Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
92 CIENCIAyFUTUROsSALUD www. abc. es salud con un mejor pronóstico de algunos cánceres, entre ellos, el colorrectal, para el que ya se había sugerido que el déficit influía en su aparición. En el congreso de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO) celebrado en mayo en Chicago, se han presentado datos que indican que un déficit de vitamina D aumenta el riesgo de recaída en pacientes que habían superado el cáncer de mama y que los niveles normales en sangre parece que constituye un elemento protector frente a las recidivas señala César A. Rodríguez, del Servicio de Oncología Médica del Hospital Universitario de Salamanca y vocal de la Junta directiva de la Sociedad Española de Oncología Médica. Estos datos puntuales, añade, inclinan un poco más la balanza en favor de la hipótesis de que el metabolismo de calcio y la vitamina D parecen estar relacionados con la prevención del desarrollo de tumores. Y en concreto parece claro que la vitamina D y el calcio ejercen un efecto protector del cáncer colorrectal. Sin embargo, en varones una ingesta excesiva de suplementos de calcio puede aumentar el riesgo de cáncer de próstata matiza Ro- SÁBADO 28- -6- -2008 ABC Vitamina D: la cara amable del sol Quince minutos de exposición al sol proporcionan la dosis adecuada de vitamina D, una molécula capaz de potenciar las defensas naturales y hacernos más resistentes a algunos tipos de cáncer o a un menor riesgo cardiovascular. PILAR QUIJADA MADRID. Exposición al sol y cáncer del piel es una asociación que todos tenemos presente especialmente en los meses de verano. Sin embargo, los rayos solares también tienen su lado saludable y está relacionado con la síntesis de la vitamina D, una molécula que nuestro organismo produce fundamentalmente a partir de la luz ultravioleta y que además de estar asociada al metabolismo del calcio y a una buena salud ósea, ha resultado ser un importante regulador del sistema inmunitario y se perfila también como un prometedor anticancerígeno. En realidad más que una vitamina, la D es realmente una hormona, que se sintetiza en la piel y se distribuye después a todo el organismo, puntualiza Manuel Sosa Henríquez, jefe de la Unidad Metabólica Ósea del Hospital Insular de Gran Canaria: Antes se pensaba que la vitamina D servía únicamente para absorber el calcio en el tubo digestivo y para mineralizar el hueso. Ahora se ha visto que tiene efectos a muchos niveles. Y uno de ellos es como un importante modulador de la inmunidad Su forma activa, el calcitriol (1,25 D) circula por todo el organismo, uniéndose a receptores localizados en los huesos, músculos, cerebro, mamas, próstata, pulmón, tejido adiposo, sistema digestivo y sistema inmunológico, donde actúa como un interruptor que enciende y apaga unos mil genes. Contribuye a producir sustancias como la catelicidina, un antibiótico natural que nos protege de las infecciones, por lo que potencia la inmunidad innata. Induce una inhibición del crecimiento de las células tumorales, regula la expresión de proteínas favorables a la normalidad y actúa como antiangiogénico. Disminuye la secreción de renina y la reactividad vascular por lo que reduce el riesgo de hipertensión. Aumenta la secreción y sensibilidad a la insulina y en conjunto disminuye el riesgo cardiovascular el de síndrome metabólico y de infarto de miocardio explica José Manuel Quesada, Jefe de la Unidad de Metabolismo Mineral del Hospital Reina Sofía de Córdoba. No resulta extraño que desde hace un cuarto de siglo, la carencia de esta vitamina solar se haya ido relacionando con la aparición de diversas enfermedades. Estudios muy recientes vinculan los niveles bajos de Vitamina D con un mayor riesgo de depresión y mortalidad en personas mayores de 60 años, así como un mayor riesgo de trastornos cardiovasculares. Su carencia se ha asociado también a una mayor tasa de enfermedades autoinmunes, como la esclerosis múltiple, la artritis reumatoide o la diabetes. dríguez, que explica que algunos de estos datos son aún controvertidos. Quesada coincide en señalar que si bien hay evidencias del efecto beneficioso de la vitamina D, aún faltan estudios de intervención que demuestren la indicación de suministrar esta vitamina en patologías concretas Píldoras de sol para combatir el cáncer de próstata Una pastilla diseñada para imitar el potencial curativo de la vitamina D sintetizada a partir del sol podría estar lista en el 2009 para tratar el cáncer de próstata avanzado. El nuevo fármaco, denominado Asentar, está inspirado en la vitamina D, y se administra una vez por semana a los pacientes en etapas avanzadas de cáncer de próstata junto con la quimioterapia. Los ensayos en fase II mostraron que los enfermos tratados con el fármaco en pruebas vivieron nueve meses más comparados con los sometidos únicamente a quimioterapia. La idea surgió de la observación de que la vitamina D mejora el pronóstico de ciertos tipos de cáncer. La píldora libera una dosis concentrada de vitamina- -entre 50 y 100 veces más alto de lo normal- -y no produce los efectos secundarios de una sobredosis. Pero aún se necesitan estudios a mayor escala para establecer si este tratamiento es totalmente efectivo y seguro. Efecto antitumoral Pero quizá la mayor expectación se centra en los datos que sugieren que la vitamina D puede actuar como un agente antitumoral. Los niveles adecuados de vitamina D en sangre parecen estar relacionados A pesar de que todo parece indicar que juega un papel importante en el mantenimiento de la salud, el 75 por ciento de la población mundial tiene niveles de vitamina D por debajo de los recomendables. Y nuestro país, a pesar de contar con un buen número de días soleados, no es una excepción. La deficiencia la acusan especialmente las personas mayores, que se exponen menos al sol, pero afecta también a los más pequeños. Un estudio coordinado por las catedráticas en Nutrición Ana María Requejo y Rosa María Ortega, de la Universidad Complutense de Madrid, realizado sobre una muestra de 520 escolares de entre 8 y 12 años, revela que presentan ingestas insuficientes de determinados nutrientes, entre ellos la vitamina D. Un déficit que pasará factura en forma de infecciones y roturas óseas. La piel es la mayor fuente de vitamina D del organismo. Bastan diez o quince minutos de Carencia generalizada ASÍ SE FABRICA LA VITAMINA DEL SOL Luz ultravioleta Síntesis en la piel D 3 D 2 HÍGADO RIÑÓN La vitamina D se obtiene de la exposición al sol (principal fuente) o de los alimentos y se convierten en el hígado en una forma inactiva de reserva, conocida como 25 D que pasa a la sangre. La enzima capaz de activarla está presente en los riñones y mucho otros tejidos, entre ellos la piel y el sistema inmunitario 25 D 1,25 D La forma de reserva del hígado se transforma al pasar por el riñon en 1,25 D, forma activa Después viaja a los diversos órganos, cerebro, mama, tejido adiposo, sistema digestivo, células del sistema inmunitario y huesos Reserva de vitamina D. Valores en sangre inferiores a 30 ngr ml ponen en peligro la salud (nanogramos por mililitro) ABC Pedro Sánchez Alimentos que contienen vitamina D