Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
98 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo DOMINGO 29- -6- -2008 ABC El glaciar de Qaleragdlit, uno de los más imponentes con diez kilómetros de ancho, ya no es una masa de hielo continua sino fragmentada ODISEA Groenlandia, por el camino verde El Ártico se derrite más rápido porque allí la temperatura ha subido el doble que la media del planeta. Como la teoría es refutable, ABC viaja a Greenland la Tierra Verde que cada año que pasa es menos blanca TEXTO Y FOTO ARACELI ACOSTA ENVIADA ESPECIAL GROENLANDIA. Los científicos llevan mucho tiempo advirtiendo de que los Polos son los sensores del calentamiento global del planeta, que lo que aquí ocurra es la antesala de lo que está por venir. Algunos también apostaron por que este cambio se produciría a mayor velocidad en el Ártico que en la Antártida. Y los datos están sobre la mesa: el calentamiento en el Ártico es el doble que la media global del planeta. Unas cifras que trasladadas más allá del papel han llevado a que el verano pasado el Paso del Noroeste quedara por primera vez en nuestra historia libre de hielos en toda la ruta entre el Pacífico y el Atlántico, y a que el año pasado, también, se batiera el récord a la baja de extensión de hielo marino a final del verano. Es la nueva realidad que se está viviendo en las latitudes más altas de la Tierra, donde se halla una de los territorios más vulnerables a estos cambios: Groenlandia. Para Ernesto Rodríguez Camino, jefe de Área de Modelización y Evaluación del Clima de la Agencia Estatal de Meteorología, quien nos acompañó en este viaje para ser testigos de los efectos más que reales del calentamiento global, Groenlandia es uno de los sitios más vulnerables al cambio climático. Y esto es así porque el 80 por ciento de su superficie está helada. Lo comprobamos, en parte, sobrevolando el Inlandis (glaciar interior de Groenlandia) 1,8 millones de kilómetros cuadrados de hielo, el segundo casquete polar después de la Antártida. Un vasto desierto helado, pero que ya empieza a presentar fisuras. La primera pista desde el helicóptero nos la da un extraño lago inundado de icebergs negros. Presentan este color porque proceden de la parte del glaciar que toca tierra, la más profunda y antigua. Por tanto, que se dejen ver como apiñados en un cementerio de icebergs revela que algo no anda bien. De nuevo los datos vuelven en nuestra ayuda. Hay glaciares que están retrocediendo siete kilómetros cada año Quien nos lo explica es Ricardo López Valverde, nuestro guía en estas tierras árticas, quien tiene grabados en su retina el antes y el después de muchas de las zonas que visitamos, pues este madrileño pasa desde hace tres lustros casi la mitad del año en Groenlandia. Rigores del termómetro Los glaciares están retrocediendo más rápido que en cualquier otro lugar, siete kilómetros al año Desde finales de los 70 hasta ahora la temperatura en este territorio ha subido 0,7 grados por década Donde antes todo era blanco en un frente de diez kilómetros, ahora la lengua de hielo deja ver la tierra agreste Y es que el cambio es tal que puede apreciarse en sólo ese lapso de tiempo, quince años, una velocidad de vértigo si tenemos en cuenta que estamos hablando del clima, donde las variaciones siempre se han medido en milenios o siglos. Sin embargo, desde finales de los años 70 hasta ahora la temperatura en este territorio ha aumentado a razón de 0,7 grados por década, lo que significa que de seguir a este ritmo, a final de siglo estaríamos hablando de un aumento de los termómetros de 7 grados dice Rodríguez Camino. Y los rigores del termómetro se notan. El recién llegado se ve asaltado por una nube de mosquitos, por lo que la red en