Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
116 GENTE www. abc. es gente DOMINGO 29- -6- -2008 ABC Sebastien Bourdais introduce su monoplaza en la plaza de toros de Pamplona simulando el encierro EFE Toros rojos en el primer encierro de San Fermín Los monoplazas de Fórmula 1 de Red Bull Racing y Toro Rosso, pilotados por David Coulthard y Sebastien Bourdais, tomaron ayer las calles de Pamplona simulando un encierro. De los corrales a la plaza de toros, rodeados de mozos ALBERTO LARDIÉS PAMPLONA. Ocho de la mañana. Corrales de Santo Domingo. Mucha expectación tras la barrera y nervios a mansalva entre los mozos, vestidos de rojo y blanco. Con algo de retraso, para dar más emoción, suena en el cielo pamplonés el cohete que da inicio al encierro. Pero ojo, es 28 de junio, así que aún no eran los Sanfermines, que se inician en una semana. Los que ayer salieron de los corrales eran dos bólidos de Fórmula 1: los dos monoplazas de Red Bull Racing y Toro Rosso, pilotados por David Coulthard y Sebastien Bourdais. Los adoquines no se llevan bien con las ruedas, por lo que los ochocientos metros que separan la Cuesta de Santo Domingo de la plaza de toros no disponen de un pavimento demasiado adecuado para los dos toros rojos pero esas máquinas pudieron con todo. En unos seis minutos recorrieron la distancia, algo más lentos que las reses, para suerte de los corredores, que no hubieran podido con la velocidad punta de los bólidos. Había menos público de lo que es habitual cuando hay encierro- -se calcula que asistieron unas cinco mil personas- pero el fuerte rugir de los motores superó el habitual tronar sanferminero formado por el bramido de las reses y los gritos del público. La citada marca de bebidas energéticas hizo posible este encierro de F 1 que pretendía anunciar las fiestas más famosas del mundo y promocionar la marca Reyno de Navarra, tierra de diversidad en 140 países. Por ello, el Ayuntamiento de Pamplona y el Gobierno de Navarra se volcaron con la iniciativa. Tras recorrer el clásico trayecto, los pilotos premiaron a los centenares de espectadores que aguardaban su entrada con dos trompos que fueron ovacionados por el público, que pudo seguir el resto del recorrido desde su inicio a través de dos grandes pantallas instaladas en la plaza de toros, al igual que ocurrirá a partir del día 7 de julio con los encierros de toros, en una nueva iniciativa muy aplaudida por los pamploneses. Es conocida la valentía y casi temeridad de este tipo de pilotos, pero no menos arrestos hay que tener para colocarse delante de seis toros en las estrechas calles de la Estafeta o Mercaderes. De hecho, la víspera del curioso encierro el escocés David Coulthard, que ayer hizo sudar a los cerca de 400 mozos, declaró que nunca correría en una carrera con toros. También decía que algún año vendrá a conocer las fiestas que internacionalizó Hemingway. Algo más escéptico se mostraba Sebastián Bourdais, que veía el encierro como riesgo innecesario aunque también dijo que respeta a todos los pamploneses aficionados al mismo. Ya por la tarde, los pilotos llevaron a cabo una exhibición de potencia y velocidad en la Avenida del Ejército, junto a la vetusta Ciudadela de la capital navarra. Coulthard y Bourdais pusieron sus máquinas a velocidades cercanas a los 300 kilómetros por hora para deleite de los miles de aficionados que anegaron los márgenes de esta céntrica avenida.