Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 OPINIÓN JUEVES 26 s 6 s 2008 ABC MONTECASSINO DE LA MEMORIA A LA INFAMIA lar sobre la documentación del aparato comunista L asesinato civil es una práctica muy común presentan un libro en el que acusan a Lech Walesa, el en regímenes totalitarios y por desgracia no inque fuera líder del sindicato Solidaridad, héroe del lefrecuente en las democracias. Las operaciones vantamiento anticomunista europeo y después presipara la destrucción de una persona a partir de la dinadente electo de la Polonia libre, como un antiguo colamitación de su prestigio social, de su medio de vida, borador de la policía política comunista. Lo de su entorno familiar y su círculo de amistaprimero que cabe decir es que poco fiable colades recurriendo a falsedades entretejidas en borador se habría buscado la policía política si medias verdades y unos anclajes en datos cierpuso en nómina al que habría de ser uno de los tos son una práctica común de los servicios seprincipales enterradores del régimen. Es ciercretos. Hay ocasiones en que las infamias tento que muchos colaboradores obligados a coladentes a la destrucción de una persona tienen borar con la policía después se alzaron contra origen y motivación tan transparentes que, en el sistema, y muchas veces con mayor vehebuen lógica, debieran ser fáciles de despreciar HERMANN mencia por la humillación añadida que les hae ignorar por los afectados y la propia opinión bía infligido éste. Pero en el caso de Walesa, copública. Pero no es así. La efectividad de las mo en otros que intentaron mancillar los nomcampañas de desprestigio está fuera de duda. bres de legendarios resistentes y luchadores por la deDesde las que lanzaba Stalin contra colectivos entemocracia, como Adam Michnik o Jacek Kuron, los ros o ciertas profesiones hasta los linchamientos a los acusadores se basan en documentos que no tienen ni que asistimos hoy en el lodazal televisivo. firma ni rastro de aceptación personal de la colaboraDesde hace unos días asistimos a un caso en Poloción. Los centenares de millones de legajos que las bunia donde confluyen técnicos y métodos de la policía rocracias policiales comunistas acumularon duranpolítica estalinista con objetivos comerciales y polítite décadas pasaron muchos años bajo control de la cos. Dos historiadores encargados por el Estado de ve- E gente que los había elaborado, que pudo falsificar documentos de fechas anteriores. En el caso de la Stasi de Alemania Oriental se han revelado muchos casos de datos falsos que informadores o policías añadían para darse mayor importancia o recibir algún tipo de recompensa. Aquí me permitirán la insufrible petulancia de mencionar mi libro Cita en Varsovia que narra la historia de una pareja de espías al servicio del KGB soviético- -Sonia y Arpad, una polaca y un húngaro- -que intoxican a sus jefes con operaciones y pagos falsos a informadores para justificar sus gastos y sus largas estancias juntos en Occidente. Los polacos saben muy bien de qué lado estuvo Walesa y los intentos de desprestigiarle sólo tendrán eco entre sus enemigos. Lo grave del caso radica en que los dos autores del libro revelador son hombres de confianza de los gemelos Kaczynski, presidente y ex primer ministro, que prosiguen su campaña de agitación anticomunista con sus adversarios políticos como objetivo. Con los archivos comunistas en la mano quieren determinar quien es buen polaco, es decir un amigo suyo. También en esto se parecen mucho los Kaczynski a quienes en España nunca tuvieron problemas con el franquismo o le sirvieron con entusiasmo hasta el final y hoy reparten carnets de franquistas y antifranquistas entre quienes tienen o no tragaderas para sus mentiras sobre la historia. CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid Por fax: 913 203 356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. Hoy es el día, puede ser un gran día Por fin, casi veinticinco años después, la selección nacional de fútbol absoluta jugará unas semifinales de una Eurocopa. El rival, Rusia, a quien España ya venció días atrás por 4- 1. Hay motivo para felicitarse por haber llegado hasta la fase de semifinales, pero ojalá lo haya también para decir mañana por la noche que estamos en una final. ¡En una final e la Eurocopa! Pero aparte de repartir fútbol e ilusión a varias generaciones huérfanas de alegrías futbolísticas en lo que a la selección se refiere, creo que este equipo transmite valores muy necesarios a los más jóvenes: unidad, lucha noble y esfuerzo, valentía, arrojo, limpieza en el juego... Sólo por eso merece la pena. Hoy será otro gran día. Lucía del Arco Madrid nión pública con la crueldad de sus criminales prácticas. Hoy ya sabemos que aquel debate se va a transformar en ejes prioritarios de la política que practique el Partido Socialista tras su inminente congreso federal. El aborto y la eutanasia volverán a la primera línea del debate político una vez que los escaños conseguidos- -y la mayoría prácticamente suficiente que conceden a los socialistas- -son ya inamovibles. Cuánto cinismo ante cuestiones de tanta relevancia social. Cuánta hipocresía y oportunismo. Cuánto retroceso moral. En Andalucía, por ejemplo, la legislación hacia la muerte digna ya ha comenzado su an- dadura parlamentaria. Pero alguien debería advertir a los dirigentes del PSOE de que la moral en ningún caso está reñida con el progresismo ideológico y con el sentido común. La vida humana no puede empezar y acabar cuando se le antoje al PSOE. Javier Arroyo Alcorcón (Madrid) Debo reconocer que en un principio no me sonó mal la idea de crear un Ministerio de Igualdad. Pensé que si se le nutría seriamente de competencias podría lucharse con cierta eficacia contra desigualdades reales que paradójicamente se fomentan desde los poderes públicos. Por ejemplo, el derecho a estudiar en idioma castellano, dificultado, cuando no hurtado, a miles de niños cada vez en más lugares de España. Pe- Igualdad a base de ocurrencias ro desde el momento en que el Tribunal Constitucional ha avalado que hombres y mujeres no son iguales ante la ley, al menos ante la violencia de género, y que esa es precisamente la tesis que propugnó el Partido Socialista para alegría de la ministra Bibiana Aído, me entraron dudas. Hoy, ya ni siquiera tengo una sola duda. La creación del Ministerio de Igualdad no es sólo innecesaria, no es sólo un gasto público añadido a las arcas del Estado. Es, simplemente, una tomadura de pelo a todos los españoles. Si me apuran, lo de miem- bras me resulta hasta anecdótico. Sin embargo, ya me resulta insultante la propuesta de crear bibliotecas para mujeres. Al Partido Socialista no le gustan los colegios en los que niños y niñas estén en aulas separadas, pero sin embargo sí les gustan las bibliotecas femeninas ¿Habrá sexismo en las bibliotecas? ¿Es eso, o lo entiendo mal? ¿O se explica mal la ministra Aído? Cuando se habla de igualdad de género así, me pregunto qué será lo próximo. Paz Peña La Coruña El legado del Constitucional A nadie se le escapa que el Tribunal Constitucional está en una situación de permanente deterioro. Primero, de deterioro institucional, porque casi un año después de haber vencido el mandato de cuatro de sus magistrados, entre ellos el de la presidenta- -prorrogada en su cargo con un automatismo oportunista y casi alevoso del PSOE- continúa sin renovarse, lo que es aún más acuciante desde el fallecimiento del magistrado García- Calvo. Segundo, de deterioro en términos de imagen pública: difícilmente puede proyectar una imagen de imparcialidad, de protección de las garantías constitucionales, quien no se respeta a sí mismo dejándose abroncar- -como institución- -por la vicepresidenta del Gobierno en un acto público. Al margen dejo los errores personales- -y profesionales, creo yo- -de asesoramiento cometidos por la presidenta en el ejercicio de su cargo desvelados por ABC. Y deterioro, en tercer lugar, en términos de eficacia. Mientras la politización sigue invadiendo como un nocivo virus las estructuras de un Tribunal tan necesario, el día a día no avanza. ¡En cuántas memorias anuales vienen quejándose sus distintos presidentes de la preocupante situación de colapso del Tribunal! Son años- -no meses- -de retraso años los que el TC acumula para resolver los poquísimos recursos de amparo que acepta. No todo es el estatuto de Cataluña. Hay miles de ciudadanos con intereses muy serios en juego. Por respeto al ciudadano, esto tiene que cambiar. Cuanto antes, mejor. Miguel Ángel de las Heras Madrid Cada vez está más claro que el gesto, aparentemente de autoridad, del presidente del Gobierno al negarse en reuniones internas del Partido Socialista a modificar la vigente ley del aborto no era sino un engaño preelectoral, una muestra más de fingimiento en un momento en el que algunas clínicas abortistas investigadas por la Justicia escandalizaron a la opi- El PSOE juega con el aborto y la eutanasia