Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 27- -6- -2008 Nacho Vigalondo estrena en España Los cronocrímenes su primer largometraje 85 La ciencia y la tecnología entran en el Reina Sofía Máquinas y almas reúne hasta el 15 de septiembre obras de artistas como Theo Jansen, Daniel Rozin y Paul Friedlander VANESSA JOB VALLE MADRID. ¿Pueden las máquinas tener alma? ¿El arte tiene vida propia? ¿La tecnología es un medio para crear belleza? Estos son algunos de los cuestionamientos que los visitantes de la nueva exposición del Museo Reina Sofía se harán al pasear por esta muestra, inaugurada anoche. Entrar en Máquinas y almas es encontrarse con un mundo fantástico, donde el arte cobra vida, se desarrolla, se contempla y hasta interactúa con los visitantes. Esqueletos de animales que caminan, espejos que imitan a sus espectadores, obras de arte dinámicas con ferrofluidos y esculturas de luz se revelan entre las salas. La exposición se compone de dos secciones, donde exponen renombrados artistas del siglo XXI como Theo Jansen, Daniel Rozin y Paul Friedlander. Los diecisiete equipos de creadores exploran de qué manera se enfrenta el artista contemporáneo a la encrucijada entre arte, tecnología y ciencia. El uso de esta tecnología digital es el punto en común que se encuentra en todos los artistas que exponen en las dos salas, donde se plantea una relación distinta entre obras, espectadores y espacio afirma José Luis de Vicente, comisario de la muestra junto con Montxo Algora. de sus esqueletos de animales hechos con tubos amarillos para instalaciones eléctricas. Estos caminan por la playa sin usar combustibles, sólo impulsados por el viento. SIGEFREDO rece de peluche y no tiene nada que ver con los que pintó Goya, que son muy reales. La perspectiva. Por último, Mena afirmó que Goya nunca alteraba la perspectiva en sus obras. Sin embargo, el Coloso presenta figuras que no atienden a las proporciones debidas, como las manchas negras que huyen con los brazos en alto junto a otras figuras bien dimensionadas. En fin, por todas estas razones, Mena y sus colaboradores no incluyeron en aquella exposición realizada en 1991 El Coloso pues descartaron todas aquellas que pudieran ofrecer dudas de atribución. Por la misma razón, tampoco lo incluyó en la que actualmente se exhibe, Goya en tiempos de guerra dato que hace unos meses puso a ABC en la pista de que el museo estudiaba muy seriamente la posibilidad de que hasta hoy se hubiera adjudicado su autoría erróneamente. Todas estas dudas eran sólo dudas, muy serias eso sí, pero no habían sido sistematizadas hasta que hace unas pocas semanas entró en escena José Luis Díez, conservador jefe de Pintura del siglo XIX, que no interpretó unos trazos de este cuadro como lo había hecho Nigel Glendining, quien veía un XVIII propio de la seña del inventario de 1812 para las obras de aquel siglo. Sino como AJ probablemente Asensio Juliá, discípulo y colaborador de Goya en los frescos de San Antonio de la Florida, del que se conservan menos de diez cuadros a pesar de que vivió más de setenta años y de que llegó a la Academia. Un gran amigo del aragonés a quien éste incluso retrató. Un artista del que se sabe muy poco pues, como aseguró Díez, sabemos mucho de Goya pero casi nada de los goyescos. ¿Qué pasará ahora? Aunque ya el Prado no cree Goya pintara el cuadro, Miguel Zugaza adelantó que antes de tomar medidas, deberá concluirse un estudio a fondo que se publicará en el Boletín del Prado de 2008. Pero, en cualquier caso, el cuadro seguirá exhibiéndose como hasta ahora, pues es una de las obras que más pide ver el público, sea o no sea de Goya. Esculturas de luz Una de las obras más atractivas de la exposición son las esculturas de luz de Paul Friedlander. Apasionado por la astronomía y la física, el británico lleva más de dos décadas investigando toda clase de tecnologías y procedimientos con el fin de hacer de la luz una materia maleable y flexible que pueda adquirir cualquier forma y volumen. Sus conocimientos en física cuántica y y teorías de cuerdas generan una sensación mágica de arte futurista. El popular escultor cinético Theo Jansen participa con uno Espejos mecánicos Daniel Canogar, conocido por sus sistemas de multiproyección, muestra unos espejos mecánicos que tienen la peculiaridad de reaccionar con la presencia del espectador. A través de su obra se puede tener una percepción indirecta del yo El sistema se basa en la utilización de cámaras ocultas que transmiten en tiempo real la imagen del visitante, simulando estar al frente de un espejo. Entre otras piezas, en una sección con muros blancos se descubre la obra de Vuk Cosic, el primer artista de internet que acuñó el término net. art la crítica del cineasta alemán Harun Farocki al consumismo a través de la final del Mundial de Fútbol de 2006 entre Francia e Italia; y el proyecto Urban Space Station que explora la forma de aislar las emisiones de dióxido de carbono de los edificios. Más información sobre la exposición: http: www. museoreinasofia. es Chico MacMurtrie, director artístico de Amorphic Robot Works EFE