Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 ESPAÑA Situación en el País Vasco s Investigación judicial DOMINGO 29 s 6 s 2008 ABC de ese año, Apala y Pakito retuvieron por espacio de 48 horas a Pertur con la intención de interrogarle sobre la misiva y, también, para impedirle su asistencia a una reunión preparatoria de la VII Asamblea. Las protestas de los delegados etarras, que reclamaron la presencia de ambos, forzó a los duros a liberarlo. Pertur y Erreka siguieron con sus trabajos a favor de la reconversión de la banda en partido político, pero conscientes de que estaban en el punto de mira de los pistoleros más duros. Moreno Bergaretxe llegó a describir a sus compañeros de los comandos bereziak como esas bestias que han convertido Euskadi norte en un Estado policial para sofocar cualquier disidencia. En este clima de amenaza creciente, el 23 de junio de 1976 Eduardo Moreno recibió, a través de un amigo, una nota manuscrita de un individuo al que conociste hace un mes y que quiere volver a verte La hora fijada era las diez de la mañana, y la cita, en el bar Consolation, en el punto fronterizo de Behobia. Pertur pese a ser consciente de que podría tratarse de una trampa, acudió a la cita, pero no así el enigmático individuo. Una hora después, cuando salía del establecimiento, se encontró con Apala y Pakito Algunos testigos, la mayoría miembros de la propia banda, observaron cómo Moreno Bergaretxe y ambos etarras abandonaron el lugar a bordo de un vehículo. Allí se perdió, para siempre, la pista del disidente Pertur Días después, ETA y la izquierda abertzale culparon a grupos de la extrema derecha y al propio Estado español de la desaparición de Moreno Bergaretxe. Sin embargo, el propio dirigente etarra José Miguel Beñarán, Argala confesó a la novia de Pertur Lourdes Azurmendi, que su muerte había sido obra de la banda. Una hipótesis también defendida en su día por el comisario francés, Joël Cathalá, experto en la lucha contra ETA. La Policía francesa, en un alarde de desidia, no investigó y un juzgado de Hendaya acabó por archivar el caso y dar al disidente por muerto. La detención, en 1992, de Pakito abrió una nueva vía de investigación que no se aprovechó. Como tampoco se hizo nada tras su extradición a España. Con todo, en 1997, se reabrió por poco tiempo el caso, ya que una información anónima advertía de que Moreno Bergaretxe podría estar enterrado en un panteón del cementerio de la localidad francesa de Biriatou. Pero se trató de una falsa alarma. Esas bestias Familiares y amigos de Pertur durante el homenaje que le rindieron el viernes pasado en San Sebastián ABC En busca del disidente perdido El etarra disidente Pertur fue asesinado por sus compañeros de la banda terrorista en 1976 cuando sugirió que se abandonara la lucha armada s La Audiencia Nacional investigará el paradero de sus restos mortales 32 años después J. PAGOLA MADRID. El ex interlocutor de ETA en las negociaciones de Argel, Eugenio Etxebeste Arizkuren, Antxon rechazó en 2000 una apelación a razones humanitarias para que colaborara en el esclarecimiento del secuestro y asesinato del ex dirigente de ETA Eduardo Moreno Bergaretxe, Pertur a manos de sus propios compañeros. Se trataba de que sus familiares pudieran, después de 32 años, dar justa sepultura a sus restos mortales. Tras varios intentos frustrados- -desinterés histórico de las autoridades francesas y, sobre todo, negativa de los etarras detenidos a colaborar- -los padres de Pertur Álvaro Moreno y Marta Bergaretxe, han presentado recientementre una querella para que se investigue, de una vez, el paradero de su hijo. El magistrado Fernando Andreu, al admitirla, abre la puerta a una nueva investigación. En 2000, Antxon aún estaba en prisión, tras haber sido entregado por las autoridades de la República Dominicana a España en agosto de 1997, y Jaime Mayor Oreja, amigo de la familia Bergaretxe, era ministro del Interior. En febrero de 2004, el negociador de ETA salió en libertad, pero mantuvo la actitud cómplice para dejar así sellada la puerta que podría llevar a uno de los secretos mejor guardados por la banda criminal. Ello, pese a que los impulsores de esta iniciativa humanitaria le habían enviado el mensaje de que el secuestro y asesinato de Pertur no tenía ya consecuencias penales, porque se trataba de un hecho borrado, legalmente, por la Amnistía que el Gobierno de UCD decretó en 1977. Incluso el plan había sido blindado, dentro de las medidas más rigurosas de confidencialidad, a fin de que los datos que pudiera aportar Antxon sobre el lugar en el que fue abandonado el cadáver de Eduardo Moreno Bergaretxe quedaran, de puertas a fuera, en el anonimato. La Policía francesa, en colaboración con la española, habría hecho el resto hasta dar con el paradero de Pertur A pesar de todas las garantías de confidencialidad y de las apelaciones a las razones humanitarias, Eugenio Etxebeste dio la callada por respuesta. La misma actitud cómplice que adoptó en agosto de 1997, cuando el Gobierno, a través del Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, le pidió, contrarreloj, que intercediera ante la dirección de la banda para que los terroristas no asesinaran a Miguel Ángel Blanco. Eugenio Etxebeste, Antxon que comparte con EA y Aralar militancia en el denominado Foro de Debate Nacional, y que ha frecuentado, mientras se han celebrado, los mítines de Batasuna, es, junto a Francisco Múgica Garmendia, Pakito y Miguel Ángel Apalategi Ayerbi, Apala una de las pocas personas que pueden saber dónde se ocultan los restos mortales de Pertur En 1974, el comité ejecutivo de ETA lo formaban Iñaki Múgica Arregi, Ezkerra Francisco Javier Garayalde, Erreka y el propio Eduardo Moreno Bergaretxe, Pertur encargados del frente políti- Los pocos que lo saben co mientras que el denominado frente militar quedaba a cargo de los comandos especiales (bereziak) dirigidos por Eugenio Etxebeste, Antxon Miguel Ángel Apalategi, Apala y Francisco Múgica Garmendia, Pakito En 1976, ya detenido Ezkerra Pertur y Erreka elaboraban la ponencia Otsagabia que abogaba por el abandono de la lucha armada y la conversión de ETA en partido político. La intención era presentar el texto en la VII Asamblea, donde se presagiaba una fuerte oposición por parte de los más duros. Para interferir el debate, este sector, controlado por Antxon Apala y Pakito secuestró al empresario Ángel Berazadi. Los terroristas exigieron 200 millones de pesetas, pero la familia respondió que sólo podía entregar la mitad. Pertur se mostró partidario de aceptar la oferta de los allegados al empresario. No obstante, los duros, encuadrados en los comandos bereziak que ya dirigía Eugenio Etxebeste, consideraban que desde el punto de vista estratégico convenía una demostración de fuerza. El comité ejecutivo con tres votos a favor, dos en contra y una abstención, acordó ejecutar a Berazadi. Pertur a la desesperada, envió una carta a otros compañeros de la organización criminal, pero los bereziak la interceptaron. Entrado ya el mes de junio La confesión a su novia Retenido 48 horas La negativa de los etarras detenidos a colaborar ha frustrado las indagaciones sobre su cadáver ETA culpó a la extrema derecha y al Estado de su muerte pero después Argala confesó que lo asesinó la banda