Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 ESPAÑA SÁBADO 28 s 6 s 2008 ABC Edurne Uriarte Las universidades privadas madrileñas son las más caras de España En algunos centros de Madrid la matrícula se sitúa en los 9.503 euros, mientras que en Cataluña los precios oscilan entre los 3.000 y 5.800 euros E. ARMORA BARCELONA. Matricularse en una universidad en España puede costar hasta veinte veces más según el centro elegido. La diferencia de precios se acentúa en la red privada. Según un informe elaborado por Consumer Eroski para la Guía Práctica de Universidades al que ha tenido acceso ABC, las universidades privadas de Cataluña son mucho más baratas que las de Madrid. En algunos casos, la diferencia de tarifas es de más de 3.000 euros. Así, el precio medio del primer curso de carrera en la Universitat Ramon Llull (6.398 euros) la Universitat Internacional de Cataluña (5.890) o la Universitat Abat Oliba (5.867 euros) los tres centros privados catalanes con la matrícula más cara, es, según el estudio, notablemente inferior al de las tres universidades madrileñas con el caché más elevado: la Universidad Europea de madrid (9.503 euros) la Universidad Antonio de Nebrija (8.363) y la Universidad San Pablo CEU (8.480 euros) EL PNV VA CON RUSIA l PNV perdió su apuesta futbolística contra España, pero no estoy tan segura de que pierda definitivamente la política. Aunque sea tan enloquecida como la de Rusia. En contra de los sentimientos y deseos de la mayoría de los vascos, en contra de la ley, en contra de la estabilidad y el progreso. No hay un solo matiz para el debate ni una pequeña puerta para la integración en el órdago por la autodeterminación. Y, sin embargo, Patxi López los encuentra, lo que endulza notablemente el futuro de los secesionistas. Su discurso fue tan preocupante como el de Ibarretxe. No porque vaya a posibilitar la consulta, que no lo va a hacer, aunque otra cosa será la capacidad de Zapatero para impedirla en la práctica, si los nacionalistas se deciden nuevamente por la insumisión contra la ley. Lo que inquieta de López es su proyecto de ser el nuevo Montilla vasco, el socialistanacionalista que sustituya al PNV en la dirección de las políticas nacionalistas. A quienes López apeló ayer fue a los votantes nacionalistas asustados con Ibarretxe. Para ofrecerles la negociación ya experimentada por Zapatero con ETA. Y la cerró con el PP. No al frentismo, dijo López, lo que da una idea del futuro político que desea para el País Vasco. Uno en el que los socialistas descalifican las alternativas constitucionalistas y españolistas como frentistas, agresivas, intolerables. Con las mismas palabras que los nacionalistas. Si alguien había alimentado alguna esperanza de un posible cambio en el PSOE tras el 9 de marzo, olvídese. Siguen en la misma estrategia de la pasada negociación con ETA, ahora aplicada a la negociación con todos los nacionalistas. No a la consulta, pero diálogo para una alternativa pro- nacionalista. O sea, que los vascos seguirán con Rusia y en Rusia, tal como han vivido desde que conocen la democracia. Bajo el poder de una élite nacionalista que les obliga a comulgar con una ficción política tan alejada de las raíces de la mayoría como la rusa. Y bajo la impotencia de otra élite que lo que quiere es debatir sobre cómo ser ruso. Allí, en Rusia, pactar con los que van con España es frentista. E El peso de la investigación recae en la pública En el sistema universitario español el peso de la investigación, que por regla general precisa de fuerte inversiones y de gran dotación de medios humanos y técnicos, recae eminentemente en la red pública. Los datos son concluyentes en este sentido: de los 2.756 programas de doctorado (enseñanza de tercer ciclo dirigida a la formación de investigadores) el 90,2 (2.485) se encuentra distribuido entre las universidades publicas, mientras que sólo 271 (apenas el 9,8 los imparten entidades de titularidad privada. Por lo que respecta a la implantación de nuevas tecnologías- -la UE recomienda un ordenador por cada 15 alumnos- la situación es aceptable. Según el estudio de Consumer Eroski, sólo 15 centros no cumplen con las directrices europeas. Alumnos de la Complutense de Madrid tas tarifas se encuentran, por ejemplo, la Universidad Autónoma de Madrid (732 euros) la Complutense (702) o la Universidad Carlos III (658) Otras como la Rey Juan Carlos o la Politècnica de Madrid tienen matrículas menos asequibles, de 1.084 y 900 euros, respectivamente, según informaron a este diario los promotores del estudio. Madrid es la comunidad autónoma que reúne el mayor número de universidades españolas (15 de las 73 registradas en total) El peso de esta Comunidad se acentúa en el caso de las universidades privadas, ya que alberga una de cada tres de las que existen en la actualidad. El estudio de Consumer Eroski constata que el sistema univer- CH. BARROSO Las públicas son más baratas No obstante, en el caso de las universidades públicas la tendencia se invierte y los precios son ligeramente superiores en Cataluña con respecto a Madrid. Como ejemplos más representativos el informe destaca el de la Universidad Autònoma de Barcelona (UAB) con una matrícula de 1.295 euros, el de la Universidad de Barcelona (UB) que cuesta en su primer año 965 euros y el de la Politécnica de Cataluña (UPC) con un precio medio el primer año de 968 euros. En Madrid las tarifas de la red universitaria pública son ligeramente más asequibles y, en lineas generales, oscilan entre los 600 y 750 euros. Con es- Un sistema básicamente público Una tercera parte de los centros de educación superior privados se encuentran en Madrid sitario español es eminentemente público. Lo son dos tercios de las universidades- -sólo 23 pertenecen a organizaciones privadas, la mayoría vinculadas a la Iglesia católica- Por lo que respecta a alumnado, del mas de un millón de y medio (1.583.597) de alumnos inscritos en estudios de primer y segundo ciclo en las 73 universidades españolas en 2007, casi el 90 -1.405.303- -cursaron sus estudios en un centro público, mientras que únicamente 178.294 se matricularon en una universidad privada. Las proporciones son similares si se observan las cifras de profesorado. Nueve de cada diez de los 113.357 docentes (99.217) del sistema universitario español imparten clase e investigan en centros de educación superior públicos. En cuanto a ratios, la media de los centros españoles es de 13,7 alumnos por profesor, y las diferencias entre universidades públicas y privadas son en este caso perceptibles, aunque no extremas. En los centros de titularidad privada la proporción se sitúa en 12,10 estudiantes por docente y en el caso de la red pública sube hasta 13.