Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 ESPAÑA www. abc. es JUEVES 26- -6- -2008 ABC Zapatero se aferra a los 400 euros y elude reconocer la gravedad de la crisis Rajoy se pone el mono de trabajo de la oposición y acusa al jefe del Ejecutivo de estar en la cosmética y despistado MARIANO CALLEJA MADRID. La crisis, o la crisas, como dijo con ironía una diputada del PP, está en la calle y cada día golpea con nuevos y peores datos económicos. Pero el presidente del Gobierno, imperturbable, acudió una semana más al Congreso y eludió con habilidad la palabra maldita. Y ya van tres meses de debates parlamentarios sin admitir que hay crisis. Mariano Rajoy, con visible energía renovada tras salir airoso del congreso del PP el último fin de semana, repasó en la sesión de control los últimos nubarrones económicos: sube el déficit comercial, aumenta la morosidad en el pago de las hipotecas, se dispara el índice de precios industriales... La sensación general- -dijo- -es que aquí no se gobierna. El Gobierno está desorientado El líder de la oposición miró a José Luis Rodríguez Zapatero, y le preguntó con sincera inquietud: ¿De verdad tiene usted claro lo que hay que hacer? El presidente del Gobierno continúa sin coger el toro por los cuernos. Al menos esa es la sensación que se percibe en estos minidebates parlamentarios (sólo duran cinco minutos) con el jefe de la oposición. Da la impresión que le aburre que Rajoy le pregunte siempre por lo mismo. Es la cuarta vez que el presidente de los populares utiliza su turno en la sesión de control para debatir con el jefe del Ejecutivo sobre la crisis económica. Zapatero ni siquiera discute. Evitar la palabra crisis parece cuestión ya de principios. Es un pulso que no parece dispuesto a perder. El Gobierno ha tomado medidas ante los problemas económicos que afectan a los españoles Y es ahí cuando vuelve a echar mano de los famosos 400 euros, que muy pocos saben con exactitud- -al menos en la calle- -quién los va a recibir, cuándo y cómo. El caso es que sigue siendo la medida a la que se aferra Zapatero para jactarse de que sí actúa contra los problemas económicos La primera decisión del Gobierno fue aprobar una rebaja fiscal que supone devolver 6.000 millones de euros a trabajadores En el hemiciclo había ambiente casi festivo. Por un lado, los diputados del PP habían puesto punto final a su particular crisis interna. Por otro, el curso parlamentario toca a su fin, y hoy se celebra el último Pleno ordinario antes de las vacaciones. Motivos suficientes para que José Bono tuviera que llamar la atención a los populares, por las interrupciones a Zapatero, y a los socialistas, que tampoco se quedaron atrás. A Zapatero no le gusta que le interrumpan cuando está hablando, y cuando ocurre se calla con afectación, mirando a los diputados de enfrente como si fueran alumnos que tienen mucho que aprender de la democracia. Lo más sorprendente es que habíamos oído hablar estos días de un nuevo tiempo de diálogo. De momento, este grupo se conforma con el respeto aseveró como el profesor que riñe a los estudiantes. LO MEJOR DEL DEBATE Rajoy: ¿De verdad tiene usted claro lo que hay que hacer? Zapatero: Este Gobierno no hará decretazos, ni congelará las pensiones Rajoy: Debe decir la verdad, que estamos en una crisis profunda, que puede ponerse peor La crisis, según Zapatero: Hay dificultades económicas Bono se desespera Recordó lo que ya ha dicho unas mil veces: que se han tomado medidas para aliviar la subida de los hidrocarburos y que el Gobierno se compromete a no hacer decretazos a subir las pensiones mínimas, y no a bajarlas a subir el saladio mínimo, y no a congelarlo Un discurso claramente insuficiente para el PP. Rajoy, en su nuevo trabajo exclusivo de jefe de la oposición, se dedicó a fondo a ello. Si pudiera, se habría remangado: Señor presidente, en lugar de arremeter contra mí, debería usted gobernar Y aportó alguna idea: Debe decir la verdad, que estamos en una crisis profunda. Debe decir que las cosas se pueden poner peor, que va- mos a salir de esta situación, pero hay que tomar medidas Ya lanzado, advirtió a Zapatero que no es momento de cosmética, y usted está en la cosmética Recordó que Solbes lo ha reconocido al decir que las medidas son más psicológicas que reales. Empieza usted mal la legislatura. Se le ve muy despistado, todos los días cam- BLANCO SE ARRANCA POR EL MARÍA MOLINER Si crisis es momento de cambio muy marcado, no me cuesta admitirlo dice el dirigente socialista invocando la definición de crisis en el diccionario G. SANZ MADRID. Si crisis es, como la define (el diccionario) María Moliner, el momento en que se produce un cambio muy marcado en algo, no me cuesta ningún trabajo admitir que se ha producido un cambio muy marcado en la tendencia de la economía mundial y también de la española reconoció ayer el secretario de Organización del PSOE, José Blanco, en un desayuno informativo. Los tiempos son difíciles, y no estamos para negarlos, sino para afron- tarlos, resolverlos Al acto acudió la flor y nata empresarial y representación diplomática que llenaba dos salones del hotel Ritz de Madrid. El número dos socialista aprovecho su presencia para criticar al Banco de España por su receta de mayor liberalización del mercado laboral, porque- -dijo- -no puede aceptar las recetas más conservadoras que siempre van dirigidas a generar decretazos y recorte de gasto social. El dirigente socialista no quiso desvelar detalles del 37 Congreso del PSOE. Sólo que habrá cambios en la estructura de la futura Ejecutiva So- cialista, que José Luis Rodríguez Zapatero desvelará la misma tarde del 5 de julio. En cuanto al PP, José Blanco no quiso prodigarse en ataques a los populares y se limitió a señalar que ve a los populares desentrenados cuando se trata de hacer política sin crispación. Respecto al congreso de los populares del pasado fin de semana, afirmó que si el futuro se mide por el resultado que va a obtener el PP en las próximas elecciones gallegas, será que baja la expectativa del principal partido de la oposición. Aprovechó para volver a invitar a los populares a alcanzar acuerdos de Estado.