golpearon y lograron convencer a los medios de comunicación de que tenían capacidad incluso para tomar Kandahar, algo imposible porque el despliegue inmediato de la ISAF y del ANA (Ejército Nacional Afgano, siglas en inglés) atajó la crisis en 24 horas asegura Branco desde el cuartel general de la ISAF. La misión internacional en Kandahar supuso la primera prueba seria para un Ejército afgano, que desplegó a ochocientos hombres en muy poco tiempo en los aledaños de la zona, lo que supuso una muy buena noticia. Además, luego nos demostraron que son unos excelentes combatientes comenta Branco. Las banderas del cuartel general de la ISAF, siempre a media asta por el permanente goteo de víctimas, ejemplifican la moral en el interior de la misión. Un estado de ánimo que contrasta con las promesas millonarias efectuadas en la última conferencia de París y el fuerte incremento de tropas que se ha producido en los últimos doce meses. Las diferencias de criterios militares y de ayuda al desarrollo entre los cuarenta países miembros y la limitación de capacidades reales frente a la supremacía estadounidense, están afectando a la funcionalidad de esta operación en la que por primera vez en la historia la OTAN se enfrenta a un movimiento de insurgencia. La motivación inicial de la lucha contra el terror se va diluyendo como el conflicto iraquí se desinfló con el paso de los meses la teoría de las armas de destrucción masiva Militares, cooperantes y diplomáticos se empiezan a preguntar ¿qué hacemos aquí? Esta pregunta ha llegado incluso al interior de la comunidad británica, una de las más comprometidas con 7.800 hombres sobre el terreno, y otros doscientos en camino. La opinión pública británica empieza a dudar de esta misión y discute el envío de los nuevos refuerzos prometidos por el primer ministro Brown. Las divergencias tácticas entre Londres y Washington también quedan patentes sobre el terreno. Mientras los británicos se han centrado en la complicada provincia de Helmand y han intentado, sin fortuna, el acercamiento a elementos talibanes con la intención de negociar y dividir así al rival, los estadounidenses optan por el ataque frontal en todas las provincias, sin ningún tipo de variantes a la vía militar. En este clima de incertidumbre, la ISAF ha decidido aumentar el ritmo de acciones que le permitan transferir competencias a las fuerzas de seguridad afganas y para ello se apuesta por la construcción de las denominadas Bases de Operaciones Adelantadas (FOB, por sus siglas en inglés) Los responsables de la ISAF asumen el aumento espectacu- Los británicos ya empiezan a cansarse de la estrategia militar de EE. UU. centrada sólo en combatir sin cuartel lar de los incidentes en el sur del país, pero aseguran que muchos de ellos se deben a la iniciativa táctica por parte de nuestras tropas y no a emboscadas o ataques de la insurgencia. Una vez finalizada una operación, se limpia la zona de enemigos y se hace un esfuerzo para construir lo antes posible una FOB, que tras un tiempo en manos extranjeras se transfiere al Ejército afgano. Una estrategia clásica de conquista y ocupación, ya que la experiencia ha demostrado que de nada servía realizar operaciones si luego no se ocupaba el terreno ganado. La seguridad de Kabul también empezará a transferirse a los afganos en agosto. Un proceso que llevará su tiempo debido al impacto mediático que para la misión puede tener cualquier incidente que ocurra en la capital. Policías españoles y alemanes departieron con camaradería en una base de la Eupol, antes de la gran final de la Eurocopa El Gobierno israelí acuerda el canje de los dos soldados que da por muertos por presos de Hizbolá LAURA L. CARO CORRESPONSAL JERUSALÉN. Aunque el Estado hebreo les da por muertos, el Gobierno de Israel aprobó ayer recuperar a los cuerpos de los soldados Eldad Regev y Ehud Goldwasser, capturados en julio de 2006 por Hizbulá, a cambio de entregar a la milicia libanesa cinco presos vivos, entre ellos el terrorista druso Samir Kuntar- -condenado en Israel a cuatro cadenas perpetuas- -y los restos de docenas de guerrilleros libaneses. El canje fue ratificado ayer por 22 ministros, aunque hubo tres abstenciones de quienes quisieron dejar constancia de las advertencias contra el pacto del servicio secreto Mossad y el servicio de seguridad Shin Beit. Ambas agencias sostienen que el trato alentará nuevas capturas de militares y derrumbará el potencial disuasivo israelí en Líbano. No tenemos esperanza, habrá tanta tristeza en Israel como humillación, a sabiendas de las fiestas que se organizarán en el otro lado expresó a favor del acuerdo el Ehud Olmert. El primer ministro defendió el canje invocando la obligación nacional y moral de apoyar a los familiares de las víctimas, y de que no hay ninguna posibilidad de que ambos soldados aún vivan. La captura el 12 de julio de 2006 de Eldad Regev y Ehud Goldwaser desencadenó la guerra entre Israel y Hizbolá, y la convicción hoy es que ambos murieron cuando fueron atrapados o poco después. Junto a ellos, Israel recibirá también información sobre Ron Arad, el piloto judío también capturado en Líbano hace 22 años, y tendrá que transferir a la ONU información sobre cuatro diplomáticos iraníes desaparecidos en la década de los 90, además de un número indeterminado de presos palestinos a Hizbolá. Se espera que el intercambio se materialice en cosa de días. Fuerzas divididas