Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8- 9 S 6 LOS SÁBADOS DE La minifalda no es para la oficina Los consejos de etiqueta y buenas maneras se han ocupado tradicionalmente de las gracias sociales de la mujer en banquetes, recepciones, paseos y picnics. Pero, ¿qué compostura guardar en el mundo del trabajo al que la mujer se ha incorporado plenamente? El Debrett s Etiquette for girls ha venido a llenar ese vacío. Junto a recomendaciones en otros ámbitos, esa guía trata de la correcta política en la oficina. SIMPATÍA. Deja los dramas domésticos y emocionales en casa Deberías conectar tu profesionalidad cuando estés al alcance del rádar de la oficina: céntrate, sé cortés y leal con tu empresa, aunque sea fingido VESTIDO. Viste según tus ambiciones. El coeficiente de LUGAR DE LA VIDA nes ocupan escalafones superiores, pues permite discreción y distanciamiento Enviar el correo al jefe con copias a otros superiores, les hará conscientes a todos de tu brillantez en las propuestas y dejará rastros de éstas. Cualquier retraso en la respuesta puede significar falta de interés, sin necesidad de decirlo. Cuando el correo importa, responde inmediatamente o, si no tienes tiempo, contesta prometiendo una respuesta cuando puedas. Nunca uses tu correo del trabajo para nada que sea demasiado personal AL TELÉFONO. Las interrupciones telefónicas nunca de- La pesca ace dos días pesqué mi primera caballa. No era la primera vez que pescaba pero sí la primera que lo hacía yo sola, con mi propio sedal y mi propia soledad en la popa del barco, tirando del brazo de vez en cuando, mirando el color del mar, que cambia cada día, pendiente de las gaviotas que, desde el aire, ven el flamear plateado de la cucharilla. Es lo más sencillo del mundo pescar al curricán. Sólo hace falta que el patrón sea bueno para que no pase de cuatro nudos. Por lo demás, el aparejo parece el de un niño: un sedal, un plomo y, alejada un metro, la cucharilla, que es un trozo de metal con forma de pez brillante y plateado donde se inserta, a modo de rezón, el anzuelo. Todo el sedal va enrollado en una pieza alargada que ahora es de plástico anaranjado y que antes era de corcho porque hasta en el mar, que por fuera casi no ha cambiado, todo era antes más bonito. Y a este aparejo, se le llama pescantina y es tan poca cosa que conviene llevarla siempre amarrada a alguna cornamusa porque cuando el pez tira, lo hace cuando menos lo esperas, y con los nervios se te puede escapar el pez, el anzuelo, el plomo, el sedal, o las cuatro cosas juntas. Es muy importante no ir distraído, aunque el mar distraiga, duerma, hipnotice. Echas el anzuelo, y ya va con el peso del plomo todo el sedal detrás, mientras el barco avanza. Y entonces pones el dedo, como quien pone el oído en un vaso con un cable, porque desde ese dedo que está en el extremo ves, oyes y sientes, lo que está ocurriendo allí abajo. Si te están tentando, o si al fin han picado y entonces tiras con fuerza para que el pez se enganche y cuando traes el sedal, un brazo y otro (parece que nadas) cada vez pesa más y entonces ves al pez plateando en el agua, y ya en el barco observas en su lomo, dibujado en verdes, las formas onduladas de los fondos arenosos marinos. Por unos minutos sigue nadando en el cubo de agua, hasta que estira las aletas y asoma la boca al cielo porque lo que le falta no es el mar, sino el oxígeno que disuelven las olas. Es triste y hermosa la pesca. www. aceytuno. com H inteligencia pierde impacto si no está a juego con una forma de vestir de carácter profesional. El vestido seductor es muy contraproducente. Las chicas que llevan faldas muy cortas no son tomadas en serio, se habla de ellas a sus espaldas y se convierten a sí mismas en potencial objeto de acoso ser objeto de cotilleo mejor herramienta de comunicación con quie- berían ser tratadas como tales; siempre finge agrado por escuchar a quien te llama. Si estás demasiado ocupada, explícalo educadamente y no de mala manera. Asegúrate siempre de que cumples tu promesa de devolver la llamada Mónica FernándezAceytuno SI ERES LA JEFA. La promoción a un cargo de mayores COTILLEO. Sobre todo, usa tu discreción y trata de no CORREO ELECTRÓNICO. Es la responsabilidades debe llevar aparejado un mayor desprendimiento emocional; ser el mejor amigo de todo el mundo complica las cosas cuando hay que tomar decisiones. Unas maneras encantadoras pero firmes son mejor que una actitud fría y brusca. Marca metas claras y razonables y no muevas los postes de la portería. Deberías evitar toda actitud de superioridad engreída. Cualquier acción disciplinaria debe plantearse en privado, cualquier despido abordarse siempre cara a cara