Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
74 MADRID DOMINGO 29 s 6 s 2008 ABC PECADOS CAPITALES Mayte Alcaraz DE GAFES Y ZOTES l que hayan coincidido en pocos kilómetros cuadrados el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y Alberto de Mónaco, de visita por España, profetiza malas noticias procedentes de Viena. Sólo faltaba que sumara sus votos (no los de EHAK) Íñigo Urkullu para rematar (matar dos veces) las aspiraciones de la selección de Luis Aragonés esta noche en la capital austriaca por efecto de los gafes. Por cierto y hablando del seleccionador: en esta paradójica España donde mujeres- -Bibiana Aído, sin ir más lejos ni más cerca- -que teóricamente están en el Gobierno para defender los derechos de la mujer, no hacen más que pisotearlos con su estulticia, tenemos la costumbre de echar a los que valen y quedarnos con los zotes. Porque si no, es difícilmente entendible que la Federación vaya a prescindir de los servicios del mister que ha llevado los colores nacionales a cotas históricas. O, en sentido inverso, que tengamos en nuestro Gobierno a todos los derrotados socialistas que en Madrid fueron: Miguel Sebastián, ministro de Industria, y Trinidad Jiménez, secretaria de Estado para Iberoamérica. Como le vaticinó Gallardón al portavoz del PSM en el Ayuntamiento, David Lucas, éste no tiene más que perder las próximas elecciones para encaramarse a cualquier puesto de responsabilidad del Ejecutivo de Zapatero. Eso es palabra divina a día de hoy. Por eso quizá Lucas se rebotó considerablemente durante el debate del estado de la ciudad cuando el alcalde le profetizó un prometedor futuro si pierde en los próximos comicios. El siempre incisivo Joaquín Leguina se lo recuerda en su blog a José Blanco, tras escucharle en Alcalá una encendida regañina dirigida a los militantes y dirigentes del PSM. El número dos del PSOE cree que los socialistas madrileños pierden en Madrid por sus discursos trasnochados Y ¿por qué entonces gobernaron durante tres legislaturas? ¿No tendrá algo que ver Zapatero en esta dinámica en la que se premia a los que llevan a la ruina al socialismo de la región y la Comunidad se ha convertido en una agencia de colocación para los amigos del presidente? E Los pequeños fueron los primeros en ponerse manos a la obra e incluso colaboraron en los adornos florales ¡Todos a la mesa! Los diez escolares de Primaria, ganadores del IV concurso de relatos de la Comunidad, disfrutaron de una comida con su familia en el Café de Oriente s Delantal en ristre, pusieron la mesa y recibieron un curso de protocolo como parte del premio POR M. J. ÁLVAREZ FOTO SIGEFREDO MADRID. ¡Hemos ganado! Son 10 niños, de entre 6 y 12 años, que han resultado premiados entre los más de tres mil participantes- -3.015- -en el concurso de relatos de la Comunidad, que cada año aborda distintas facetas relacionadas con la vida en familia y que este año celebra su cuarta edición. En total, participaron 108 colegios de Primaria. El tema, en esta ocasión, ha sido ¡Todos a la mesa! y los más peques de la casa tenían que explicar las diez razones por las que les gusta comer con todos sus allegados, ayudar a preparar los platos, poner y quitar la mesa y fregar los cacharros. Los trabajos se realizaron en enero y en mayo se entregaron los premios en el Auditorium de CaixaForum. Lo hizo la entonces consejera de Familia, Gádor Ongil. Un diploma, una entrada para un parque temático y libros para todos los niños de mi clase explica Andrea Llario Bravo, de 7 años, del colegio Inmaculada Marillac, una de las vencedoras. El 25 de junio disfrutaron de la última parte del galardón: una comida en un restaurante típico- -el Café de Oriente- -junto a sus hermanos, padres, y hasta abuelos- ¡Se les caía la baba! -y un breve cursillo de protocolo sobre cómo poner y quitar la mesa y comportarse en ella. Provistos de un delantal naranja, con el lema de esta edición, grandes y pequeños no perdieron detalle de las explicaciones ofrecidas por los camareros, chefs y sumilleres del local. Con su relato bajo el brazo, titulado Disfrutamos mogollón Andrea explicó que no le costó trabajo. Lo hizo mientras su hermano, Edu, de 5 años, dormía la siesta, ayudada por Eva, su madre. En él, dice cosas como: Me gusta comer en familia porque entre cazuela y cazuela algo se cuela en la muela. Podemos cocinar sin fin desde que la tía Elena tiene la termomix. Porque es divertido comer y cenar con el tío. La abuela disfruta mogollón viendo a todos comiendo un montón Lo que más me gusta hacer es batir dice, mientras su padre, Eduardo, la mira orgulloso. Esta familia compartía mesa con la de Álvaro Tena, de 8 años, del colegio María Virgen. Junto a él, su feliz abuela, su hermano David, de 10 años- -también participó, pero tuvo menos suerte- y sus progenitores: Paloma y José. El ganador tiene madera de cocinero, ayuda siempre en casa, a poner y quitar la mesa y a hacer la tortilla francesa indica su madre. En su relato, plagado de dibujos, abundan los refranes de mamá Me gusta ayudar en la cocina y lo hago cuando puedo, pues mi madre siempre dice que manchamos más que hacemos... ¡Cuántos cubiertos! dicen los niños, atónitos. Es para una ocasión especial, no para el día a día. Tenéis que saber cómo se utilizan les explica la viceconsejera, Regina Pañiol, mientras el camarero les va dando todos los detalles. Se cogen siempre de fuera adentro. Y, al acabar, se colocan en paralelo, así... Nunca he comido con tantos platos- -dice Álvaro- Ha sido una sorpresa genial concluye. Lo cierto es que, además de pasárselo pipa, dieron un magnífico ejemplo y fueron los primeros en ponerse manos a la obra. El 41 de las familias madrileñas comen juntas, al menos, dos veces a la semana En más de la mitad de las familias los hijos son los encargados de poner y quitar la mesa (55 Además, el 41 de éstas coinciden para comer, todos juntos, al menos, dos veces por semana por los distintos horarios laborales o de estudios. La situación cambia en las cenas (69,35) Así se desprende de un estudio realizado por la Dirección General de Familia, que dirige Blanca de la Cierva. Los fines de semana son los días propicios para reunirse en torno a la mesa. Esto sucede a la hora del almuerzo en el 73,7 de las familias, mientras que, en la cena, el porcentaje aumenta y alcanza el 83,4 A los niños les encanta ese momento, así como salir a algún restaurante; sin embargo, en el 61,2 de hogares no tienen esa costumbre de salir fuera a comer o cenar.