Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 OPINIÓN JUEVES 26 s 6 s 2008 ABC AD LIBITUM TELEVISIONES INDESEABLES NA docena entre las diecisiete Autonomías españolas dispone de radio (s) y televisión (es) pública (s) Es un capítulo significativo del derroche nacional que, sumado al de TVE, al que iguala en magnitud, dibuja un paisaje en el que el poder ejecutivo, además de controlar al legislativo y al judicial, se convierte en editor y en clara competencia desleal con los medios privados y desvirtúa la versión de la realidad que llega a los ciudadanos. En ese territorio el mal, que es hondo, no distingue entre ideologías y o camisetas partidistas. Las televisiones públicas que controla el M. MARTÍN PSOE no son muy distinFERRAND tas de las que están en manos del PP y, en sus ámbitos respectivos, de las tripartitas instaladas en Cataluña, País Vasco y Galicia. En las últimas horas una de esas televisiones regionales cuya existencia teórica es difícil de fundamentar y, más todavía, en las Autonomías no bilingües, se ha colocado en el ojo del huracán. Como las desgracias nunca llegan solas, Esperanza Aguirre, atribulada por tantas y tan diversas razones, tiene que soportar una huelga en Telemadrid, La Otra- -el pecado cursa con original y copia- -y su familia radiofónica. Vaya por delante mi condena a los sindicatos promotores que, sobre las razones legítimas que podrían asistirles en el orden reivindicativo y salarial, la han convertido en salvaje y han llegado a cortar de cuajo las emisiones. Un claro atentado a la libertad de información con la que esos sindicatos, sin servicios mínimos ni perrito que les ladre, suelen llenarse la boca de sus presunciones. El suceso debiera servir, y más cuando la prudencia aconseja la reducción del gasto público, para una reflexión sobre la existencia de medios públicos de comunicación e información. La prensa ha sido históricamente, más que el cuarto poder, un contrapoder limitador de los excesos del gobernante de turno; pero, si ese gobernante tiene sus medios propios, sin posibilidad de control efectivo, estaremos dándole vuelo a una forma desmedida e impertinente de propaganda. Cierto es que muchos, la mayoría, de quienes trabajan en esos medios de titularidad pública y gastos desmedidos son profesionales fuera de toda sospecha; pero, si nos atenemos a sus frutos, el árbol no resulta deseable. Lanzados al vértigo autonómico opera el síndrome del ¿por- qué- nosotros- no? Si en Cataluña o en Madrid José Montilla y su mariachi o Esperanza Aguirre disponen de un instrumento tan embellecedor, ¿por qué no lo van a tener los gallegos, los andaluces, los castellano- manchegos... Las cuentas del Gran Capitán se quedan pálidas ante las del peculiar fenómeno de las televisiones autonómicas y lo más curioso: los mismos demócratas que encontraban indeseable la prensa del Estado que manejaba el franquismo consideran indispensable la televisión autónomica que manipulan los partidos. U -Se ha roto el maleficio. Hacía años que los españoles no éramos capaces de llegar a soportar tanto anuncio publicitario como en esta retransmisión de la Eurocopa. LISTAS ABIERTAS FUE UN MARTES DE MEDIO LUTO TRO martes como el de anteayer y deja el gobierno en la desnudez literal. Ni tan siquiera la noticia de que por fin los socialistas reconocen la existencia deuna crisis podíadisimulartantos síntomasdeloinhóspita que es la coyuntura económica. Fue un martes de medio luto para un gobierno que cumple sus cien días habiéndose engullido más de tres cuartas partes de la tarta del superávit. Unas causas de la crisis ya acuñada oficialmente son exógenas- -como el precio del petróleo- -pero otras son de índole interna porque revelan una gestión superficial de cualquier mejora de la competitividad. Es casi asombroso que, incluso con circunstancias de este fuste, toda la oposición haya tenido que unificar su criterio para forzar que el presidente de Gobierno vaya al Congreso delos Diputados a explicar lo que pasa. Y para dentro de una semana. Es detectable un problema de agilidad política en el segundo mandato de Zapatero, como si todavía cupiera la posibilidad de hacerle la escena del sofá a la mismísima economía. Que esas cosas hoy ya no cuelen resulta una ventaja para Rajoy; que el Gobierno intente que cuelen es un mal presagio para los contribuyentes. Que la economía se sitúe en primera fila VALENTÍ de la vida política incide negativamente PUIG en las percepciones colectivas de estabilidad. Es responsabilidad del gobierno contrarrestar la inseguridad económica que la crisis provoca en la ciudadanía. Se suma a eso que las consecuencias de una inmigración que ha contribuido al crecimiento económico pueden derivar en vectores de otro orden. Expansión económica por debajo del 2 por ciento- -y menor en 2009- casi 400.000 parados más en un año, precios al alza en un 4 por ciento, bajada de la Bolsa, superávit que las cuentas públicas engullen como un traga- sables reduciendo la posibilidad de aliviar la deuda del Estado: son indicios que se habían negado recurriendo a sucesivas operaciones de fumistería zapaterista a sabiendas de que, tardando en reconocer tanto la realidad uno pierde credibilidad alanunciarunafechaparalaaparicióndelas vacasgor- O das. Según Solbes, eso ocurrirá en el segundo trimestre de 2009. Hasta ahí alcanza el catalejo de los macro- economistas pero el consumo vive al día y por eso baja tanto. Con tales previsiones de crecimiento, generar empleo constituye una combinación improbable de milagro y de heroicidad. Un prócer conservador como Sánchez de Toca publicaba en 1917 un opúsculo sobre El petróleo como artículo de primera necesidad para nuestra economía nacional Andamosescasosdepróceres, sobretodo porla parte socialista. Sánchez de Toca dedicó su libro a nuestro primer ministro de Hacienda que llegue a tomar en consideración el remedio de nuestro régimen arancelario sobre la importación de petróleo que, por un gran vicio de origen, resulta maleficiado con enormes fraudes que atrofian su renta, a la parqueloesterilizancomo elemento denuestravidaeconómica Así eran los próceres y las dedicatorias del año 1917. Casi un siglo después, el petróleo no es tema para el análisis sino cobertura para pretender que la pelota de la crisis parezca estar en el tejado de la economía global. El optimismo antropológico de Zapatero ha llegado a una áspera encrucijada. En lapolítica deizquierdavitaminada por esepost- progresismo quetanto senutrió delanuevaizquierdaydel happening delaño sesentay ocho, como asumir una fealdad. Su proclividad innata es mantener altos los impuestos y gastárselo todo: porsuerte, estar enelpoder- -como ocurrió con el felipismo- -lleva a tocar con los pies esa superficie tan prosaica del mundo. Con Zapatero, todavía no sabemos si eso es así. Aquellos cursos de economía que se le iban a facilitar no parecen haber cuajado. Francamente, según se le ve, incluso cabe la ingrata sospecha de que- -en términos de bien público- -tanto le da el déficit como el superávit porque las cosas que le importan están en otro escenario. Desde luego, uno quisiera estar profundamente equivocado y reconocerlo cuando una diligente gestión gubernamental pronto alivie a todos de esta crisis por inmersión. Mientras tanto, este Gobierno y su presidente van a irse quedando de cada vez más solos. vpuig abc. es