Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 INTERNACIONAL MIÉRCOLES 25 s 6 s 2008 ABC HORIZONTE Ramón Pérez- Maura Los aliados de Mugabe comienzan a dejarle solo en su trono de acero La violencia contra la oposición de Zimbabue alimenta el rechazo a un líder que hace 30 años era fuente de inspiración de políticos africanos PAULA ROSAS CORRESPONSAL El CAIRO. Quedan dos días para la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Zimbabue, aunque nadie duda ya de que Robert Mugabe ha ganado. Pero el líder de la independencia, que hace 30 años inspiró a toda una generación de políticos africanos, hoy se encuentra más solo que nunca en su trono de acero. El mundo y sus vecinos africanos le han dado la espalda. Con el país sumido en el terror y cegado por la maquiavélica aspiración del que busca aferrarse al poder, Mugabe hace oídos sordos a la presión internacional para suspender o, al menos posponer, las elecciones del viernes. Occidente puede gritar todo lo que quiera. Las elecciones seguirán adelante. Aquellos que quieran reconocer nuestra legitimidad, pueden hacerlo. Los que no, que no lo hagan clamaba ayer, desafiante, el presidente en un mitin electoral. Tras la retirada- -ya oficial- -del líder del Movimiento para el Cambio Democrático (MCD) Morgan Tsvangirai, que se encuentra refugiado en la embajada holandesa de Harare por su propia seguridad, Mugabe se ha quedado sin rival. El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas se pronunció en la madrugada del lunes por primera vez en contra del gobierno de Zimbabue. El organismo reconoce que la ola de violencia e intimidación impulsada por el Ejecutivo de Mugabe, que ya ha causado al menos 86 muertos entre la oposición, impide la celebración de elecciones justas y libres. Para Mugabe el documento es papel mojado. Pero el acuerdo, firmado también por China y Rusia, que hasta ahora habían bloqueado una condena de la comunidad internacional contra Zimbabue, supone un cambio de rumbo de los aliados del caudillo africano. Al menos en lo que al discurso se refiere. Los negocios son un caso aparte. El armamento que utilizan las fuerzas de seguridad zimbabuenses, que han apoyado activamente a los seguidores de Mugabe en su campaña de terror, es, en su gran mayoría, chino. Rusia cuenta con intereses económicos en el país, ya que provee de aviones al ejército a cambio de inversiones en recursos naturales. Pero sin duda, el golpe más bajo que ha recibido Mugabe ha sido propinado por Sudáfrica, uno de los dos países africanos en el Consejo y el cual el documento no habría visto la luz. Hasta ahora, su vecino africano ha llevado a cabo lo que muchos han denominado una diplomacia silenciosa liderada por el presidente Thabo Mbeki, aunque con no pocas críticas. Su esfuerzo se ha centrado en conseguir un gobierno de unidad nacional entre el ZANU- PF y el MCD algo que, al menos desde el gobierno de Mugabe, ha sido rechazado. Muchos dentro de la oposición en Zimbabue y también en países vecinos africanos esperaban más contundencia de Sudáfrica. Ayer, el Congreso Nacional Africano (CNA) partido con el que Nelson Mandela gobernó Sudáfrica y aún en el poder, emitió su hasta ahora más dura crítica contra el Ejecutivo de Harare. Estamos muy consternados por las acciones del gobierno de Zimbabue, que está pisoteando brutalmente los derechos democráticos de la gente de ese país señaló el partido en un comunicado. El resto de vecinos, así como los organismos regionales, tampoco han guardado silencio. El presidente de Zambia, Levi Muanawasa, dijo la semana pasada que Zimbabue se había convertido en una vergüenza para la región. El antiguo secretario general de la ONU, el ghanés Kofi Annan, denunció en un artículo publicado por el Financial Times que (la situación) que estamos presenciando en Zimbabue está deslustrando la reputación de África en su conjunto La Unión Africana también han mostrado su preocupación por el estado del país. EL TERROR INIMAGINABLE acar los ojos de las órbitas y cortar la lengua y los labios a los miembros de la oposición es una de las cosas en las que los matones de Robert Mugabe- -pomposamente autodenominados Veteranos de Guerra -entretienen las horas a la vez que obtienen con gran éxito el objetivo más buscado: que el ganador de la primera vuelta de las presidenciales de Zimbabue, Morgan Tsvangirai, se haya refugiado en la legación del Reino de los Países Bajos. Un periódico como ABC no debe recoger en sus páginas el sórdido catálogo de los horrores que contiene el informe de Human Rights Watch Balas para cada uno de vosotros en el que la ONG describe con un grado de crudeza que la ficción no puede alcanzar lo acontecido en el país desde el fin de la primera vuelta de las elecciones el pasado 29 de marzo. Recomiendo a las mentes más imperturbables, a quienes tengan un corazón de piedra, que lean los 67 folios del informe en http: hrw. org reports 2008 zimbabwe 0608 zimbabwe 0608 web. pdf Los genocidios en África siguen siendo moneda corriente en nuestros días. Perdura en la memoria la matanza de tutsis y hutus y no hace falta remontarse nada, sino fijar la atención un poco, para ser consciente de lo que ocurre hoy mismo en Darfur, donde se está produciendo una limpieza étnica en toda regla. Esa misma limpieza tiene lugar en Zimbabue sobre la base de criterios puramente políticos. Ser simpatizante del partido de la oposición, el Movimiento por el Cambio Democrático, es causa suficiente para ser asesinado. Convoque usted unas elecciones para eso. Claro que cuando Mugabe citó los comicios y trajo una comisión de observadores electorales integrada por representantes de probas democracias como Sudán y Libia, presididos por el ministro de Exteriores de Angola, país con un partido único y sin elecciones desde hace quince años, o cuando la Comunidad Económica de África Occidental (ECOWAS) nombraba para encabezar su misión de observadores electorales al general Gowon que tomó el poder en Nigeria con un golpe que derrocó a un Gobierno democrático, todo quedaba dicho antes de empezar. S La vergüenza de la región EFE Expulsan a 17 mandos de la Policía mexicana tras la tragedia en una discoteca México anunció ayer la destitución de 17 mandos policiales, cuatro días después de la muerte de 12 personas en el desalojo de una discoteca en la capital federal. Las expulsiones se producen tras hallarse algunos errores técnicos y operativos en el dispositivo. Ayer se mostraron fotografías (sobre estas líneas) en las que se aprecia cómo los policías impiden la salida, lo que pudo contribuir a las muertes por asfixia.