Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 MADRID Esperanza Aguirre remodela su Gobierno JUEVES 26 s 6 s 2008 ABC FERNANDO MERRY DEL VAL HORARIOS COMERCIALES IMPULSOR DE LOS NUEVOS Ha sido consejero de Economía e Innovación Tecnológica. Su última acción ha sido la más comprometida: liberalizar los horarios comerciales Fernando Merry del Val ha sido consejero de Economía durante las dos legislaturas de Esperanza Aguirre. En su mano ha estado gestionar un departamento clave para la Comunidad de Madrid, una consejería donde trabajar sin romper, creando espacios para la instalación de empresas y abriendo caminos internacionales para que los empresarios madrileños pudiesen descubrir nuevos mercados. Apasionado de las industrias turísticas y de la apertura de mercados hacia Asia, a Fernando Merry del Val se le recordará por su gran capacidad de trabajo, muchas veces sacrificando su vida personal. Pero también por la reforma de la legislación que permitirá a partir del próximo mes abrir las puertas de los comercios las 24 horas del día durante to- F. Merry del Val J. DE DOMINGO dos los días laborables y los 22 domingos reglados. La reforma legislativa no ha estado exenta de polémicas pero como medida de riesgo puede convertirse en un pode- roso combatiente de la pujante crisis. No en vano, la liberalización de horarios decretada hace pocos meses en los barrios del centro de Madrid ha tenido como valor el crecimiento de los puestos de trabajo. Desde el Gobierno regional se insiste en que la liberalización de horarios no obliga a nadie a hacerlo. Pero lo que está claro es que los nuevos estilos de vida piden a gritos que el comercio esté abierto más allá de las horas tradicionales. Con la iniciativa Madrid se ha unido a la mayoría de las comunidades puesto que sólo Galicia y Cataluña prohíben abrir entre las 12 de la noche y las siete de la mañana. Merry del Val ha trabajado en colaboración permanente con la Consejería de Hacienda para impulsar los constantes descensos de la fiscalidad en la Comunidad de Madrid. Sabía que la reducción impositiva era positiva para el crecimiento económica y clave para la llegada de nuevas empresas. Muchas de sus metas están logradas y, posiblemente, las bases de la estabilidad empresarial en la Comunidad sean un hecho. La crisis económica que comienza a surcar la geografía española será la prueba para comprobar la eficacia de las medidas que se han puesto en marcha desde Economía. ¿CRISIS DE GOBIERNO O AJUSTE DE CUENTAS? Parte del marianismo dirá que Prada es víctima de su inclusión en el equipo de Rajoy. Si fuera así, Figar, Elvira Rodríguez o Güemes también habrían sido destituidos PABLO PLANAS MADRID. Resultará inevitable que un sector del PP surgido del Congreso de Valencia arremeta, de nuevo, contra la presidenta de la Comunidad de Madrid por los ceses de Prada y Lamela, ungidos ambos por el marianismo como titulares en el equipo de Rajoy. Serán los mismos que interpretaban la escasa presencia de personalidades afines a Esperanza Aguirre en la ejecutiva popular como la respuesta inevitable ante los traidores tal como los llamaban por los pasillos del cónclave popular y entre los que identificaban a Ignacio González, mano derecha de Aguirre, y a Granados. Se les acusaba, a ellos y algunos otros que ni siquiera lo sospechan, de haber alimentado las expectativas de una lista alternativa a la de Rajoy encabezada por Costa. No les resultará nada complicado a los marianistas de última hora elucubrar que la presidenta ha reaccionado como una pantera herida ante la escabechina de los suyos en la Ejecutiva del PP. Puede que incluso desde la municipalidad alguien tenga la tentación de tender la mano a Prada y Lamela, aunque sobre el futuro del ex consejero de Sanidad y de Fomento pueda haber hoy novedades que contribuyan a rebajar el grado de suspicacia originado por la crisis de Gobierno autonómico. Sin embargo, perderán de vista que en el equipo de Rajoy están consejeros de Madrid como Güemes, Elvira Rodríguez y Lucía Figar. También perderán de vista que en medio de un temporal económico que amenaza con convertirse en un tsunami es incluso sano aligerar la administración, paso que debería adoptar Zapatero tras plagiar la idea de la congelación salarial de los altos cargos. Por ejemplo, con el Ministerio de Igualdad. Eso sí sería ajustar cuentas.