Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 28- -6- -2008 MADRID 55 AL DÍA Ignacio Ruiz Quintano LA FINAL l final, la final. La España pequeñita- -y boba- -de Zapatero y Rajoy frente a la Alemania fabril- -y manufacturera- -de Angela Merkel. El ruso Arshavin, el anti- Ronaldo que creía el nacionalismo catalán, es un bluff cuyo destino está en el Barça. El chavalerío madrileño anda contento: bebe, baila y, si no pasa nadie, suelta el grito subversivo de ¡Viva España! Es un chavalerío de gaznate largo y boca pequeña. Al soltar su ¡Viva España! si alguien les pone cara de boina o de barretina, esos chavales se meten debajo de la cama. Natural. La subversión es cuestión de fechas. Algunos futbolistas del equipo español que ahora arranca vivas a España estaban hace unos meses botando en San Mamés al son de un bote, un bote, un bote, español el que no bote Y en la feria de San Isidro hemos visto a un cojo salir corriendo de la plaza al grito de ¡Paremos al fascismo! sólo porque con la emoción de un mi- A Una multitud de chavales celebra la victoria frente a Rusia de la selección AFP nuto de silencio alguien dijo ¡Viva España! La del cojo de San Isidro sigue siendo la España del ciego que lleva al cojo al hombro en el retablo de Quevedo, esta España pequeñita- -y boba- -de Zapatero y Rajoy, que mañana, simplemente con su presencia, podrían gafar a los pitufos del Sabio de Hortaleza. ¡Iniesta, el jugador favorito de Zapatero, ante Schweinsteiger, el jugador favorito de Angela Merkel! Sólo me interesan las civilizaciones que concuerdan con la mía, con la negrura, o que le son intensamente ajenas- -escribe el olvidado Senghor- Siempre necesité arraigarme en mi identidad, o realizarme a través de lo complementario. Así suele ocurrir con los negros. Y yo encontraba, en los alemanes, como ecos a las llamadas que de noche lanzaba Políticamente, la final también nos viene de vicio. Un triunfo futbolero sobre la Alemania de Angela Merkel más los cuatrocientos euros del voto zapateril nos quitan los mocos de la crisis en el instante trascendental de marchar de vacaciones. ¡Vengan esos boches! Patton, en situación semejante a la del Sabio de Hortaleza: Quiero que recordéis que ni un solo hijo de puta ha ganado jamás una guerra dando la vida por su país. La ganó haciendo a otros pobres cabrones idiotas morir por su país