Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 30 s 6 s 2008 ESPAÑA 19 Zapatero intenta cerrar un viaje a Marruecos para antes de las vacaciones Si Mohamed VI encuentra un hueco en su agenda podría celebrarse el 7 o el 8 de julio L. DE VEGA CORRESPONSAL L. AYLLÓN RABAT MADRID. El Gobierno trata de cerrar para las próximas fechas la visita de José Luis Rodríguez Zapatero a Marruecos. La experiencia de los numerosos viajes anunciados anteriormente que, al final, se han frustrado rodea de prudencia las gestiones de Moncloa, consciente de las dificultades que tiene cerrar una agenda con las autoridades del reino alauí. Según fuentes solventes consultadas por ABC, hay posibilidades de que el desplazamiento se lleve a cabo a comienzos de la próxima semana, en torno a los días 7 y 8, o incluso el 9, aunque esa fecha plantea ciertos problemas porque Zapatero tiene previsto viajar ese mismo día a Atenas para realizar una visita a Grecia. Si no se llegara a cerrar para esas fechas, la opción sería dejarlo para la segunda quincena de julio, ya que hasta entonces la agenda de Zapatero está cargada. En cualquier caso, el deseo del jefe del Ejecutivo sería poder viajar al país vecino antes de las vacaciones de agosto. El problema es que no resulta fácil conseguir un compromiso firme de la autoridades marroquíes sobre las fechas ni tampoco sobre el lugar, ya que no se conoce con exactitud en qué ciudad está el Rey Mohamed VI, que acaba de volver de una exótica gira de tres semanas por el extranjero. El viaje de Rodríguez Zapatero se produciría poco tiempo después de que se haya registrado por el paso fronterizo de Melilla una avalancha de inmigrantes desde suelo marroquí, un hecho que algunos observadores han vinculado con el malestar de las autoridades de Rabat ante la nueva directiva europea de retorno de inmigrantes suscrita por España. Este asunto estará, sin duda, en las conversaciones de Zapatero con el monarca alauí. Se espera que el viaje del presidente del Gobierno sirva también para cerrar del todo la crisis abierta el año pasado tras la visita de los Reyes a Ceuta y Melilla. La normalidad ya se restableció hace varios meses con la vuelta a Madrid del embajador marroquí, Omar Azziman, que había sido llamado a consultas Mohamed VI, pero el Monarca no ha dado ningún paso atrás en su reivindicación de los territorios españoles. No parece, sin embargo, que estemos ante un momento propicio para que Rabat pise el acelerador sobre las dos ciudades autónomas. Su mayor atención se centra, desde hace meses, en el plan de autonomía para el Sahara Occidental, presentado el año pasado en Naciones Unidas. Pese a la opinión en contra del grueso de la población española, alineada con la postura de las asociaciones de apoyo al Frente Polisario, el Gobierno socialista ha dejado entrever sin cortapisas su apoyo a ese plan, que no prevé un referéndum de autodeterminación para la ex colonia española. El terrorismo y la delincuencia son otras preocupaciones en las relaciones bilaterales. Las especulaciones sobre la visita de Rodríguez Zapatero a Marruecos se desataron tras su victoria electoral del pasado marzo. La prensa marroquí interpretó que, según la tradición, su primera visita al extranjero debería ser al reino alauí. La diplomacia española tuvo que aclarar que esa norma no escrita se circunscribe únicamente al estreno del cargo y no a segundos mandatos. De todos modos, la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, llegó a anunciar el viaje oficial para primeros de mayo, algo que no se pudo cumplir, porque Mohamed VI no encontró un hueco en su agenda. Sahara Occidental