Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 30 s 6 s 2008 ESPAÑA 25 El viaje al centro El problema del PP no es una cuestión trascendental, sino instrumental. Se trata de revisar cómo es su relación con la opinión pública y con los votantes, como ha demostrado la ineficacia de un determinado tipo de discurso para ganar las elecciones siones necesaria (si es seria, claro) pero tal y como parece presentarse en este periodo de resaca, no resuelve nada. El problema del PP no es una cuestión trascendental, sino instrumental. Se trata de revisar cómo es su relación con la opinión pública la reina del mundo según Pascal) y con los votantes, como ha demostrado la ineficacia de un determinado tipo de discurso para ganar las elecciones y ha confirmado la última encuesta del CIS sobre lo que ocurrió aquella jornada. El viaje al centro de la derecha española, desde finales de la década de los ochenta, no es precisamente un Bad Godesberg- -que en algunos aspectos sería útil- sino la rectificación de una deriva estratégica en la que un cierto dogmatismo y una particulares maneras les aleja de los votantes necesarios para ganar los comicios. Puede ser, en ese sentido, retrospectivamente frustrante- ¿otra vez? -pero parece necesario para retomar las riendas. No debe resultar desconcertante, de todos modos, para al menos el 84 de los compromisarios que estuvieron en Valencia y para la mayoría de los votantes que, según reiterados sondeos, se consideran no sólo de centro sino también más al centro que el partido al que apoyan. Los críticos son heterogéneos y no han sido capaces ni de formalizar una candidatura ni de presentar una alternativa política y, quizá por ello, ese magma se viene amparando en la mayor contundencia de quienes no están dispuestos a reconocer ningún tipo de error o equivocación. Toda la retórica sobre los principios las esencias los valores y la fidelidad al pasado está en esa línea, como el discurso del ex presidente Aznar en Valencia. Tras el fracaso en el Congreso, abandonada por no iniciada la hipotética discusión sobre ideas, esos grupos parecen conformarse, como propuesta, con distinguirse de algún modo (de cualquier modo, quiero decir) de la dirección del partido. Y quizá porque, al conseguir esta un cierto alivio en el cónclave, considera que ese afán de distinción supone una erosión, se puede dar ahora la paradoja de que el PP, en vez de ser lo que sus representantes han querido, se empeñe en tratar de dar la impresión de que esa distinción no existe. Veamos. Esperanza Aguirre, tras no conseguir hacer un Gobierno autonómico con los que aparentemente o de verdad se quieren distinguir de Rajoy, decide dejar en la calle a los que dan la impresión de estar más próximos. La nueva secretaria general del PP comenta que es un asunto interno del partido en Madrid porque, dife- Germán Yanke Críticos heterogéneos ¿Se rebelarán de nuevo los críticos en el PP? ¿Le darán un respiro a Rajoy o la batalla va a continuar? ¿Están desconcertados los militantes, como dice Esperanza Aguirre, por un nuevo viaje al centro ¿Será capaz el recién reelegido presidente del partido de integrar a todos? A pesar de las apariencias, y del morboso espectáculo de estos últimos meses, me temo que el problema del PP no está ahí, sino más bien en la necesidad de olvidarse, por elevación, de todo eso. Pasado el congreso, la introspección puede ser en oca- Entra en lo razonable que el PP pretenda limar las aristas con los nostálgicos desconcertados rencias, parece que no hay. El nuevo vicesecretario de Comunicación se enzarza en una retahíla de disculpas con la Cope por no haber sido tan habilidoso dialécticamente como suele. El mismo Rajoy deja un puesto en el Comité Ejecutivo para ver si, después de lo importante (que era la suerte de España en el Campeonato Europeo de Fútbol) María San Gil decide volver a casa. Como si todo fuese un malentendido... Entra en lo razonable que el PP no quiera ahondar ahora en las heridas e incluso que pretenda limar las aristas con los nostálgicos desconcertados. El problema es el cúmulo de energías que vaya a disponer para ese acercamiento en vez del necesario para distinguirse razonablemente, y con otro discurso, de la política del Gobierno y el PSOE, que van a ser, mal que les pese a los críticos sus únicos adversarios en las urnas. Un simple ejemplo: la mayoría de los ciudadanos tienen ahora el convencimiento de que, sobre la situación económica, el PP tenía más razón que el Gobierno y dispone en este momento de un diagnóstico más sincero y certero. ¿Qué es mejor, insistir en lo bien que lo hizo en el pasado el Gobierno del PP o conocer con exactitud y claridad el catálogo de soluciones que ahora propone? Pues a ello, al centro del asunto. Hay puntos Iberia Plus en todas partes. Por ejemplo, en los hoteles. Alquilando un coche. Viaje con los puntos Iberia Plus. Entre en Iberia. com, solicite su tarjeta Iberia Plus y verá lo fácil que es acumular puntos y canjearlos por vuelos, noches de hotel, alquiler de coches, paquetes turísticos y muchos beneficios ¡Acumúlenos! O en su gasolinera. más. Y ahora hasta el 30 de septiembre, 50 puntos de regalo por hacerse titular de Iberia Plus. Con Iberia Plus, viajar es cada vez más fácil. En más de 80 compañías asociadas. su próximo viaje. Regálese Consiga su tarjeta Iberia Plus en iberia. com puntos extra a cada nuevo titular. 50 iberia. com Gane puntos Iberia Plus volando con una de las mejores redes mundiales: