Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 27- -6- -2008 El Congreso ratifica el Tratado de Lisboa tras el no recibido por parte de Irlanda 15 LAS CLAVES DE LOS CAMBIOS La presidenta se enfrenta en septiembre al debate sobre el estado de la región y en otoño al congreso regional del partido Esperanza Aguirre tanteó a los diputados nacionales Manuel Pizarro y Juan Costa para dar más perfil político a su gabinete antes de las vacaciones, pero prefirieron seguir en el Congreso de los Diputados En el congreso del PP, la líder popular madrileña ya comentó a varios dirigentes del partido que preparaba cambios en su gabinete Mariano Rajoy prefirió hacer como si le preguntaran por el partido de la selección española cuando le inquirieron por la posible depuración de los marianistas Lamela y Prada En plato caliente La presidenta de la Comunidad de Madrid se la guardaba a Prada por no consultarle su inclusión en la ejecutiva del PP de la mano de Rajoy s Güemes se salva de la quema porque actuó convencido de tener el respado de la presidenta regional POR CRISTINA DE LA HOZ MADRID. Apenas tres días habían pasado de la clausura del XVI congreso del PP cuando la presidenta de la Comunidad de Madrid sentenció en la noche del miércoles el futuro de dos de sus consejeros: Manuel Lamela y Alfredo Prada. Su caída en desgracia está relacionada con la decisión de Mariano Rajoy de incluirles, respectivamente, en la lista al comité ejecutivo y a la Junta Directiva Nacional. Sólo se ha salvado de la quema Juan José Güemes. Aguirre ha servido aún humeante el plato de la venganza. La remodelación del ejecutivo regional le ha servido de pretexto para quitarse de encima a sus críticos y, de paso, intentar llegar a su congreso de otoño reforzada internamente. La presidenta toma nota de la afrenta que Rajoy le hizo en Valencia al mermar su poder. Porque la historia que culmina el miércoles tiene antecedentes concretos, todos ellos relacionados con la cita congresual. El destino de Prada y de Lamela comienza a fraguarse el jueves de la semana pasada. Rajoy se pone en contacto con Aguirre para pedirle que a lo largo del día le proponga dos nombres para la dirección del partido. La presidenta se lo piensa. Cree que si se limita a esa petición viene a admitir que se conforma con tan sólo dos irrisorios puestos. Decide que le dará a Rajoy tres nombres: los de Ignacio González, Francisco Granados y Juan José Güemes y así se lo comunica a los aludidos. En cambio, pasan las horas y reconsidera su actitud. Atenderá la petición del líder del partido para no darle la opción de que tache ningún nombre de esa terna, en el convencimiento de que Rajoy dará por buenos lo que le proponga y eso que el gallego le había puesto como única condición que no quería a ninguno de los que se habían mostrado más críticos. Aguirre decide comunicar su propuesta a Rajoy ese mismo día durante la cena de la entrega de los Premios Mariano de Cavia, en la Casa de ABC. Pero el líder del PP se excusa de la cena bajo el pretexto de que tiene que preparar el discurso de presentación de candidatura que pronunciará el sábado ante el plenario del XVI congreso. Conclusión, Aguirre le manda un sms Francisco Granados e Ignacio González El viernes, Güemes, ajeno a que ha quedado fuera de la terna, comienza a extender todos sus encantos según confiesa en su entorno. La llamada que recibe de Juan José Matarí- -el nuevo responsable de política autonómica, bajo el mando de Javier Arenas- para felicitarle por su entrada en la ejecutiva, le confirma la noticia. Inmediatamente se pone en contacto con Aguirre para darle las gracias y esta le confiesa que nunca le propuso. Pero si ha escapado de la quema ha sido porque entienden que actuó convencido de que contaba con las bendiciones de la presidenta de la Comunidad. Muy distintos son los casos de Prada y de Lamela. Rajoy decide ignorar la propuesta de Aguirre y dar un golpe de autoridad. En representación del PP madrileño no entrarán ni González ni Granados. Así, decide sumar al nombre de Güemes- -que es, además, yerno del presidente del PP de Castellón, Carlos Fabra- -el de Prada, cuya enemistad con Ignacio González es manifiesta, y el de Lamela, uno de los menos aguirristas de los consejeros madrileños. Aguirre ya sabe que Lamela quiere dar el salto a la política nacional y también que Rajoy le ha sondeado. Este miércoles, cuando al filo de las diez de la noche le comunica al responsable de Transportes de la Comunidad que le ha cesado, su argumento es que necesita un gobierno compacto No hay cabida para las dobles lealtades. Prada telefonea a Aguirre el sábado para decirle que ha recibido una llamada de María Dolores de Cospedal y que es miembro de la nueva ejecutiva, Ah! ¿que no llamas para consultarme? le dice su interlocutora. El malestar de la presidenta es indisimulable y considera alta traición la decisión de su vicepresidente y consejero de Justicia. más a Ignacio González como número dos de Aguirre después de ser excluido por Rajoy de la dirección nacional del partido. Aguirre insistió ayer en que había acometido la remodelación para adelgazar la administración autonómica- -desaparecen tres consejerías- -y afrontar de forma eficaz la crisis económica. Aunque destacó que las grandes decisiones en la materia corresponden al Gobierno de Zapatero, ella estaba obligada a conseguir un gabinete más reducido, ágil y eficaz De paso, acusó al jefe del Ejecutivo de dar muestras de parálisis, falta de criterio y una desesperante incapacidad para tomar las decisiones que necesita una crisis como la que vivimos Sobre el consejero saliente Alfredo Prada, que deja las competencias en Justicia y Administraciones Públicas, que ahora pasan a Presidencia e Interior cuyo titular es Francisco Granados, Aguirre aseguró que le había expresado su in- tención de no ocupar responsabilidad alguna en la Administración autonómica porque prefería seguir de diputado sin más. En la cena de los Cavia Como si fuera el partido Rajoy, preguntado en el Congreso por los cambios de Aguirre, prefirió salirse por la tanjente. Remodelación no hay; he leído que van a jugar los once que han sido titulares. Si lo han hecho bien, lo mejor es que repitan Como si se tratara del partido de la selección. La portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Soraya Saénz de Santamaría, y la secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal, tampoco quisieron entrar en materia. Es un asunto absolutamente interno de la Comunidad de Madrid y se debe quedar en esa esfera comentó la nueva número dos del Partido Popular. Más información sobre la remodelación de Aguirre en páginas de Madrid Ni Pizarro ni Costa quisieron comentar si habían recibido una propuesta por parte de Esperanza Aguirre