Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA El acoso al castellanosLos promotores del Manifiesto DOMINGO 29 s 6 s 2008 ABC La gran riqueza no es tener muchas lenguas, sino una común Fernando Savaters Filósofo y redactor del Manifiesto por la Lengua Común Al escritor y promotor del partido UPyD le parece estupendo que algunos dirigentes autonómicos hayan considerado un ataque el texto, porque así se ve a qué llaman ofensa los nacionalismos: a lo que pone cortapisas a sus imposiciones POR BLANCA TORQUEMADA FOTO: FRANCISCO SECO MADRID. Decidido a consolidar la costumbre de recibir a ABC en bata (especialísima deferencia o, cuanto menos, guiño hacia nuestro periódico) Fernando Savater explica las razones y los fundamentos del Manifiesto por la Lengua Común que lleva su sello personal (él es el redactor) y que ha convulsionado la vida nacional. Ese texto firmado por intelectuales de primer orden se resume en la petición de que en los espacios públicos de España se respete el derecho a usar la lengua española. Toda una provocación ta... Dar una respuesta coherente que además explicara que lo que el manifiesto plantea no tiene nada que ver con el castellano, que es una lengua potentísima y cuyo futuro está garantizado. Tiene que ver con los derechos de los ciudadanos y con el gran bien que es para una democracia tener una lengua común. Y más aún si esa lengua común es una de las más habladas del mundo. Eso de que cuantas más lenguas más riqueza no es así. En política la verdadera riqueza es tener una lengua común. -Pues eso es lo bueno, porque no es admisible que un señor te diga eso es xenófobo o es un ataque a las lenguas si no especifica qué frase, qué expresión o qué punto las minusvalora o a quién se le quita el más mínimo derecho de los que se les reconocen a las otras lenguas oficiales. No cabe hacer juicios de intenciones, sino leerlo, porque, además, está argumentado de una forma más completa y más coherente de lo que se suele hacer en estos casos. -Hay gente a la que nunca hasta ahora se la había visto junta en un manifiesto: Antonio López, Cristóbal Halfter, Eduardo Arroyo, Miguel Delibes, Antonio Gamoneda, Arturo Pérez Reverte... No creo que sea habitual ni que figuren juntos como firmantes de un texto. Esas firmas juntas son ya de por sí un hecho histórico. ¿Qué firmas le parecen de especial calado? -Es una preocupación que ya existía pero que últimamente crece porque acuden a nosotros padres de alumnos y estudiantes que te van contando las situaciones que se están viviendo. Y en el partido UPyD, donde ya habíamos asumido esta cuestión como uno de los caballos de batalla, nos encontramos después con la respuesta que obtuvo Rosa Díez cuando la planteó en el Parlamento el día de la investidura, sesión en la que, para nuestra sorpresa, Rajoy no dijo nada del asunto. El hecho es que Zapatero negó el problema y dijo que no había problemas ni en la educación ni en las relaciones con la Administración por este asunto. Luego, en otra intervención de Rosa en el Congreso se registraron una serie de rebuznos en la bancada socialista que ahondaron mi preocupación, porque quedó claro que el Gobierno no sólo no iba a hacer nada sino que además estaba dispuesto a convertir en choteo lo que eran unas denuncias reales. Así que había que dar forma a lo que hasta ahora sólo era un pataleo, una denuncia, una anécdo- -Ha puesto usted en órbita un manifiesto que está teniendo enorme repercusión y calado para atajar un problema que lleva ya tiempo enquistado. ¿Por qué ahora? -Pero el texto ha sido interpretado por determinados sectores (no sólo nacionalistas) como un ataque a las lenguas autonómicas... -El texto, por supuesto, no trata de atacar ni de minusvalorar a las demás lenguas, sino de explicar la especificidad del castellano y su asimetría como lengua común, y por supuesto, defiende los intereses de los castellanohablantes. Y aunque lo que dice el manifiesto es bastante obvio, lo dice de una manera ordenada. -Lo he redactado yo, aunque luego ha habido personas que me han indicado que cambiase alguna palabra, algún aspecto de la redacción que quedaba un poco ambiguo... Pero lo importante es que ahí está y se puede discutir sobre él. -Me parecía que aunque los partidos actúen en el Parlamento, como UPyD hasta ahora y como supongo que hará el PP también, este problema afecta a la ciudadanía, así que lo propuse por ver si había un consenso en este sentido. Y me quedé muy sorprendido por la acogida, al comprobar que había no ya los veinte intelectuales de partida, sino muchas otras personas que lo recibían casi con alivio. El planteamiento inicial fue buscar figuras de talla intelectual, y yo contaba con conseguir unas diez o doce firmas, pero enseguida tuve más, y de primer rango. -Pero UPyD ya está en las Cortes y puede enarbolar iniciativas parlamentarias. ¿Para qué, entonces? -Pero todas estas iniciativas que ese están produciendo últimamente, llamémoslas de reparación de la vida nacional, parece que están abocadas a un callejón sin salida si no se implica en ellas el Partido Socialista. Y nada indica que esté por la labor... Querría aclarar que el manifiesto no está para que lo firmen los políticos. Algunos se han adherido a él con muy buena voluntad, como Rajoy, pero eso no tiene sentido. ¡Si el texto es una petición a los políticos! ¿Cómo está viendo el encendido debate que ha generado el manifiesto en la calle? -Pero donde tiene que mostrar reflejos es en el Parlamento, donde en otras ocasiones ha propuesto textos muy deficientes en esta materia. -Quizá el PP ha querido mostrar reflejos y que no se le escape la bandera de esta causa... ¿Es usted su único autor? Los principios de este Gobierno son los de Groucho, así que defenderá la lengua común si en algún momento le conviene Que Antonio López, Halfter, Gamoneda, Delibes y otras figuras de primera línea firmen juntas este manifiesto es ya en sí un hecho histórico -Y vaya si se discute. Lo han calificado de racista, xenófobo... -Con satisfacción, porque está permitiendo que se pongan de manifiesto cuáles son los planteamientos de los nacionalistas. Cuando consejerías de Cultura de Galicia o de Cataluña nos dicen lo de que esto es xenófobo o es de la extrema derecha ¡llaman a Delibes extrema derecha! eso revela el tipo de cosa a la que ellos llaman xenofobia o ataque a Cataluña, u ofensa. No llaman xenofobia al tipo que va con una barra de acero persiguiendo gitanos, sino a lo que les lleva a ellos la contraria y a lo que pone cortapisas a su deseo de imposición y de dominio de esas comunidades. Y eso es importante que se sepa. ¿No ha pecado quizá este manifiesto de haberse lanzado por libre sin contar con la base de trabajo previo que habían realizado plataformas de padres del País Vasco, Galicia o Cataluña para defender el derecho a escolarizar a sus hijos en castellano? -Ese trabajo no sólo lo hemos recogido, sino que lo hemos apoyado en todo momento. UPyD ha sido el único partido que ha respaldado a esos grupos de padres. Pero el manifiesto es de más alcance. -Algunos padres temen que ese mayor alcance del manifiesto de alguna manera eclipse sus propias reivindicaciones, que son apremiantes e inmediatas. El PP no debe cambiar su posición frente al nacionalismo, que es lo que estaba haciendo bien -Como UPyD está logrando sacar cabeza, pese a contar con una sola diputada en el Parlamento, les están atribuyendo incluso suscitar las simpatías de la extrema derecha... Cuando tenemos un programa que puede coincidir en determinados puntos con el PP (en la cuestión de los nacionalismos, al menos hasta ahora) en otras, como Educación para la Ciudadanía con el PSOE y en algunas con Izquierda Unida. -Sí, a UPyD se le achaca desde sectores afines al PP que ahora la extrema derecha simpatiza con el partido mientras en otros momentos se nos reprocha haber votado a favor de una proposición de IU. -Pero no me negará que hay una base de realidad en que les están saliendo a ustedes algunos fans cuando menos atípicos... -Puede ocurrir porque la gente no se fija... Y luego son los que nos dicen hay que ver, han votado la proposición de Izquierda Unida cuando nosotros no cuestionamos a nadie que esté en el Parlamento porque todos representan al pueblo español, lo que analizamos son las propuestas concretas de cada cual, y si son constructivas o no. A mí me gustaría que el Partido Popular se modernizara en cuestiones como el laicismo o Educación para la Ciudadanía, pero si resulta que en lo que cambia es en su posición ante los nacionalismos, que es lo que hasta ahora estaba haciendo bien...