Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 OPINIÓN LUNES 30 s 6 s 2008 ABC Antonio García- Pablos de Molina Catedrático de Derecho Penal y director del Instituto de Criminología de la Universidad Complutense de Madrid TRIBUNA ABIERTA MÁS DE UN MILLÓN DE FIRMAS AS de un millón de firmas- -pocas, pienso, para las que su justa causamerece- -harecogidoelpadre de Mari Luz, modelo ejemplar de coraje, detesóny demesura, para reclamar de los poderes públicos el castigo de todos los culpables de la trágica muerte de su hija, así como la oportunas reformas legales. Profundizando en esto último, permítanseme dos reflexiones de penalista, dejando a salvo mis sentimientos personales de admiración y solidaridad hacia Juan José Cortés y su familia. 1. Entiendo que ni la cadena perpetua clásica, ni el íntegro cumplimiento de las condenas constituyen hoy una meta legalmente viable; como el anunciado Registro de pederastas o la lista pública de estos delincuentes tampoco garantizan la eficaz protección en el futuro de otras víctimas, de otras inocentes Mari Luz. Lo que importa es, a mi juicio, arbitrar un sistemademedidas clínicas, y de seguimiento o control preventivos de los penados cuya peligrosidad subsista una vez extinguida la condena, esto es, después de la excarcelación de los mismos. En cuanto a la mal denominada cadena perpetua (de la que, por cierto, en el espacio europeo solo han pres- M Lo decisivo no es el rigor nominal o real de las penas, ni la creación de Registros o listas públicas de pederastas, sino el seguimiento clínico y las medidas de control y prevención que se adopten en el futuro respecto a los penados que han saldado su deuda con la justicia cuya peligrosidad subsista con posterioridad a la excarcelación cindido España, Portugal y Noruega) el Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha declarado a coro de con el Convenio solo aquella que contemple un mecanismo flexible de revisión periódicadelaprisión, demodoqueesta no implique reclusión de por vida. Por lo que se refiere al tópico- -lo es- -del cumplimiento íntegro de las penas nuestro ordenamiento parte paradójicamente del principio contrario. Así, elCódigoPenaldistingueentrepena impuesta por elTribunal y pena que en efecto se cumple y estableceunostopesmáximos de cumplimiento, cualquiera que sea el número y entidad de los delitos cometidos y la gravedad de las penas impuestas. Más aún: el cumplimiento de la pena de prisión se somete a un régimen de grados o fases que, en sus estadiosmásavanzados presupone la libertad o semi- libertad del penado. Meparece, pues, queprometan lo que prometan al padre de Mari Luz, la petición de este trasciende con mucho el endurecimiento dela pena alos pederastas, y afecta a principios rectores de nuestro sistema penal y penitenciario cuya reforma no creo contemplen ni quieran contemplar por ahora nuestros parlamentarios. Pero lo que importa, además, no es buscar culpables sino soluciones. Cuando un sistema acumula 270.000 sentencias firmes sin ejecutar ¡si se tratara de una empresa mercantil, esta habría tenido que echar el cierre! estimo que la sola condena ejemplarizante del juez del caso- -mero chivo expiatorio o pieza fungible de la lotería penal- -es siempre injusta por oportunista. En definitiva, una sutil maniobra de exculpación del sistema o gesto hacia la galería para que todo siga igual. Frentealoptimismoantropológico oficial, ingenuo, dogmático y pseudo- progresista, eshoradereconocer de una vez por todas que existen delincuentes incorregibles de muy negativo pronóstico, cuya peligrosidad subsiste después de cumplida la condena. Y, desde luego, que el principio constitucional de la resocialización debe compatibilizarse con la eficaz tutela de sus víctimas potenciales. Por ello, insisto, lo decisivo no es el rigor nominal o real de las penas, ni la creación de Registros o listas públicas de pederastas, sino el seguimiento clínico y las medidas de control y prevención que se adopten en el futuro respecto a los penados que han saldado su deuda con la justiciacuyapeligrosidad subsista con posterioridad a la excarcelación. Naturalmente, laefectividad de tales reformas legales no depende del ingenio y creatividad del legislador, sino de la pre- via y adecuada dotación de medios y recursos (materiales, personales, etc. si no queremos que aquellas sean papel mojado como tan a menudo ha sucedido en nuestro país con los cambios legislativos. En todo caso, descarto el sistema de listas públicas, que marcan y excluyen definitivamente de la comunidad al ex penado, propiciando un anacrónico y regresivo retorno a la barbarie y desmanes de la justicia primitiva. 2. La petición del padre de Mari Luz se constriñe, ciertamente, a lospederastas. Pero mucho me temo, sin embargo, que aun sin pretenderlo, el comprensible sesgo de rigor que la inspira, su lógica carga emocional, acaben contaminando la praxisdetodoelsistemapenitenciario en perjuicio de las legítimasexpectativas delos demás reclusos, lo que implicaría un impacto regresivo e injusto difícil de evitar. Lo deseable, creo, es que nuestra Administración Penitenciaria sea cada vez más generosa en la política de clasificación de los internos, en la concesión del tercer grado y régimen abierto y, en general, en el régimen de cumplimiento de la pena de prisión. Puede y debe serlo, porque disponemos de un excelente sistema penitenciario, que rinde a plena satisfacción y cuyas carencias materiales saben compensar día a día con su alta profesionalidad y dedicación los funcionarios que le sirven. CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid Por fax: 913 203 356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. Flagrante contradicción Escribo después de leer en este periódico la entrevista al presidente de la Real Academia de la Lengua. Entiendoqueporprincipionofirmemanifiestos; peroentiendo menos que no se hable de ello (o que no se sepa si se habla) dentrodelaInstitución: demasiadas explicaciones da el señor García de la Concha para justificarlo, en contra del principio de la navaja de Occam. Pero lo que me interesa señalar es una flagrante contradicción; dice que conoceelmanifiesto comopersona particular y, ante la pregunta de si como particular lo firmaría, responde: Yo no soy divisible Admite, entonces, que también lo conoce como presidente, porque, según él, no es divisible. Juan Piñeiro Correo electrónico ta que el líder vasco pretende llevar a cabo contra viento y marea, y con una tozudez sólo comparable a la que exhibe ETA con su vandálicoterrorismo. Laprincipal de las obediencias que debe mostrar todo dirigente político, sea de la ideología que sea, es a la Constitución, votada por todos los españoles: vascos, castellanos, gallegos, ceutíes... LaConsti- tución es la referencia que debe orientar los pasos políticos, y evitar caprichos oportunistas que algunos quieren colar, en el nombre de una visión distorsionada de la libertad. No es de extrañar que la mayoría de los vascos no desee desmembrarse del conjunto de nuestra nación; lo insólito y extravagante es que unos pocos mandatarios, con ideas más propias de mentes lunáticas, pretenda cambiar el mapa español, que custodia con evidente orgullo nuestras leyes y la enseña indeleble de la Constitución. Verónica Ortuña Correo electrónico Silencio conveniente La corrupción en España, es el pan nuestro de cada día. Vuelven a prodigarse, la malversación, el cohecho, el blanqueo de dinero y el tráfico de influencias. Pero los insaciables siempre son los mismos. El paisaje de corrupción que se respira sobre el litoral mediterráneo (Marbella, Estepona, Calviá, Andratx, Adeje, Totana... es la evidencia de la doble moral que practican algunos políticos rechazados, rotundamente, por la opinión pública. ¿Por qué se permite que individuos irresponsables se pongan al frente de corporaciones locales? Son personas respaldadas por unas siglas y por unas ideologías que no son más que una miserable batalla por el poder. Pues los hechos que se están produciendo, resultan familiares para el ciudadano. Hay muchas ciudades en España que están contaminadas por el nexo de la corrupción urbanística y el prestigio español está quedando dañado, pues las imágenes siguen repitiéndose. La negativa de las instituciones ante hechos que no podían pasar inadvertidos para los responsables de la Administracion es un fiel reflejo de la gravedad de la situación. Desgraciadamente, nos hemos acostumbrado a estas operaciones que indignan al pueblo al comprobar que el árbol genealó- gico de la corrupción se amplía. Lo triste de la corrupción es que se fragua siempre en oficinas clandestinas y los responsables se enteran por la prensa, nadie devuelve nada, se expulsa a los corruptos y aquí paz y después gloria. ¿Cómo la sociedad española lo tolera? Será que nos dejamos arrastrar por la corrientedelaindiferencia, anteelsilencio conveniente de los políticos. A. Ramírez Díaz Badajoz Ministerio de Igualdad Considero que hoy en día hay muchas maneras de ayudar a la mujer en su lucha por la igualdad, pero desde luego ninguna de las que a mi modesto cerebro se le ocurren tienen que ver con las propuestas de esta famosa ministra de Igualdad: inventar una nueva palabra y pretender que la RAE la acepte, poner un teléfono a disposición del maltratador para su desahogo, crear bibliotecas sólo para mujeres. Soy mujer, me considero amante de la lectura, de la música, del cine, en definitiva de la cultura, y nunca jamás he relacionado estas cuestiones con la igualdad. La cultura es y debe ser para todos igual. Los libros son para todos. ¿No es esto una manera de crear desigualdad? Carmen Povedano Correo electrónico Distorsión de la libertad Ante el desafío de Ibarretxe, que poneelmásranciodelosnacionalismos en contra del sentir popular, el Gobierno de Zapatero debe mostrar la más firme de sus oposiciones a esta ilegítima consul-