Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 ESPAÑA La polémica ministra de Igualdad s Las últimas propuestas JUEVES 26 s 6 s 2008 ABC Aído la emprende ahora contra la vestimenta de las mujeres musulmanas La Biblioteca de Mujeres, una iniciativa del Ministerio de Igualdad, es- -dice ahora- -un fondo recopilado desde 1985 que podrán visitar todos los ciudadanos y ciudadanas M. J. PÉREZ- BARCO MADRID. Nueva intervención de la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, en el Congreso de los Diputados. Y nueva polémica. Esta vez por sus críticas a los hombres musulmanes que residen en España, ya que pueden vestir a la manera occidental porque su cultura no les exige que lleven ningún símbolo mientras que las mujeres llevan vestidos largos que les tapan el cuerpo y también un pañuelo sobre la cabeza que les cubre el cabello Aído consideró que se trata de una situación discriminatoria. Lo sorprendente es que este reproche lo hizo en un foro con otras connotaciones: durante su intervención en una jornada sobre El papel de las mujeres en la Alianza de Civilizaciones una iniciativa promovida por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, para lograr un mayor acercamiento entre el mundo occidental y el mundo árabe, sobre las bases de los derechos humanos y respetando la igualdad entre hombres y mujeres. Y eso fue lo que utilizó Aído en su intervención. Puso un ejemplo más: las mujeres mayas que visten con la ropa de su etnia, mientras que no lo hacen los hombres. ¿Por qué las mujeres sí y los hombres no? ¿Por qué los árabes islámicos y los mayas no tienen que cargar con el peso de su identidad cultural? se preguntó la joven ministra. Aído defendió que no todas las prácticas culturales tienen que ser protegidas y respetadas y que aquellas que vulneran los derechos humanos y promuevan la desigualdad de las mujeres deben ser criticadas y además se deben arbitrar los elementos para contribuir a eliminarlas Más escueta fue el pasado martes, en el Foro Social de Europa Press, cuando se solicitó su opinión sobre el uso del velo en las escuelas españolas. Entonces dijo que era necesario el respeto a las costumbres de cada país poniendo como límite los derechos humanos. También recordó que el Gobierno introducirá la perspectiva de género en los Presupuestos Generales del Estado, para que cada Ministerio tenga en cuenta que sus presupuestos benefician la igualdad entre hombres y mujeres Pero Aído tuvo ayer otro punto de fricción. La Biblioteca de Mujeres, una iniciativa que quiere poner en marcha su Ministerio, suscitó las reacciones del Partido Popular. En su intervención Aído dijo que esta biblioteca se trata de un fondo heredado por la Asociación Biblioteca de Mujeres que en 1985 comenzó a recopilar libros y otros documentos dedicados exclusivamente al tema de la mujer. Fue donado al Instituto de la Mujer el pasado año con 30.000 ejemplares. Y ahora se trata de sumar esos dos siglos de estudios de género y feminismo a los fondos documentales que ha recopilado el centro de documentación del Instituto. Además, puntualizó que estará abierto a todos los ciudadanos y ciudadanas Una iniciativa, que a la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, le pareció muy humillante para las mujeres y para defender el principio de igualdad Las últimas frases ¿Por qué los árabes islámicos y los mayas no tienen que cargar con el peso de la identidad cultural y ellas tienen que mostrarlas como la prueba más rotunda de que esas culturas existen? Introduciremos la perspectiva de género en los Presupuestos Generales del Estado para reorientar los recursos hacia la consecución de la igualdad efectiva Lo que queremos es sumar estos fondos, que recopilan dos siglos de estudios de género y de feminismo, para ponerlos a disposición de los ciudadanos y ciudadanas Matilde Fernández saluda a Bibiana Aído en presencia de Carmen Alborch, ayer, en el Senado EFE El TC no ampara a un albañil despedido porque no informó a la empresa de sus dolencias NIEVES COLLI MADRID. Eugenio D. albañil de profesión, fue despedido el 12 de septiembre de 2002. Llevaba diez días de baja. La empresa, Cotobial S. A, argumentó que el trabajador había actuado de mala fe en la firma del contrato al silenciar que padecía una lesión enfermedad previa en las vértebras cervicales que le impiden trabajar en la construcción Por esa misma lesión ya había estado de baja en otro trabajo. Eugenio reclama al Tribunal Constitucional que restituya su derecho a la igualdad (considera que ha sido objeto de discriminación al ser despedido por la lesión que padece) así como su derecho a la integridad física y moral (se siente coaccionado por tener que decidir entre su salud y su trabajo, ya que una baja médica es motivo de despido) También entiende vulnerado su derecho a la intimidad, pues asegura que no estaba obligado a poner en conocimiento de la empresa su enfermedad en la medida en que no ha sido considerada por la Seguridad Social como definitivamente incapacitante El fiscal ha apoyado la demanda. La sentencia del TC- -de la que ha sido ponente la presidenta, María Emilia Casas, y que cuenta con el voto particular de Jorge Rodríguez- Zapata- limita su análisis al derecho a la igualdad, único que Eugenio también reclamó ante los tribunales ordinarios. Uno de los requisitos que la ley establece para la admisión de los amparos es que el demandante haya invocado con anterioridad la protección de los derechos vulnerados. De esa forma, señala la sentencia, se da a los órganos judiciales la oportunidad de pronunciarse sobre la cuestión y, en su caso, de reparar el derecho dañado. En cuanto al derecho a la igualdad, el Tribunal rechaza que haya sido vulnerado. La enfermedad, dice, no ha sido la causa del despido, y por tanto no puede hablarse de discriminación. El motivo por el que se rescindió el contrato fueron las bajas médicas previas a la contratación y su ocultación a la empresa De hecho, Cotobial señaló que, de haber tenido conocimiento previo de ello, no le habría contratado por no ser un trabajador rentable En consecuencia, el estado de salud del trabajador no fue utilizado en el caso de autos como un factor de diferenciación discriminatorio, sino con una perspectiva estrictamente funcional de incapacidad para el trabajo, determinante de que el mantenimiento de la relación resultase excesivamente oneroso para la empresa En su voto particular, Jorge Rodríguez- Zapata, afirma que existen enfermedades crónicas que, como en este caso, no alcanzan el grado de una discapacidad pero que tampoco pueden calificarse como simple enfermedad estrictamente funcional para el trabajo Constituyen una categoría intermedia que genera situaciones de discriminación y que es necesario considerar prohibidas Este magistrado pone de manifiesto la difícil situación del trabajador: la negativa del INSS a declarar su incapacidad fuerza a Eugenio, padre de siete hijos, a seguir trabajando contra su voluntad Pero si encuentra empleo y dice estar capacitado, corre el riesgo de ser despedido. Sí hubo discriminación La empresa dijo que, de haberlo sabido, no lo habría contratado por no ser rentable