Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 ESPAÑA LUNES 30 s 6 s 2008 ABC La frontera fantasma Cientos de subsaharianos deambulan entre Uxda (Marruecos) y Maghnía (Argelia) a pesar de que ambos países mantienen desde 1994 cerrada su frontera. Todos tienen un único objetivo: Europa. Y hay una única manera de conseguirlo: por España. LUIS DE VEGA CORRESPONSAL UXDA (MARRUECOS) Voy hacia Maghnía. Hay mucha seguridad, muchas redadas, muchos militares. Hasta en el mar John camina desde Marruecos hacia Argelia, a ratos por la vía del tren. No hay ningún peligro de ser atropellado porque ambos países cerraron su frontera en 1994. Sobre las traviesas crece libre la vegetación, que en algunos tramos vacila al pasado con arbustos de más de dos metros de altura. La gran mayoría de los emigrantes irregulares que llegan a Ceuta, Melilla o el sur de la Península transitan por estos caminos. Hace una semana que este marfileño de 29 años se embarcó en una zodiac en una playa de Alhucemas (Marruecos) para llegar a la costa andaluza. Poco después de partir la expedición fue interceptada por la Marina Real marroquí y sus integrantes enviados a la frontera con Argelia. John lleva ya muchos intentos desesperados por dar el salto a Europa. Muestra las cicatrices que le hicieron las alambradas de Melilla en los sangrientos asaltos de 2005. Ahora cruza a la localidad argelina de Maghnía, a unos 30 kilómetros de la marroquí de Uxda, para descansar, coger fuerzas y trabajar, que es más fácil para ellos fuera del reino alauí. Sus chanclas de piscina no son lo más adecuado para estas caminatas, pero es lo que hay. Como único equipaje, una botella de plástico con agua. Junto a él andan un congolés y un malí. Una hora por detrás les siguen un senegalés y otro marfileño. Al menos una decena de ellos reculó el pasado miércoles, cuando se hizo este reportaje, por la presión policial marroquí, según Hicham Baraka, presidente de la ONG ABCDS. Todos están curtidos en las idas y vueltas a través de esta frontera cerrada en su paso oficial pero tremendamente permeable, por la que además de los subsaharianos pasa sin ningún problema todo tipo de contrabando, especialmente la gasolina, que llega mucho más barata desde Argelia. Fácilmente uno puede terminar sin querer en territorio argelino sin darse cuenta. Nedjma le da la bienvenida a Argelia advierte el mensaje de una compañía telefónica en el móvil del periodista. Las playas desde donde salen las barcas hacia Andalucía y los montes que rodean Melilla están siendo escenarios de intensas redadas de los militares marroquíes, que han detenido a más de doscientos subsaharianos en los últimos días. El viernes fueron rescatados los tripulantes de una patera cerca de la isla de Alborán. Pero expulsarlos hacia el borde del vecino magrebí no hace sino alargar este juego bautizado desde hace años como ping- pong Algunos de los que fueron detenidos por las dos avalanchas en la frontera de Melilla del pasado domingo ya se encuentran de camino a los bosques que rodean la Ciudad Autónoma después de haber sido expulsados a Argelia. Nuestro objetivo es uno: Europa Ahmed es un gambiano que hace dos meses iba en la barca hinchable tipo zodiac que, según denuncian los emigrantes y diversas ONG, fue pinchada por militares marroquíes mientras se dirigía a España. El Gobierno de Rabat niega tajantemente que fuera responsable del incidente, en el que murieron más de treinta personas. Ahmed convive junto a varias decenas de emigrantes en un monte entre Uxda y Argelia. El hastío y la desconfianza les mantiene la boca casi cerradas y la presencia del periodista no es bienvenida. En el grupo hay varias mujeres que se quitan del medio. Entablar una conversación es complicado, sobre todo porque la cámara intimida. Tras casi una hora de encuentro sólo permiten que se les fotografíe de espaldas, mientras enfilan un camino a la caída del sol, cuando sus sombras a contraluz parecen fantasmas en esta frontera antesala de Europa. Las mafias se hacen fuertes en el campus de Uxda Representantes de la tribu Ibo de Nigeria se han hecho fuertes entre los grupos de emigrantes que están entre Argelia y Marruecos. Su principal jefe opera desde Maghnía (Argelia) Estos nigerianos forman mafias que imponen su autoridad a veces de manera muy violenta, como ha podido comprobar ABC. En el campus de la Universidad Mohamed V de Uxda (noreste de Marruecos) han organizado ataques contra otras comunidades de subsaharianos que ni siquiera se han atrevido a responder las Fuerzas de Seguridad. En los jardines universitarios conviven más de 500 emigrantes. Los Ibo deciden quién entra y quién no. Intensas redadas Las playas desde donde salen las barcas y los montes que rodean Melilla son escenarios de intensas redadas Los inmigrantes se encontraban en buen estado de salud pese a las peligrosidad de su travesía DESIRÉE MARTÍN Llega a la costas de Tenerife un cayuco con 179 inmigrantes, entre ellos 26 menores de edad S. E. SANTA CRUZ DE TENERIFE Un total de 179 inmigrantes, entre ellos 26 menores, llegaron ayer al muelle de Los Cristianos, al sur de Tenerife, después de que la rudimentaria barca pesquera en la que se encontraban hacinados, fuera detectada a ocho millas de la costa por el buque de Salvamento Marítimo Punta Salinas La mayoría de los inmigrantes, que procedían de diversos países africanos, se encontraba en buen estado de salud, salvo uno- -mayor de edad- -que tuvo que ser trasladado a un centro sanitario para recibir asistencia médica debido al agotamiento y la deshidratación, precisaron fuentes de la Cruz Roja. La embarcación, de fabricación senegalesa, fue escoltada hasta la costa, tras ser localizada por el Punta Salinas a primera hora de la mañana, en concreto por otro buque, también de Salvamento Marítimo, y la patrullera Pico Teide de la Guardia Civil. Una vez en el muelle, los extranjeros, todos varones, fueron atendidos por efectivos de la Cruz Roja. Hace aproximadamente una semana, desembarcaron unos 500 inmigrantes en las islas Canarias, de los cuales cuatro fallecieron en los hospitales debido a las agotadoras condiciones de su peligrosa travesía. Varias organizaciones no gubernamentales han cifrado en 900 las personas que han muerto en el mar durante el 2007 mientras intentaban alcanzar las costas españolas, pese a que el número de inmigrantes ha descendido considerablemente tras el récord de 31.678 personas registrado en 2006.