Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
94 SALUD SÁBADO 28 s 6 s 2008 ABC CALEIDOSCOPIO RADIOLOGÍA José María Fernández- Rúa Un sistema de ultrasonidos elimina los miomas uterinos con calor y sin cirugía La nueva técnica podría revolucionar el tratamiento de otros tumores N. RAMÍREZ DE CASTRO MADRID. Sin radiaciones peligrosas, sin cirugía y sin ninguna de las intervenciones que más asustan a los pacientes. El Instituto Cartuja de Técnicas Avanzadas de Sevilla ha presentado una nueva técnica que elimina de forma ambulatoria los miomas uterinos, los tumores benignos más frecuentes del aparato genital femenino. Los miomas pueden permanecer silentes, sin dar ningún síntoma. Pero cuando lo hacen producen tantas molestias (hemorragias, dolor, problemas de micción... que se aconseja su eliminación y a veces la extirpación por completo del útero. La nueva tecnología combina la resonancia magnética con un sistema de ultrasonidos para sortear el paso por el quirófano y el ingreso hospitalario. La resonancia ofrece imágenes que permiten localizar la zona a tratar para destruir el mioma sin dañar los tejidos sanos. Los ultrasonidos en baja intensidad, como la que emiten las ecografías, no tiene ningún efecto biológico. Con una intensidad alta y dirigido a un punto específico, su energía es capaz de destruir células y tejidos. Las ondas aumentan la temperatura del mioma, hasta provocar su muerte, un proceso conocido como ablación térmica. Bastan entre 2 y 3 horas para completar el tratamiento. Las pacientes reciben una sedación para que estén más cómodas durante el proceso, pero no produce molestias. Después de un tiempo de descanso y observación reciben el alta y se pueden ir a su casa asegura Jerónimo Suárez, director médico del Instituto Cartuja. Hasta el momento sólo tres pacientes han recurrido a esta solución para acabar con sus miomas. Todas han experimentado una mejora rápida y no han referido molestias indica Suárez. El problema es que algunos miomas no pue- CONFERENCIA SIDA EN MÉXICO as previsiones se han desbordado y los organizadores de la Conferencia mundial del sida que se celebrará entre los días 3 al 8 de agosto en la ciudad de Mexico, ya han confirmado que son más de 25.000 los especialistas que participarán en estas sesiones científicas. Hace dos años, en la ciudad canadiense de Montreal, los expertos volvieron a insistir sin mucho entusiasmo en que dentro de unos años se conseguirá una vacuna contra el virus que causa el sida. Lo cierto es que, veinticinco años después de que el virólogo francés Luc Montagnier describiera en Science en mayo de 1983, el aislamiento de un nuevo retrovirus y de que se iniciara una nueva etapa en la investigación biomédica, todavía los investigadores desconocen muchos aspectos de la patología molecular del VIH. Es obligado hacer una referencia a los millones de infectados por el virus- -más de treinta y tres millones, según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud y de ellos dos millones en Suramérica- -y a la amplia variabilidad genética del virus que, como subraya el doctor Juan González Lahoz, jefe del Servicio de Enfermedades Infecciosas del hospital Carlos III, de Madrid, y uno de nuestros mayores expertos en sida, se traduce en que una persona infectada puede tener varios tipos del virus. Esto, junto con la todavía desconocida capacidad de mutación del VIH para mutar constantemente y evitar la acción inmunológica del organismo y la de las diversas familias de fármacos antirretrovirales, hace casi inviable la consecución de una vacuna preventiva. No obstante, los nuevos fármacos que inhiben la enzima integrasa del virus junto con los que bloquean la proteasa, están cambiando el pronóstico de esta enfermedad que, en los países avanzados, se ha cronificado mientras que en las naciones subdesarrolladas sigue siendo sinónimo de muerte. Dentro de un mes, en el centro de negocios y convenciones Banamex de Mexico D. F, investigadores y clínicos de todo el mundo se reunirán por primera vez en un país iberoamericano, para escuchar en las sesiones plenarias a líderes en el estudio del sida. L Esta tecnología dirige los ultrasonidos hacia la zona a tratar, guiada por la resonancia magnética den tratarse con este sistema tan poco invasivo. Además del Instituto Cartuja de Sevilla otros centros punteros en Estados Unidos, Japón, Alemania o Israel han incorporado esta tecnología para el tratamiento de los miomas. Aunque esta patología no es su único objetivo. Los ultrasonidos podrían revolucionar también el tratamiento no quirúrgico del cáncer. Existen ya ensayos clínicos en marcha que buscan las ventajas e inconvenientes de esta solución frente a la cirugía en el cáncer de mama, tumores intracraneales, próstata o riñón. El centro sevillano podría sumarse a ellos. Más información: http: www. institutocartuja. com Sólo sedación CARDIOLOGÍA Un segundo para ver el corazón N. R. C. MADRID. A los cardiólogos ya no les basta con conocer la edad, el peso, la tensión arteria, el hábito de fumar para calcular las posibilidades de padecer una enfermedad cardiovascular. Los factores de riesgo clásico son efectivos, aunque no suficientes para atajar la epidemia de enfermedades del corazón. Por eso confían cada vez más en la imagen. Durante la última reunión de cardio- resonancia y TAC, organizada por los hospitales Clínico y Gregorio Marañón se han presentado los últimos avances en imagen para estudiar el corazón y sus patologías. Una de las estrellas del congreso ha sido el TAC de 320 cortes. Un escáner muy especial que permite ver en sólo un segundo las arterias coronarias. Con él se acaba con casi todos los inconvenientes de los TAC. La prueba es más sencilla de realizar porque el paciente sólo debe permanecer un segundo sin respirar y sin moverse. Y, sobre todo, se reduce al mínimo la radiación asegura José Luis Zamorano, jefe del Laboratorio de Imagen Cardiaca del Clínico. El TAC permite evaluar la calcificación coronaria, un importante factor a tener en cuenta en la enfermedad cardiovascular. El calcio se acumula en las parecedes arteriales hasta obstruir el vaso. La medición en el TAC de la cantidad de calcio acumulada proporciona información predictiva que completa la que aportan los factores de riesgo clásicos. La energía de los ultrasonidos destruye con calor el tumor de forma selectiva, sin dañar otros tejidos Dos imágenes del músculo cardiaco por el TAC de 320 cortes ABC