Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Jueves 26 de Junio de 2008 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.794. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. Irene Lozano ¿DÓNDE HAY QUE FIRMAR? o son Mario Vargas Llosa, Fernando Savater o Carmen Iglesias gente inclinada a solemnizar lo obvio. Que lo hagan respecto a la lengua española da idea del penoso estado mental en que nos han sumido tres décadas de dominiolingüísticonacionalista. En un país normal, el manifiesto en defensa de la lengua común- -la arriba firmante lo suscribe en su integridad- -constituiría un repertorio de obviedades de tal calibre que cualquier intelectual se sentiría abochornadodepronunciarlas con ciertoénfasis. En un país normalizado lingüísticamente, como éste, hay que reunir un batallón para afirmar, atención, que la lengua común de España es el español. Aquíhacefaltavestirsedearmadura para criticar a la Generalitat de turno que manda a Murcia un papel incomprensible en nombre de la defensa de la lengua propia ese engendrito; y hay que guarecerseen una almena antesdeseñalar quelas consejerías autonómicas no practican la inmersión, sino el ahogo lingüístico. Y lo peor es que, después de tomar todas estas precauciones, todavía sale algún zote criticando el manifiesto porque, según dice, el español no está amenazado en ninguna Comunidad Autónoma. Que no, hombre, que la salud del español la garantiza América, que los amenazados son los niños que no aprenderán el castellano culto porque sus padres no pueden permitirse un colegio de pago. Qué paciencia... Secomprende, enestas circunstancias, que hayan sido necesarios treinta años para formar una corriente de opinión contraria a la dejación del Estado central en materia educativa. A ver si cuando celebremos en diciembre los treinta años de la Constitución, en vez de jalear los besamanos de costumbre, afrontamos de una vez que en ella está el error de origen. Nunca una obviedad despertó en mí tanta simpatía. N Alain Ducasse posa en una mesa del restaurante Julio Verne, en el segundo piso de la parisina Torre Eiffel AFP Ducasse ya no es francés El famoso chef de 51 años y empresario Alain Ducasse obtuvo ayer la nacionalidad monegasca y perdió la francesa. Gascón de nacimiento, se inició en el gran arte de la cocina en el país vasco francés POR JUAN PEDRO QUIÑONERO lain Ducasse (Castel- Sarrazin, 1956) ha encontrado en Mónaco Monte Carlo el dorado refugio que le negaron el País Vasco (francés) y París. Gascón de nacimiento, Ducasse se inició al gran arte de la cocina en el país vasco francés, en Soustons y Eugénie- les- Bains, a cien kilómetros cortos de Bayona. Incluso terminó por abrir un restaurante- albergue en tierra vasca, sistemáticamente atacado a bombazos, desde hace una larga década. Parisino de adopción, Ducasse comenzó por subir a la capital, en busca de fama, gloria, reputación, y dinero. Y en París comenzó a forjar su actual imperio de 21 restaurantes de lujo, en Nueva York, Tokio, Dubai, Macao, etc. Pero fue en Monte Carlo donde ganó su primera y pronta fama. Su primer contrato con la Société des Bains de Mer, la sociedad que explota desde hace un siglo el Casino y los grandes palacios de Monte Carlo, comportaba una cláusula draconiana: conseguir tres estrellas, en tres años, para el legendario restaurante del Hôtel de Paris, una de las estrellas más luminosas del cielo estrellado del lujo mundial. Apuesta ganada. Y, con ella, una gloria que se cuenta en ingresos millonarios. Esa fabulosa historia de amor tiene un colofón fiscal: gascón, vasco y parisino de adopción, Ducasse ha terminado por pedir y conseguir la nacionalidad monegasca, con unas ventajas fiscales evidentes. Las sociedades francesas del gran cocinero continuarán pagando sus impuestos en Francia. Pero el nuevo ciudadano de Mónaco deja de ser ciudadano fiscal francés... Cada año, un centenar de personalidades internacionales piden la nacionalidad monegasca, intentando huir de la fiscalidad francesa, inglesa, incluso española. Apenas medio centenar consiguen su objetivo, encontrando un dorado refugio fiscal. En el caso de Alain Ducasse, hoy, como en el de Helmut Newton, ayer, entre muchos otros, la huida de París, la huida de otras capitales europeas y no europeas, también tiene mucho de fuga de cerebros. El artista, el creador, el empresario, el deportista de talento, encuentran en Monte Carlo un refugio fiscal que roza lo ideal. Durante muchos años, las autoridades monegascas privilegiaban la acogida de deportistas de alto nivel (tenistas, conductores de fórmula uno; nada de ciclistas, demasiado proletarios Tras la muerte de su padre, el príncipe Alberto privilegia calladamente la instalación en su patria de creadores acosados por el fisco. En el fondo, es la culminación de una historia de amor dice finamente Alain Ducasse. Bueno. A