Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 27 s 6 s 2008 Eurocopa 2008 Rusia- España DEPORTES 101 El zar desapareció entre olés Arshavin, la sensación del Europeo, pasó como un fantasma por la semifinal. No consiguió regatear a un solo español en la primera mitad y se diluyó entre la mediocridad de los rusos en la segunda. El delantero del Zenit reivindicó a la defensa ibérica J. CARLOS CARABIAS No estuvo. Y nadie en España lamentó su ausencia. El pequeño zar de San Petersburgo, la amenaza que llegaba del frío, no apareció. Arshavin, la sensación de la Eurocopa, fue una sombra en el Prater. El rostro eslavo de Arshavin apenas se dejó ver por la realización en la primera parte, un indicativo de que Puyol, Marchena y Sergio Ramos vivieron algo mejor sobre el diluvio del Prater. El delantero del Zenit, con su aspecto de verdugo silencioso, inauguró la semifinal chocando contra los elementos. Escuchó ceremonioso el hermoso himno ruso- sé gloriosa, patria libre, eterna unión de pueblos hermanos... pero fracasó en sus primeras iniciativas. Tres reveses cosechó ante Sergio Ramos- -se revolvió rápido y ganó el balón- Marchena- -metió la pierna y rebañó la pelota- -y Puyol- -palpó su tibia una vez sobrepasado en el regate- -antes de diluirse por completo en el primer periodo. Navegante por la media punta, total libertad para inventar, cedió el protagonismo a Pavlyuchenko, que comprometió las esperanzas españolas en cinco minutos de agobio para Casillas (del 30 al 35) Arshavin volvió a probar por arriba. Y nada. Sergio Ramos escenificó bajo la lluvia su mejor representación del Europeo y conquistó dos pases aéreos que iban dirigidos al rapidísimo atacante del Zenit. Recién retirado Villa y con la amenaza de Pavlyuchenko flotando sobre el área, Arshavin se llevó el peor recuerdo de la primera parte. Persiguió tenaz el balón y encontró la consistente pelambrera de Puyol. Fuerte percusión que casi deja K. O. a ambos protagonistas al filo del descanso. El golpe causó estragos en el delantero del campeón de la Guardiola: Tiene mucha calidad y ya le seguíamos Guardiola, entrenador del Barcelona, reconoció ayer que su equipo está interesado en la contratación de Arshavin desde hace tiempo. Lo seguíamos con antelación y es un jugador de mucha calidad, pero todo es cuestión de si éste y otros futbolistas nos convienen, o si su contratación es viable. Arshavin, por lo que ya habíamos visto, tiene mucho nivel. ¿Si es compatible con Hleb? Todos los grandes jugadores lo son manifestó el técnico. Los jugadores que salen en los medios de comunicación y los que la secretaría técnica está siguiendo, todos, tienen un gran nivel Fracasó en sus tres primeros intentos frente a Sergio Ramos, Puyol y Marchena, y ya no volvió Arshavin, con cara de desolación, aplaude a sus aficionados REUTERS UEFA. Lo convirtió en un fantasma que deambuló por el Prater sin pena ni gloria para satisfacción de los aficionados españoles. Su tarea en el segundo acto fue perseguir sombras. Estuvo quince minutos sin tocarla. Cuando volvió a hacerlo, se la quitó Sergio Ramos. Su actividad se redujo a una pared muy bien tirada con Zhirkov que acabó en las manos de Casillas. Todo lo demás fue confusión para el ruso. FERNANDO TORRES, CON LA DINAMITA SECA Un gol en cuatro partidos jugados no es un buen balance para un delantero, y él lo sabe. Le quedó la satisfacción de verse en la final POR MANUEL FRÍAS El gol es el maná del delantero. Por eso ayer Fernando Torres se marchó cariacontecido al banquillo pese a que el marcador le sonreía y su selección se veía en la gran final. Pese a que el fútbol es un juego colectivo y siempre se sacrifica lo individual, no se le cambió el gesto, como le ha pasado en todos los partidos en los que ha sido sustituido. Un gol, ante Suecia, en cuatro partidos jugados no es buen balance para un jugador que ha hecho del área una forma de vida y del gol, un oficio. Ayer, de todas formas, no lo tuvo fácil. Le cayó toda la responsabilidad del ataque español tras la lesión de Villa pero estaba claro que éste no era un partido para delanteros. Pese a todo, Fernando Torres lo intentó. Se dejó caer en banda para aprovechar su pun- Torres derrochó lucha, como aquí con Ignashevich EFE La lesión prematura de Villa le dejó toda la responsabilidad del ataque español, pero se marchó de vacío ta de velocidad, sabedor de que es imparable en carrera, salió del área en busca de oxigenar a sus compañeros de segunda línea y de abrir nuevos espacios en ataque e intentó imponer su dominio en el área rival, siempre con la escopeta cargada en busca del gol, su oficio, el que sabe ejercer mejor que nadie. Pero los centrales Ignashevich y Verezutsky no le dieron ni un metro de ventaja y sus opciones se redujeron a un disparo que salió desviado por querer darle efecto al balón (m. 51) y un penalti que reclamó en la jugada anterior a ser sustituido. Estuvo más cómodo mientras Villa estuvo en el terreno de juego. Todos los focos iban dirigidos al asturiano y Torres tuvo una mayor libertad de movimientos. Sin Villa y sin compañía delante, su trabajo fue de kamikazes. Tanto, que tuvo que retirarse a los 68 minutos. Cosas del fútbol, fue a partir de entonces cuando España hizo su mejor juego y certificó su pase a la final. Lo colectivo ganó una vez más a lo individual.