Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 25- -6- -2008 MADRID 55 canzados por el grupo atacante. El reguero de sangre que quedaba a primera hora de la mañana de ayer entre el número 31 de Fuencarral y el 22 era de lo más elocuente. La paliza se había prolongado durante, al menos, una veintena de metros. El otro brasileño, de 27 años, sufrió contusiones y heridas abiertas en la cara. Peor parado salió Luciano, a quien, además de golpes en la nariz y mejilla, le propinaron una puñalada por la espalda que le dejó una herida de 3 centímetros de anchura. Se tambaleó por Fuencarral arriba, hasta caer en plena calzada, junto al número 27. El checo sufrió una crisis de ansiedad, informó Emergencias Madrid. El Samur- Protección Civil estuvo casi una hora intentando salvar la vida a Luciano, desde las 3.44, cuando recibieron el aviso, a las 4.40, hora en la que expiró. Una radiopatrulla de Centro detuvo en las inmediaciones a cinco personas, casi todas de la misma familia. Los presuntos autores son: Nguyen Homa Anh, vietnamita de 19 años; Nguyen Van Thao, coreano de 21, y Hong Nguyen Huv, vietnamita de 36. Por quebrantamiento de la Ley de Extranjería, se detuvo a Nguyen Tach Tuig, de 28 años, y Duong Luang Thuinh, de 29, ambos de Vietnam. El clan del Bocanegra escondía en la Cañada el mayor alijo de caballo La Udyco Central desmantela el almacén de la heroína, 28 kilos en total, y detiene a seis personas, también los dos socios turcos que importaban la droga C. HIDALGO MADRID. El clan del Bocanegra uno de los más conocidos traficantes de la Cañada Real Galiana, ya es historia. Al menos, por ahora. La Unidad de Drogas y Crimen Organizado Central (Udyco) ha asestado un mazazo al tráfico de heroína no sólo en Madrid, sino en todo el país: se trata, no en vano, del mayor alijo de caballo aprehendido en lo que va de año. Veintiocho kilos, además de un arsenal de armas y casi 200.000 euros en efectivo. E. F. B. alias El Bocanegra llevaba tiempo trabajando con una red de turcos que le importaba, vía terrestre, desde su país, la mercancía. Eran gente de confianza. Tanto es así, que el clan turco contaba con un delegado en Madrid, I. E. con documentación italiana falsa. Aun así, el capo de la mafia turca, A. O. S. se había desplazado hasta la capital española, donde se escondía en un hotel del centro, para supervisar la transacción en persona. A uno de ellos le buscaba un juez de vigilancia penitenciaria por haberse fugado en un permiso. Pero los agentes de la Udyco ya estaban encima de este asunto. Desde el pasado marzo. Tenían bajo la lupa a los turcos, primer escalafón del entramado delictivo, pero también al mostrador al que llegaban, una vivienda de la Cañada Real Galiana cuyo discretísimo aspecto exterior no tenía nada que ver con lo que los agentes se encontraron dentro al realizar los registros: un tren de vida a tutiplén en el que no faltaban aparatos electrónicos de última generación, provenientes del negocio ilícito, indicaron fuentes del caso. Pero, antes, hubo que desarrollar el complejo dispositivo policial. Esto ocurrió el pasado fin de semana, con las primeras detenciones: las del Bocanegra y las del representante de la red turca en Madrid, cuando salían de un piso de seguridad de la capital con una enorme bolsa que escondía grandes cantidades de dinero. Había que actuar rápido, antes de que el chivatazo llegase a la Cañada Real. Concretamente, a oídos de J. F. B. hijo del Bocanegra y M. A. F. J. mujer de otro importante narco en prisión. Cuando llegaron a la corrala, los policías encontraron lo que imaginaban. Aquello, además de mostrador y almacén, era una cocina de heroína y un punto de distribución a otros escalones inferiores del narcotráfico. Pero uno de los compinches del grupo dio el aviso, y un cuarto integrante del clan huyó con 54 paquetes de caballo prensado en un contenedor de basura. Fue detenido, igual que el capo turco, en el hotel. Prendas de marca como pago Un compinche alertó de la presencia de la Policía y otro escondió los 28 kilos de caballo en un contenedor Hubo más registros: tres en la capital, otro en Valdemingómez y en Orusco de Tajuña. Entre otras cosas, la Udyco Central se ha incautado de 28 kilos de heroína en 54 paquetes; herramientas para el corte y prensado; una pistola Glock 17 de 9 milímetros, con dos cargadores y munición; cinco armas largas; una pistola de gas; 187.000 euros; gran cantidad de joyas; dos vehículos, y ropa de marca robada, trueque de los yonkies para pagar la droga.