Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 INTERNACIONAL www. abc. es internacional SÁBADO 28- -6- -2008 ABC El régimen de terror de Mugabe no logra evitar la baja participación Fracasa su intento de legitimar unos comicios desacreditados por la comunidad internacional PAULA ROSAS CORRESPONSAL EL CAIRO. Muchos votantes se aseguraban ayer en Zimbabue de que su dedo índice teñido de rosa fuera bien visible. La marca, indicador incuestionable de que esa persona había ejercido su derecho al voto, era ayer en las calles de las principales ciudades del país lo más parecido a un guardaespaldas. Todo aquel con los dedos limpios se convertía automáticamente en objetivo de los matones de Robert Mugabe. La escasa participación, pero sobre todo la violencia, fue ayer una constante en Zimbabue, que celebraba la segunda vuelta de las elecciones presidenciales con un solo candidato en la carrera: el propio presidente Mugabe. Con la credibilidad por los suelos, y bajo una lluvia de condenas internacionales por convertir los comicios en una farsa para su reelección, el anciano caudillo de 84 años acudió a las urnas y posó para los fotógrafos. Se mostró sonriente, vestido de traje e imperturbable ante la escena que se producía a las puertas del colegio electoral, donde dos periodistas que querían presenciar el acto eran detenidos por la Policía. Poco antes, un cámara de televisión y la persona a la que estaba entrevistando habían sido apaleados e introducidos por la fuerza en un furgón policial, según informó ayer la agencia Associated Press. contaba entonces con perder. Y ha hecho todo lo posible por que a la segunda vaya la vencida. Han pasado tres meses, y a la oposición de Morgan Tsvangirai aquella victoria parcial le ha costado muy cara. Unos 90 de sus seguidores han muerto a manos de militantes del ZANU- PF, el partido del Gobierno. Otros 10.000 están heridos y más de 200.000 han tenido que abandonar sus hogares. Tsvangirai se retiró de la carrera electoral el pasado domingo en protesta por la violencia que ha impedido unas elecciones libres y justas como señaló el opositor. El líder del Movimiento para el Cambio Democrático (MCD) se refugia desde entonces en la embajada holandesa de Harare, de donde sólo ha salido en un par de ocasiones para encontrarse con los medios de comunicación. Una mujer muestra el dedo pintado, que distingue a quienes han pasado por las urnas de los que no cios. Todo aquel que reconozca el resultado de estas elecciones está negando la voluntad del pueblo de Zimbabue advirtió ayer Tsvangirai en un mensaje dirigido especialmente a los líderes de la región. El opositor, que por enésima vez volvió a calificar los comicios como una farsa declaró en una rueda de prensa que sin una transición en Zimbabue, la estabilidad del sur de África está en peligro. Tsvangirai, sin embargo, no está solo. Ayer, nuevas condenas se sumaron al clamor internacional que ha provocado la ola de intimidación y de terror promovida por el Gobierno de Harare. La Unión Europea y el G 8, que agrupa a los ocho países más industrializados del planeta, declararon ayer, como ya hizo Naciones Unidas el pasado domingo y ratificada por su Consejo de Seguridad esta madrugada, que las elecciones presidenciales de Zimbabue no son legítimas ni válidas y que los resultados estarán desprovistos de valor. Su nombre figuraba ayer, no obstante, en las papeletas de voto. La Comisión Electoral de Zimbabue no ha reconocido la retirada de Tsvangirai por cuestiones burocráticas, por lo que, en teoría, todo el que quisiera votar por el MCD aún podía hacerlo ayer. Otra artimaña más de Mugabe, según opinaba la oposición, para intentar legitimar los comi- Legitimación a la fuerza La UE y el G 8 se suman a la condena de la ONU y EE. UU. y rechazan el resultado electoral Rice amenaza con pedir sanciones al Consejo de Seguridad si no cesa la violencia Ataques a la prensa La prensa independiente, y especialmente la extranjera, no es bienvenida en Zimbabue. Un panorama bien distinto al de la primera vuelta electoral el pasado 29 de marzo, cuando Mugabe quiso abrir las puertas y ventanas del país al mundo para que presenciara cómo en África se podían ganar unas elecciones de forma democrática. El caudillo, que ostenta el poder desde hace 28 años, no Sus acciones son ofensivas a los ojos de Dios P. R. EL CAIRO. Sólo Dios, que me eligió a mí, podrá quitarme (del poder) No el MCD ni los británicos declaraba Robert Mugabe durante un mitin electoral la semana antes de las elecciones. El presidente, un católico convencido, se ha aferrado al poder desde que Zimbabue consiguiera independizarse de la metrópolis colonial, el Reino Unido, en 1980. Su comunidad católica, sin embargo, se ha unido a las críticas internacionales y ha condenado la violencia política, la intimidación y la tortura según France Press. Esta semana, la Conferencia de Obispos Católicos de África del Sur ha contestado a los delirios mesiánicos de Mugabe. Advertimos de que las atrocidades y el barbarismo del ZANU- PF (el partido del Gobierno) están siendo documentadas señalaba en un comunicado. Las acciones de Mugabe y las de sus generales, sus esposas, los matones que los apoyan y los que se hacen llamar veteranos de guerra son ofensivas a los ojos de Dios advertía. Y enviaba un mensaje a Mugabe: El juicio final le espera La secretaria de estado de Estados Unidos, Condoleezza Rice, dio un paso más y amenazó ayer al ejecutivo de Mugabe con solicitar sanciones al Consejo de Seguridad de la ONU si continúa la violencia en Zimbabue. Al menos ayer, el terror seguía campando a sus anchas en las calles del país. La oposi- La vida en un voto