Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 27- -6- -2008 89 ABC la donde el raccord es esencial. Recuerdo lo que sufrimos cuando tuvimos que repetir una escena donde Karra tiraba dos palitos en un descampado para que cayesen justo en el mismo sitio que la primera vez. Más que director he sido malabarista intentando conseguir que la complejidad se convirtiese en diversión e intriga y que el disparate fuese realista declara Nacho que, no contento con la película, también se inventó un videojuego interactivo disponible en su web oficial para ampliar horizontes, en plan Enter the Matrix Al menos, el esfuerzo ha merecido la pena: El interés de la productora de Tom Cruise ante la película sí que fue algo sobrenatural. Les gustó el tono de drama y comedia y la paradoja que plantea. Pocas veces se habían encontrado con una historia así de estimulante, según decían ¿De aquí a Hollywood, pues? Quién sabe. La maquinaria de Los Ángeles es alucinante y su forma de trabajo está planteada justo como me gusta. La verdad es que he recibido guiones, pero muy parecidos a esta película. Y para eso ya la tengo hecha, ¿no? A Los cronocrímenes hay que asistir con las legañas recién rebañadas y los oídos bien tapados para que no exista peligro de que algún enteradillo de turno nos reviente el final o alguno de sus mejores capotazos. Aunque hayan llegado hasta aquí, todavía están a tiempo de no seguir leyendo: -La temible momia rosa no es más que uno de los clones del protagonista. Compuso su look con un gabán que encontró en un cubo de basura y vendándose la cabeza ensangrentada y con resto del líquido de la máquina del tiempo tras un golpe en coche que le propinó... él mismo. -Tres eran tres los Héctor disponibles: el dominguero, el momificado y el resabiado. Y no por ese orden. -La muerte de la esposa no es lo que parece ni, sobre todo, quien parece. Un tijeretazo capilar a tiempo hace milagros. ¿Y Tom Cruise? ¿Acaso huele también a canela? Vigalondo ni confirma ni desmiente. No le vi en persona, aunque igual un día se me presenta una copia de sí mismo -La chica del bosque no está metida en el ajo. Que se sepa. A pesar de que las tijeras de marras eran cosa suya. tantas carreras. Encima estaba fastidiado de la espalda y se me hizo muy cuesta arriba. Y, para rematar, estaba la dichosa máquina, una especie de bañera llena de un líquido lechoso que olía fatal y que, cuando se cerraba, apenas me quedaba una rendija para respirar. Así que tenía que sacar la nariz, que menos mal que la tengo generosa, y esnifar aire... para variar explica con sonrisa pillina el actor vasco. No tan dura fue la experiencia para las dos actrices que completan el escueto reparto, Bárbara Goneaga y Candela Fernández, aunque también confesaron que se leyeron el guión diez veces para estar todo la película con caras de no entender de la misa la media Definitivamente, no ha escogido Vigalondo un camino sencillo para su debut en el largo en un país donde los referentes más descollantes del género de ciencia- ficción son El caballero del dragón y Juan Piquer, aunque él reconoce que lo de los viajes en el tiempo es sólo una herramienta para reflexionar sobre otras cuestiones más complejas y mundanas. Además, la máquina de marras no tiene ninguna base empírica. Recuerdo que nos visitaron algunos científicos reales en el rodaje y, al ver el cacharro, nos daban palmaditas en el hombro de conmiseración Como se puede comprobar, a mal tiempo, buena cara y mejor sonrisa. No hay más remedio. Ante las dificultades lo único que queda es crecerte y apechugar. Hubiese sido deseable contar con más cámaras en una pelícu- ESPEJOS Y ESPEJISMOS DE TAPADILLO El spoiler- aguafiestas en inglés paladino- -se puso de moda con El sexto sentido y Los otros Siempre partidarios de insinuar sin mostrar del todo, aquí ofrecemos algunas claves más o menos secretas del filme por si alguien quiere ir más allá del espejo, como Alicia: Los cronocrímenes España 2008 90 minutos Género- -Thriller de ciencia ficción Director- -Nacho Vigalondo Actores sKarra Elejalde, Bárbara Goenaga Tanto va el cántaro a la cuántica... J. CORTIJO ...Que al final no se rompe. O eso parece, porque en estos birlibirloques de salón se trata de que las apariencias sí engañen. Realmente no es complicado entrar en el puzle de troquelados de celofán y máquinas de copiar gente pergeñado por Vigalondo. Una vez puesta en el fuego la sartén, los volutas y pomporrutas saltan graciosamente, así que sólo hay que agarrar la comba y disfrutar sin comerse demasiado el tarro ni pensar que, según Einstein, los viajes al pasado son, en dos palabras, im- posibles. Porque Los cronocrímenes es un cordero con piel de tigre, en el buen sentido: culebrea y recula con campechanería y no la sofisticación pedante de, por ejemplo, la plomiza Primer Cierto que a veces parece un sketch no rematado de La hora chanante pero al final el espectador sale con la impresión de que no le han tomado por tonto. Si a eso le añadimos un sembrao Elejalde, un Vigalondo (actor) de TBO, que no tebeo, y hallazgos visuales como la momia rosa, el resultado mola bastante. Esperemos que Vigalondo no haya desfondado su chistera y nos depare más y mejores conejos con pajarita y polainas en un tiempo prudencial.