Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA LUNES 30 s 6 s 2008 ABC Edurne Uriarte ESPAÑOLAZOS l magnífico manifiesto liderado por Fernando Savater tiene un solo problema, el del despiste político. Lo que no es asunto menor teniendo en cuenta que la sustancia y el objetivo del manifiesto son políticos. Los referidos a los derechos de los españoles que no pueden aprender o utilizar con libertad el español en algunos lugares de España. Porque determinados partidos no los garantizan. Y he ahí el despiste, en la identificación de esos partidos. Mejor dicho, en su falta de identificación. Lo que es algo así como elaborar un escrito contra la alianza de civilizaciones y reivindicárselo a la derecha, como si tuviera alguna responsabilidad en ese asunto. Y con el español, igual. El manifiesto no diferencia responsabilidades políticas, por lo que dudosamente puede ser eficaz en sus resultados políticos. Y resulta que el problema está exclusivamente en unos lugares específicos, Cataluña, Baleares y Galicia, donde cogobierna el PSOE. Y en el País Vasco, donde ha co- gobernado y donde insiste en rechazar de plano cualquier posible acuerdo con el PP, el único que podría garantizar la lengua común. Ellos deberían ser los destinatarios del manifiesto, los nacionalistas y quienes les apoyan en sus políticas lingüísticas, PSOE e IU. Lo que el manifiesto denuncia es una responsabilidad de la izquierda española, no de la derecha. De la misma forma que ha sido una reivindicación de la derecha y no de la izquierda. Españolazos los de la peineta o, más directamente, fachas algunas de las lindezas atribuidas a los defensores de la lengua, de la bandera o de la identidad española, se las han ganado durante muchos años los activistas de la derecha. Es una vieja batalla a la que se sumó Ciudadanos y luego la UPyD. Y antes y ahora, faltan los que faltan, IU y prácticamente todo el PSOE, todo el que no se fue a la UPyD. Ha firmado con entusiasmo toda la derecha, la política, la intelectual, la periodística. Feliz de verse acompañada por algunos de los intelectuales más prestigiosos de la izquierda. Y esperanzada de que el resto de la izquierda llegue algún día a ese ingrato y denostado club de los españolazos. E Juan José Ibarretxe, ayer durante la regata de traineras en el Ebro, con gafas oscuras y gorra FABIÁN SIMÓN Ibarretxe pasea su plan independentista por la Expo tras el rechazo general El lendakari, que presidió el izado de la ikurriña, fue recibido con abucheos del público MANUEL TRILLO ZARAGOZA. Mientras su referéndum ilegal sobre la independencia del País Vasco agita las aguas de la política española, el lendakari se embarcaba ayer en un catamarán en el Ebro para presenciar una competición de traineras en Zaragoza. Ni siquiera el día que toda España está con la selección nacional, y los colores de la bandera están en todos los rincones, el lendakari dio un respiro en su afán independentista. El lendakari se organizó un acto en la Expo para hacerse la foto con una gran ikurriña y no dejó pasar la oportunidad para hablar del agua nueva que bebe el pueblo vasco. Muchos visitantes del recinto ferial recibieron al singular político con un sonoro abucheo. Tocado con una gorrilla y con gafas de sol, Ibarretxe se subía para seguir la competición al Félix de Azara, un pequeño barco propulsado con energía solar, acompañado del delegado del Gobierno en Aragón, Javier Fernández, y de dos consejeras del Ejecutivo vasco. Se trataba del acto más llamativo de los organizados con motivo del Día regional del País Vasco en la Expo 2008, un evento que ha tenido en la recuperación del protagonismo del río uno de sus principales efectos urbanísticos en Zaragoza. De hecho, la regata de traineras fue la primera prueba deportiva que se celebra en el cauce del Ebro desde que una pequeña presa permite que sea navegable, incluso para pequeños barcos como desde el que Ibarretxe asistió ayer a las evoluciones de los remeros. Aún sin desembarcar, el lendakari entregó el premio al equipo ganador, el vizcaíno de Urdaibai, y sostuvo la ikurriña que agitó con alborozo el representante de los vencedores. Al lendakari se le veía feliz, pese a los silbidos que se escucharon. Recibió mensajes de ánimo de sus seguidores y algunos aprovecharon para fotografiarse con él. Durante la jornada, Ibarretxe fue recibido en la sede del Gobierno aragonés por su presidente, Marcelino Iglesias, pese al desafío nacional que ha planteado el presidente autonómico vasco, con su referéndum ilegal. El jefe del Ejecutivo aragonés, en cambio, no asistió ni a la regata ni a los actos oficiales celebrados por la tarde en el recinto de la Expo, como tampoco lo hizo el alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch. El ambiente en la muestra, donde numerosos visitantes agitaban banderitas españolas a la espera de la final de la Eurocopa, era bien distinto al que encontró por la mañana y durante el izado de la ikurriña se podía escuchar de fondo a los hinchas de la selección. Ibarretxe no tuvo ni una señal de ánimo o complicidad con los aficionados ante el partido de España. La ministra de Ciencia e Innovación, la guipuzcoana Cristina Garmendia, representó al Gobierno en la ceremonia en honor de la Comunidad vasca, y en su discurso recordó los valores de la cooperación, la innovación y el ingenio de los vascos, que Euskadi va a saber aprovechar para hacer frente a los desafíos Ibarretxe, por su parte, recitó unos versos en vascuence, en clave política, como siempre, que tradujo como bebemos de la vieja fuente, siempre agua nueva de la vieja fuente que empleó como metáfora de la historia del pueblo vasco. Hinchas de España en la Expo No ganaron los suyos Ibarretxe aprovecha su visita a Zaragoza para promocionarse y hablar del pueblo vasco que bebe de la vieja fuente, siempre agua nueva de la vieja fuente