Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL www. abc. es internacional DOMINGO 29- -6- -2008 ABC De héroe africano Condenado a presidio a sátrapa por su rol opositor En 1964 Robert Mugabe fue condenado a 10 años de presidio por oponerse a la minoría blanca gobernante. Tras ser liberado, se convirtió en el líder del movimiento de liberación ZANU. 1964 1980 El líder democrático de la independencia El ahora ZANU- PF gana los primeros comicios de la independencia en 1980 y Mugabe asume como Primer Ministro. En 1987 logra realizar una reforma constitucional y jura como presidente. Laurent Kabila (izquierda) visitó a su aliado Mugabe en 1997 ABC Los resultados son mostrados en un colegio electoral en Harare, tras unos comicios en los que hubo poca participación pese al acoso del aparato represivo del Gobierno EFE La victoria pírrica de Mugabe Robert Mugabe se convertirá en presidente por cuarta vez consecutiva y vivirá con fastuosidad, pero sus días de gloria acabaron. La mayoría le teme y le odia, y la comunidad internacional le da la espalda. Bush ordenó ayer nuevas sanciones GERARDO GONZÁLEZ CALVO MADRID. Robert Mugabe se salió con la suya: hoy podría jurar ya como presidente de Zimbabue, cargo en el que lleva 28 años. Desoyó a la ONU, a EE. UU. a Europa y a la Comunidad para el Desarrollo del África Austral (SADC en inglés) que pidieron el aplazamiento de la segunda electoral. Ayer mismo, Bush anunció más sanciones. El clima de violencia desatado en el país no permite el desarrollo de elecciones libres y justas. Esta atmósfera mina la credibilidad y la legitimidad del resultado subrayó Tomaz Augusto Salomão, secretario general de la SADC. La Conferencia Episcopal del África Austral fue aún más contundente: publicó un comunicado titulado La situación en Zimbabue en el que pidieron a la Unión Africana rechazar la ficción legal en la que se ha transformado este proceso electoral, no reconociendo a Robert Mugabe y su partido como gobierno legítimo Casi un centenar de muertos y la intimidación contra los simpatizantes del líder de la oposición y presidente del MDC (Movimiento Democrático para el Cambio) Morgan Tsvangirai, parecían razones suficientes para aplazar las elecciones. El mismo Tsvangirai, perseguido y apresado en varias ocasiones, se vio forzado a anunciar que no se presentaría a la segunda vuelta y se refugió en la embajada de Holanda. Fue aún más lejos, al pedir el envío de una fuerza militar internacional para mantener la paz. Pero Mugabe y sus seguidores mantuvieron la cita electoral, porque querían conseguir, a cualquier precio el cuarto mandato presidencial. Perdida su legitimidad moral, Mugabe, de 84 años, podría intentar una solución a la kenia- Gobierno de unidad nacional na. Es decir, mantenerse en el poder como presidente y nombrar primer ministro a Tsvangirai. Tal gobierno de unión nacional ha sido sugerido por el presidente surafricano, Thabo Mbeki, quien nunca ha condenado las atrocidades cometidas por Mugabe. Es dudoso que Tsvangirai acepte la componenda, pero parece más difícil que un personaje como Mugabe quiera compartir el poder, ya que se cree investido de un derecho divino para gobernar. Y resulta todavía más inverosímil que lo acate el núcleo duro de los militares y ex combatientes, quienes perderían sus prebendas. Es indudable que Zimbabue se enfrenta a un gravísimo problema político que hace muy difícil la gobernabilidad. En el Parlamento tiene mayoría la oposición, contando los 99 escaños del MDC de Tsvangirai y los 10 de Arthur Mutambara. En tanto, la ZANU- PF (Unión Nacional Africana de ZimbabueFrente Patriótico) de Mugabe tiene 97 escaños. Con esta composición del Parlamento, se cree que Mugabe intentará gobernar como si se tratara de un régimen absolutista, más afín a Corea del Norte que al resto de los países africanos. De hecho, fue el quinto regimiento del ejército zimbabuense, después de ser entrenado por militares norcoreanos, el quellevó a cabo la sangrienta operación gukurahundi entre 1983 y 1984 contra los ndebele partidarios del opositor a Mugabe, Joshua Nkomo. Asesinaron a al menos 10.000 civiles. El propio Mugabe, quien dio la orden de atacar, podría ser juzgado por el Tribunal Penal Internacional por estos crímenes, en caso de abandonar el poder. No lloréis dijo