Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Miércoles 25 de Junio de 2008 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.793. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. Condenado a ser bueno En un fallo judicial impensable en cualquier otro país, el presidente de Hyundai, Chung Mong- koo, ha cambiado su condena a tres años de cárcel por corrupción por 300 horas de servicios a la comunidad POR PABLO M. DIEZ os jueces de la rica e hipertecnológica Corea del Sur, donde es difícil encontrar a un magnate que no haya sido procesado por corrupción, han descubierto una nueva forma para luchar contra esta lacra social: condenar a los acusados a ser buenos. Para ello, sustituyen las penas de prisión por otras sentencias más constructivas, pero más indulgentes. Eso es lo que le ha ocurrido al presidente de la multinacional surcoreana Hyundai Motor, Chung Mong- koo, condenado a tres años de cárcel por desviar ilegalmente fondos de su empresa y apropiarse indebidamente de acciones. A pesar de la gravedad de los cargos, suficientemente serios como para pasar una temporada a la sombra, las autoridades judiciales le eximieron de ir a la trena a cambio de 300 horas de servicios para la comunidad. Un acuerdo que beneficiaba al empresario, por muchas papeleras que tuviera que limpiar para saldar su cuenta con la Justicia. Por si fuera poco, sus peores temores se disiparon cuando, la semana pasada, empezó a cumplir condena en un centro católico de Eumseong, al sur de Seúl, donde se atiende a niños necesitados. DESDE MI BUHARDILLA Laura Campmany GANAR A ITALIA mo a Italia. Quizás porque fue en ella donde estrené la vida, y se me desdobló como una consonante, o porque Domenico Modugno vivía en nuestro mismo edificio, y su voz nos llegaba por el patio con aires de nostalgia o aventura, o porque el primer río que me hizo sentir agua fue el Tevere divino, con su deslizamiento de suave pincelada y con su atardecer de terracota, o porque en esa bota que puso al mundo en órbita hace siglos huele a pan recién hecho y a tortellini al dente y para un corazón enamorado, siempre hay un campanile, una plaza, una fuente. Cuando España no juega, siempre voy con Italia. La letra de su himno me la sé de memoria. Y como la del nuestro sigue siendo un lolailo me sumo a los fratelli con sincera alegría. Cuando Italia ganó el mundial de España, mis hermanos y yo salimos a la calle a celebrarlo, y acabamos llevándonos a casa a un tifoso que no llevaba puestos más que los calzoncillos, y a guisa de faldón, una bandera. Es lo que tiene el fútbol, que hace extraños amigos. Por cierto, que mi madre, que nunca supo aquello, va a llevarse una piccola sorpresa. Amo a Italia, decía, y sin embargo, ¡Dios, qué placer vencer por fin a Italia! Señores, qué gustazo. Lo de pasar de cuartos, ya suena a violonchelo. Para nuestra autoestima colectiva, la Azzura era un oscuro sortilegio, una sombra ominosa, una mordaza, un cuervo, una impotencia, un capador de sueños. Como un sesenta y ocho inacabable, como un desastre cíclico y perpetuo. ¡Qué fuerza da la suerte cuando sopla en el punto de penalty! Sé que no es tan sencillo merecerla, y que un juego es un juego. Pero ganarle a Italia se parece al alba del principio del comienzo. A L Chung Mong- koo, presidente de Hyundai, cumpliendo su sentencia cabo tales tareas sociales tres días a la semana, por lo que se trasladará a otro centro caritativo cuando termine de limpiar los cuartos de los niños el jueves. Cambiar tres años de cárcel por 300 horas de servicios sociales puede sonar disparatado en cualquier país, pero no es la primera vez que los jueces se muestran tan blandos con la corrupción que reina en este tigre asiático En febrero de 2007, 434 condenados por delitos económicos, de los que 160 eran empre- REUTERS Mucha práctica Tengo once nietos en casa, así que les trataré como si fueran de mi familia explicó ayer Chung Mong- koo mientras alimentaba a un bebé con un biberón. Ataviado con un mandil amarillo donde se podía leer Os queremos (escrito en coreano) el presidente de Hyundai Motor se ha aprovechado de la falta de dureza judicial en su país. Según la agencia surcoreana de noticias Yonhap, Chung Mong- koo llevará a sarios de alto nivel y 223 se dedicaban a la política, fueron amnistiados en medio de una gran polémica. Entre ellos, destacaban varios magnates y hasta hijos de ex presidentes, pero el Gobierno argumentó que su liberación relanzaría la economía. Curioso método para elevar el PIB en este país, la undécima potencia económica del planeta, y un claro ejemplo de que los jueces que combaten la corrupción han hecho suyo aquello de si no puedes con tu enemigo, únete a él